Cerezas en la dieta infantil

Cerezas en la dieta infantil
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Las cerezas son una fruta típica de los meses de mayo y junio, que tienen un alto contenido en flavonoides y vitaminas A y C. Las propiedades de estas sustancias estimulan la actividad del sistema inmunitario y la regeneración celular y, por este motivo, las cerezas en la dieta infantil contribuyen al crecimiento de los niños.

Además son muy beneficiosas en la alimentación infantil porque constituyen un buen cúmulo de minerales como el hierro, el calcio, el fósforo o el potasio y de oligoelementos que previenen la anemia y cualquier tipo de carencia que suelen aparecen durante los primeros años de la niñez.

Estos son algunos de los cuantiosos beneficios que proporcionan las cerezas en la dieta infantil y que ayudan al sistema inmune a proteger el cuerpo contra enfermedades.

Los beneficios de las cerezas para los niños

1.   Ricas en antioxidantes (Vitaminas A y C). Las cerezas estimulan la actividad del sistema inmunitario y regulan el biorritmo de los niños ayudándoles durante el día a impulsar su actividad diaria y durante la noche a favorecer el sueño nocturno.
2.   Alto contenido en polifenoles. Las cerezas ayudan a controlar la inflamación y el dolor por su acción analgésica.
3.   Son uno de los frutos con menos calorías y menos grasas. Sin embargo, tienen un alto aporte energético al producir sustancias como la serotonina y melatonina.
4.   Tienen un alto contenido en fibra. Mejora el tránsito intestinal y ayudan a los niños en el proceso de la digestión.
5.   Contienen azúcares de asimilación fácil, por lo que son muy adecuadas para los purés y las papillas de los bebés.

Cerezas de temporada para los niños

Tanto las cerezas como las picotas, al ser frutas pequeñas, son ideales para incorporar en la dieta de los niños. Tienen un sabor delicioso y son un alimento fácil de comer en cualquier lugar sin necesidad de utilizar cubiertos. Esta ventaja permite que los niños puedan utilizarlas para almorzar o merendar en el colegio, en el parque o en las excursiones.
Otra forma de consumir cerezas es bebiendo su zumo. El zumo de cereza es una bebida totalmente natural, con un color rojo muy intenso, que los niños encuentran divertida y dulce. Y además, el zumo es una forma rápida y fácil de tomar cerezas para los niños a los que no les gusta comer fruta.

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.