Trucos para aprovechar las sobras: la alimentación no tiene desperdicio

Aprovechar las sobras
ISTOCK

El desperdicio de comida en el mundo es un problema del que todos debemos tomar conciencia. Oxfam Intermón denuncia que con los 40 millones de toneladas de alimntos despilfrrados e los EE UU cada año se podría alimentar a los 1.000 millones de personas que se van a la cama con hambre cada día. Por eso, es esencial comprar con cabeza y cocinar con imaginación para evitar tirar tanta comida.

Con motivo de la celebración de la campaña La alimentación no tiene desperdicio, todos podremos conocer de una manera directa las posibilidades que tienen las "sobras" de la comida antes de terminar en el cubo de basura para intentar reducir de esta manera la cantidad de alimentos que se desperdicia cada año.

España es el séptimo país que desperdicia más comida. Aproximadamente, unas 8 toneladas al año van a la basura. Conviene tomar conciencia de este problema para optimizar los recursos medioambientales y optimizar nuestro gasto económico familiar.

Ideas para salvar la comida

¿Sabías que la save food está de moda? La técnica de salvar la comida, que era costumbre de nuestras abuelas y antepasadas, vuelve ahora en forma de conciencia social y desarrollo sostenible. Además de salvar el planeta y mejorar la utilización de los recursos, practicar el save food, te ayudará a economizar en la cesta de la compra y llegar más holgadamente a fin de mes. La idea es aprovechar los restos de comida preparada y otros alimentos que tienes en casa y cocinarlos mezclados de otro modo con el fin de no tirar absolutamente nada a la basura.

El primer principio del save food es conservar adecuadamente la comida para que no se estropee. ¿Cómo? Congelando todo lo que no se vaya a consumir en breve y almacenar la comida cocinada en los recipientes adecuados con cierre hermético para impedir que los alimentos se descompongan rápidamente.

Aquí tienes algunas ideas para aprovechar todas las sobras. Con ellas podrás preparar recetas baratas, fáciles y deliciosas.

Ideas para aprovechar las sobras de pescado

Huevos rellenos con sobras de pescado

Pudin de pescado. Es tan fácil que solo tienes que pasar el pescado por la batidora con huevos, miga de pan, leche y tomate frito. Vuelca la mezcla en un molde y cuécelo al baño María en el horno precalentado a 180º durante unos 45 minutos.

Albóndigas, croquetas o hamburguesas. Realizar una bechamel espesa para aprovechar el pescado es uno de los recursos más habituales para hacer croquetas, albóndigas o hamburguesas. Conviene retirar previamente las pieles y las espinas, y desmenuzar el pescado.

Huevos rellenos. Cuece unos huevos duros, pela y parte por la mitad. Separa las claras de las yemas y pica éstas últimas junto con el pescado y un poco de mayonesa. Rellena las claras de los huevos con esta mezcla y listo. 

Ensaladas templadas de pescado. Desmenuzado, cortado en dados y templado, puedes añadir el pescado a una ensalada.

Ideas para aprovechar las sobras de carne

Croquetas de carne

Pastel de boloñesa. Para reutilizar una salsa boloñesa y convertirla en otra comida, puedes hacer un puré de patatas y colocarlo como fondo en una fuente. Añade la salsa boloñesa por encima y queso rallado y gratínalo en el horno. 

Croquetas. Admiten pollo y también carne guisada. Antes de mezclar con la bechamel, pica bien los pedazos de carne. Puedes sofreir un poco de cebolla y añadirla a la mezcla de las croquetas para potenciar su sabor.

Canelones y lasañas. Cualquier sobrante de carne sirve también para hacer el relleno de canelones y lasañas.

Reaprovechar carne estofada. Si te ha sobrado un filete o carne estofada, haz un salteado de puerro, zanahoria y nabo y añádele la carne en tiras o a trozos. Ponle garbanzos y salsa de soja y acompaña con cuscús.

Cómo aprovechar las sobras de verdura

Patés de legumbres

Revuelto de verdura hervida. Con las sobras de verdura hervida, se puede hacer un riquísimo revoltillo con huevo batido. Solo tienes que cortarlas en trozos pequeños, rehogarlas un poco en una sartén, añadir el huevo batido y hacer el revoltillo.

Patés de legumbres. Ideales para desayunos, meriendas o aperitivos y, en todo caso, para aprovechar los restos de lentejas, garbanzos o alubias que hayan sobrado de alguna comida. Pasa por la batidora las legumbres con un ajo crudo, un par de cucharadas de tahini (puré de sésamo), comino y sal. Luego añade un poco de pimentón y de aceite de oliva. Están deliciosos si se toman con pan de pita, triángulos de maíz, tostadas, etc.

Caldo (casi) gallego. Si te han sobrado unas judías blancas, puedes cocer berros o grelos y patatas cortadas en dados. Añade un sofrito de ajo y pimentón y sal de hierbas, y agrégalo a las judías blancas.

Ensalada rápida. ¿Te ha sobrado pipirrana (cebolla, tomate y pimiento verde picado) de una salsa vinagreta? No lo tires, prepara un cuscús y mézclalo. Tendrás una ensalada riquísima al minuto.

Cómo aprovechar las sobras de fruta

Ensaladas de frutas para aprovechar las sobras

Mermeladas, compotas y purés. La fruta que está demasiado madura puede aprovecharse para elaborar mermeladas o compotas, que sirven para acompañar platos de carne o pescado. Cambia el chip y no las desperdicies. Otra idea es elaborar purés o papillas con piezas de fruta distintas.

Ensaladas y macedonias. Troceadas y sumergidas en zumo de limón para evitar que se oxiden, las frutas maduras o a punto de estropearse pueden tener vida en ensaladas y macedonias.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- Cocinar en familia, la mejor forma de enseñar nutrición a los niños

- Trucos para cocinar más sano

La cesta de la compra cambia por el envejecimiento de la población

- La compra en el supermercado, una oportunidad para aprender

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.