Tricotilmanía, ¿qué hacer cuando se arranca el pelo?

Tricotilmania, la manía de arrancarse el pelo
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Algunas personas se arrancan del pelo de manera compulsiva, pequeños mechones de diversas zonas del cuerpo, desde la cabeza, los brazos, las piernas, hasta las cejas, pestañas... Aunque pueda parecer algo poco común, la tricoltilmanía es más común de lo que pensamos, un trastorno poco conocido que causa incomprensión y vergüenza, y puede tener graves consecuencias para las personas que lo padecen.

Es habitual tocarse el pelo y jugar con algunos mechones. Es algo que en muchas ocasiones hacemos sin darnos cuenta, como una manera inconsciente de tener las manos ocupadas y calmar los nervios. En algunos casos, estos juegos con mechones del pelo, dan lugar a pequeños tirones que arrancan el pelo.

La tricotilomanía es la manía de arrancarse mechones de cabello de cualquier parte del cuerpo, desde la cabeza, brazos, piernas, hasta las cejas, pestañas, axilas e incluso el vello púbico. La manía va acompaña de una sensación de alivio justo después de arrancar el mechón, y se produce de manera compulsiva sin que la persona que lo padece pueda evitarlo.

La tricotilomanía como trastorno

La tricotilomanía es una alteración recogida en el DSM V (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), enmarcada en el grupo de trastornos obsesivos compulsivo y otros trastornos relacionados. En versiones anteriores de dicho manual la tricotilomanía ha sido clasificada como un trastorno del control de impulsos.

Como trastorno del grupo de los trastornos de tipo obsesivo compulsivo, podemos entender el acto de arrancar el pelo como una compulsión que no puede evitarse y que produce cierto alivio. Como trastorno del control de impulsos se entiende como un impulso difícil de controlar que provoca bienestar y sirve para aliviar tensión. En cualquier caso, hablamos de afecciones similares. Enmarcar la tricotilmanía dentro de un grupo no ha sido tarea fácil, ya que suele ir acompañado de otras afecciones, como depresión, ansiedad, trastornos de la conducta alimentaria, etc.

Criterios para el diagnóstico de la tricotilomanía

El DSM V, en su última versión, reconoce los siguientes criterios diagnósticos para el trastorno de arrancarse el pelo o tricotilomanía:

A.   Arrancarse el pelo de forma recurrente, lo que da lugar a su pérdida de forma perceptible.
B.   Intentos repetidos de disminuir o dejar de arrancar el pelo.
C.   Arrancarse el pelo causa malestar
clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.
D.   El hecho de arrancarse el pelo no se explica mejor por los síntomas de otro trastorno mental.

Los síntomas  y señales de la tricotilomanía

Tricotilmanía, qué hacer cuando se arranca el pelo

La tricotilomanía es una enfermedad silenciosa y a veces no se aprecian los síntomas hasta que no está muy avanzada la manía de arrancarse el pelo y la pérdida de cabello es apreciable, pudiendo a llegar a aparecer calvas. Veamos al detalle los síntomas:

1.   El síntoma principal es arrancarse el pelo. Normalmente lo hacen a escondidas, cuando nadie les ve y por ello en muchas ocasiones no nos damos cuenta hasta que es apreciable.
2.   Aparición de calvas y pérdida de volumen del pelo.
3.   Suele ir acompañado de elevada ansiedad o estrés.
4.   Son personas a los que les cuesta reconocer su problema, en la mayoría de las ocasiones se avergüenzan de ello, pero no pueden evitarlo.
5.   Antes de arrancarse el pelo, suele aparecer algún tipo de malestar, estrés, ansiedad, y el acto de arrancarse el pelo, supone un alivio. Después aparece la sensación de culpa, vergüenza y malestar.
6.   El acto de arrancarse el pelo no es un acto deliberado o intencionado, es un impulso involuntario.

Cuándo y cómo comienzan a arrancarse el pelo

La tricotilomanía es un trastorno que normalmente tiene su origen en la infancia y/o adolescencia y que, si no se trata de manera adecuada, perdura hasta la edad adulta. En la mayoría de los casos no saben cómo comenzaron a hacerlo, tampoco sabrían decir porqué exactamente lo hacen, pero cuando empiezan se acaba convirtiendo en un hábito que es difícil evitar.

Las situaciones de estrés suelen ser las que provocan el acto de arrancarse el pelo. Es habitual que muchos niños y niñas comiencen a arrancarse el pelo cuando estudian, como una forma de mantener sus manos ocupadas en algo, de dejar salir su tensión. El acto de arrancarse el cabello les provoca un alivio que les ayuda con sus niveles de estrés. Pero esta ayuda es una trampa, ya que el bienestar es momentáneo y no real.

Consecuencias de la tricotilomanía

Aunque la tricotilomanía no es una enfermedad grave en cuanto a deterioro físico de la salud, ya que aparte de pérdida de cabello no supone otros deterioros de la salud física, a nivel emocional y psíquico tiene importantes y graves repercusiones.

-   La aparición de calvas es algo que se aprecia y no se entiende, por lo tanto puede generar culpa y frustración difíciles de manejar.
-   Se suele ocultar y por lo tanto estás emociones se mantienen en silencio, pueden dar lugar a alteraciones más graves como depresión.
-   La autoestima de las personas que lo padecen disminuye.
-   Las relaciones sociales se ven perjudicadas.
-   El funcionamiento académico y en otras áreas también se ve afectado.

¿Qué podemos hace cuando un niño se arranca el pelo? 6 consejos

1.   En primer lugar, mantén la calma, recuerda que no es una enfermedad grave, que tiene tratamiento y que no lo pueden evitar.
2.   Cuida de las emociones del niño. No puede evitar arrancarse el pelo, y puede que no entienda porque lo hace, y se sienta culpable. Por lo tanto evita reñirle o criticarle por su problema.
3.   Bríndale tu apoyo, explícale en que consiste la tricotilomanía y ayúdale a entenderlo.
4.   Muéstrale conductas alternativas cuando este nervioso, busca alguna alternativa en la que tenga que usar sus manos, de este modo las tendrá ocupadas (jugar con un lápiz en la mano, bolas anti-estrés, etc.).
5.   Enséñale técnicas de relajación.
6.   Acude a un especialista.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga clínica sanitaria (colegiada nº M-27405), especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil. Directora de Educa y Aprende. Autora de la colección Estimular los Procesos de lectura y escritura.

Te puede interesar:

- 6 consejos para un cabello bonito

- Los principales problemas psicológicos en adolescentes

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.