Tristeza, ¿qué hacer cuando estamos tristes?

¿Qué Hacer Cuando Estamos Tristes?
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Cuando nos sentimos tristes, se nos instala una nube negra en la  cabeza, lo vemos todo con un tono grisáceo, no somos capaces de ver el lado positivo de la vida puesto que estamos demasiado centrados en quejarnos de lo malo que nos está pasando. Además si alguien nos pregunta que cómo estamos nuestras respuesta casi siempre será un "bien", "tirando" o un "aquí vamos".

Lo cierto es que nos cuesta reconocer la tristeza y la melancolía ante los demás, no nos gusta decir que estamos mal, tristes, abatidas... parece como si estar triste fuera signo de debilidad.

¿Qué son las emociones?

Las emociones son el resultado de cómo experimentamos física y mentalmente nuestro mundo interno con nuestro mundo externo y las expresamos a través de comportamientos, sentimientos y cambios fisiológicos.

Es cierto que las emociones básicas como la alegría, la tristeza, la ira* son universales, sin embargo los sentimientos son más personales puesto que en estos influyen nuestro carácter, personalidad, motivación, etc. Las emociones nos ayudan a resolver problemas, a crear, a intercambiar con los demás.

¿Qué es la tristeza?

Por qué nos invade la tristeza

La tristeza es una emoción caracterizada por un sentimiento negativo que aparece cuando sentimos que hemos perdido o fracasado en algo importante para nosotros o cuando vivimos situaciones adversas.

Una persona triste se caracteriza por tener el ánimo bajo,  una sensación de vacío, falta de esperanza, sensación de soledad, cansancio, falta de motivación y su expresión es el llanto.

Cuando estamos tristes se producen cambios a todos los niveles, a nivel cognitivo, fisiológico y conductual.

1.   A nivel cognitivo: nuestra forma de pensar cambia y nos invaden pensamientos negativos como "no voy  a superar esto nunca", "siempre me pasa lo peor", etc.

2.   A nivel fisiológico: aparece el llanto, la expresión de nuestra cara cambia, perdemos el apetito y dormimos peor.

3.   A nivel conductual: nos encontramos  sin ganas de hacer nada, dejamos de realizar las tareas cotidianas, nos sentimos desmotivados para realizar actividades.

Cuando nos sentimos tristes es fácil que nos apartemos de los demás, nos escondemos en nosotros mismos. Todos nos hemos sentido tristes en alguna ocasión, es una emoción normal. Sin embargo cuando la tristeza se instala en nuestra vida de forma permanente, cuando las emociones que sentimos son demasiado intensas y nos impiden disfrutar de lo bueno que tiene la vida, cuando no hay nada que nos motive sino que cada vez tenemos menos ganas de hacer cosas, debemos estar alerta, pues la tristeza extrema da lugar a la depresión.

¿Para que sirve la tristeza?

Las personas somos seres emocionales y cada una de las emociones, sean positivas o negativas, cumplen una función.

La tristeza es considerada una emoción negativa, tendemos a esconderla y no querer mostrarla a los demás. Sin embargo, la tristeza, cumple una función muy importante en nuestras vidas.

- La tristeza nos permite encontrarnos con nosotros mismos, reflexionar, analizar las situación adversa  y nos ayuda a reajustarnos, a adaptarnos a la nueva situación, en definitiva nos ayuda a aprender.

- Nos ayuda a conectar con los demás, cuando nos encontramos con un ser querido que está mal, que lo vemos triste, sin ganas de nada, apático, inmediatamente se despierta en nosotros una necesidad de ayudarlo, de hacerle sentir mejor, de apoyarlo y acompañarlo, esto es debido a que la tristeza nos permite sintonizar con las demás personas, nos sirve como señal para dar y recibir consuelo y apoyo de nuestros seres queridos.

¿Qué podemos hacer cuando estamos tristes?

Socialmente no nos permitimos estar tristes, no nos gusta que nos vean llorar, parece que todo tiene que ser maravilloso y que no debemos dejar que nada nos haga estar mal. Algunos consejos para superar la tristeza son:

1.   Reconocer que estamos tristes, que algo nos ha hecho daño y permitirnos estar así. Solo cuando reconocemos nuestra situación somos capaces de ponerles solución.

2.   Mantente ocupado. Retoma todas las actividades que has dejado de lado e incluso busca nuevas, ponte nuevas metas y ve a por ellas!, el movimiento lleva al movimiento.

3.   Busca alivio. Aunque no estés bien, haz cosas que te hagan sentir mejor como hablar con un amigo, comer tu helado favorito, ponte tu canción preferida, dedícate tiempo.

Rocío Navarro. Psicóloga. Directora de Psicolari, psicología integral

Te puede interesar:

- Tristeza o distimia: cómo identificar la tristeza crónica

- Tristeza y melancolía: antídotos contra el 'bajón'

- Cómo hacer que los pensamientos negativos desaparezcan

- Cómo elevar el estado de ánimo

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.