Actualizado 28/02/2020 10:38 CET

La ansiedad infantil

Foto:
HACER FAMILIA

La ansiedad es una emoción básica que experimentamos ante el estrés, pero ¿cómo llega a desencadenarse en los niños? En la infancia nos encuentramos expuestos a varias situaciones que pueden generarnos estrés: la presión en el colegio, las altas expectativas de los padres o cuando la familia no esté pasando un buen momento son situaciones que pueden desencadenar ansiedad en los niños.

La ansiedad infantil suele aparecer como una respuesta ante un peligro o amenaza. Todos llegamos a sentir ansiedad en nuestra vida, y de forma saludable, es la que nos ayuda a soportar los problemas y a hacerlos frente.

A medida que los niños crecen, hay momentos en que sienten miedo o perciben el peligro: a la oscuridad, a los monstruos, a caerse, ante un examen... Con el tiempo la mayoría de los niños aprenden que los monstruos no existen, que los exámenes se aprueban estudiando y que si se caen lo importante es levantarse. Cuando no se superan los miedos de forma natural, se puede generar un cuadro de ansiedad infantil.

Artículo relacionado:
- El estrés infantil, ¿tengo un hijo con estrés?

Tipos de ansiedad en los niños

- Trastorno de ansiedad por separación. Si el niño se angustia demasiado ante una separación cotidiana de sus padres, como la de irse al trabajo, puede estar sufriendo este trastorno.

- Fobia social. A medida que crecen, los niños van relacionándose socialmente con otros niños, y también con adultos. Sin embargo, a algunos niños les cuesta más esta interacción y sienten ansiedad ante la proximidad de personas desconocidas. Suelen presentar este temor teniendo dificultades a la hora de hablar en voz alta en clase, al unirse a una conversación, al hacer amigos o a participar en actividades de la escuela.

- Trastorno de ansiedad generalizada. Los niños con este trastorno se preocupan de todas las cosas, desde el rendimiento escolar, la salud de sus padres y por todo lo que sucede en el mundo. No pueden dejar de inquietarse y tienden a presentar síntomas como irritabilidad, alteraciones del sueño, molestias o dolores musculares causados por la preocupación.

Cómo pueden ayudar los padres al niño con ansiedad

- Habla con el niño de todo lo que le preocupa, de cómo se siente. No evites escapar de las situaciones que lo angustia, esto solo contribuirá a prolongar su ansiedad.

- Actúa como modelo de conducta. Los niños imitan las conductas y emociones expresadas por sus padres. Es importante que controles y manejes tus propias reacciones para evitar que tu hijo manifieste ansiedad es importante que con este proceso de imitación el niño aprenda a demostrar sus sentimientos, a afrontar los problemas y no evitarlos.

- Ayuda a que se exponga a las situaciones que le crean ansiedad, de forma gradual, primero podemos acompañarle, luego solo, hasta que la situación se le haga más fácil y desaparezcan sus miedos.

Noelia de Santiago Monteserín

Te puede interesar:

- Ansiedad... ¿qué esconde?

- Cómo superar la ansiedad en los exámenes

El yoga contra la ansiedad infantil

- La ansiedad y el Trastorno Obsesivo Compulsivo en Niños