5 propósitos saludables para el Nuevo Año

Propósitos saludables para el nuevo año
THINSKSTOCK

Durante las Fiestas Navideñas se cambia la dieta y el estilo de vida habitual. Se cometen excesos notables en la alimentación de forma constante: platos copiosos, dulces ricos en sabor, calorías y grasas. Después de esos excesos, típicos de las fechas que se avecinan, probablemente nos plantearemos empezar el Año Nuevo retomando algunos de nuestros hábitos.

5 propósitos para cuidarte en el Nuevo Año 

Estos son algunos propósitos para comenzar el año de manera saludable:

1. Controlar el exceso de colesterol

El colesterol es un problema silencioso, ya que ni se nota ni se siente, pero sí que se acumula y, en exceso, puede llegar a taponar las arterias. Según el Doctor Julián Villacastín, cardiólogo, "una persona puede tener el colesterol alto y no darse cuenta. Si además fuma, presenta obesidad y no hace ejercicio, tiene más probabilidades de tener un problema porque viene sin avisar. La prevención es la clave de la salud".

Según comenta la nutricionista Berenice Cortés, "para compensar y reducir el colesterol debemos volver a una alimentación equilibrada, rica en fruta, verdura, lácteos bajos en grasa reductores del colesterol, pescados azules, carnes magras, legumbres y frutos secos y mantener un estilo de vida saludable". "Cuidarse durante un solo día no basta, es necesario cuidarse durante todo el año".
Asimismo, es aconsejable limitar el consumo de alimentos con un alto contenido en grasas saturadas y colesterol, y volver a la dieta mediterránea, el aliado perfecto. Además de una alimentación sana y equilibrada, para compensar y reducir el colesterol también es importante practicar ejercicio físico de forma regular.

2. Dar protagonismo a frutas y verduras

Para que durante las fechas navideñas sigamos teniendo en cuenta la importancia de seguir un estilo de vida saludable y lo mantengamos durante el año que se aproxima, ofrecemos algunas ideas:

- Elige un menú saludable para las fiestas.  Una comida apetitosa no tiene por qué ser sinónimo de poco equilibrada. Las frutas y las hortalizas ofrecen múltiples posibilidades, desde las recetas más sencillas como una parrillada de verduras hasta platos de alta cocina. Diseña un menú equilibrado para estas fiestas, aportando imaginación y creatividad a la hora de elegir los productos o preparar recetas fuera de lo habitual. De esta forma sorprenderás con una cena o comida original, saludable y ligera.

- Vacaciones activas. Una de las ventajas de estas fechas es que podemos disfrutar de la familia y tenemos más tiempo libre. Para salir de la rutina qué mejor que planear una vacaciones activas. Una excursión a la montaña, un fin de semana multiaventura, montar en bici o pasear por la playa o el parque son opciones divertidas y saludables para disfrutar en familia.

- Evita los "atracones". Lo mejor para no tener que recuperarse de los excesos después de las fiestas es no cometerlos. Intenta seguir una dieta equilibrada, comiendo de todo, pero en su justa medida. En comidas de empresas o eventos puntuales, selecciona platos a base de verduras, carnes magras con guarniciones de ensaladas, pescado o mariscos, y postres con un toque frutal; si por el contrario, te pasas con las salsas, los dulces y las grasas,  procura compensar con una cena ligera a base de pescado, verduras y frutas.

3. No picar entre horas

La falta de tiempo y el estrés laboral suelen ser las causas más comunes del descontrol en nuestra alimentación diaria. No debemos dejar que los desajustes de horarios sean los causantes de nuestros malos hábitos. Cinco comidas repartidas a lo largo del día es lo recomendado por los expertos y con las que conseguiremos de forma fácil mantener unos hábitos saludables.

4. Probar nuevas recetas en tu cocina diaria

Generalmente, solo buscamos nuevas recetas cuando queremos sorprender a nuestros invitados y dejamos en un segundo plano los menús diarios con recetas clásicas y repetitivas olvidando que se pueden optar por otras variedades de verduras y hortalizas frescas. Innovando en tu cocina, harás más atractivos tus platos, y con ello, estarás consiguiendo mantener una alimentación más sana y equilibrada, y además  acostumbrarás a los más pequeños de la casa a probar nuevos sabores.

5. Buscar nuevas formas de hacer ejercicio

El ejercicio es el complemento perfecto de una alimentación saludable. Hay diferentes maneras de mantenerse en forma, basta con encontrar la actividad física que sea más compatible con nuestra rutina diaria. Ejemplos como dejar de coger el ascensor y subir por las escaleras, evitar coger el coche si puedes ir andando, teniendo una bicicleta estática en casa. Durante los fines de semana disfruta en familia recurriendo a ofertas de ocio saludable.

Teresa Pereda
Asesoramiento: Programa NUSA y Asociación "5 al día"

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.