Celos

La rivalidad entre hermanos

Sacarse la lengua, gritarse, romper los juguetes del otro, acusarse mutuamente... son algunas malas prácticas de todo un catálogo de estrategias guerrilleras que hacen perder los nervios a los padres. Es el lado menos atractivo de los hijos, cuando la casa parece un caos con tantos gritos, lloros y nervios. Sin embargo, hay que hacerse a la idea de que tener hermanos conlleva, casi por necesidad, algún tipo de rivalidad.
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.