La independencia en el adolescente

La independencia en los adolescentes
Foto: IStock Ampliar foto
correo

A medida que los hijos crecen, van demandando más zonas de autonomía e independencia, hasta llegar a la etapa de la adolescencia en la cual estos deseos, se hacen más fuertes y se convierten en manifestaciones de su propia naturaleza.

La adolescencia es un momento de cambios físicos, intelectuales y emocionales que provocarán situaciones de dificultad. No obstante, es la época en donde las personas más necesitan de una figura de autoridad asertiva, acompañada de amor, escucha y comprensión. ¿Hasta dónde respetar la libertad del adolescente sin dejar de velar por su bienestar?

La confianza como herramienta

La formación genera confianza; y es ésta, la base fundamental del proceso educativo de los hijos. Cuando se ha educado con firmeza y cariño desde las primeras edades, los padres adquieren esta herramienta la cual les permite confiar en sus hijos, y ellos a su vez, en sus padres.

La confianza genera la oportunidad de negociar lo que es negociable, situación que favorece la relación paternal, puesto que los hijos se sienten importantes y escuchados en la toma de decisiones. De esta manera se desarrolla en el inconsciente del adolescente un sentimiento de culpa al fallar a esa confianza depositada por los padres. Asimismo, la confianza tiene otro ingrediente: la sinceridad, la cual se construye enseñándole a los hijos a decir siempre la verdad por grave que sea. Esta actitud es el resultado de la confianza que se ha construido en los hijos.

Sin embargo, la confianza no es sólo una actitud de los padres, es también un estímulo que los hijos deben ganarse demostrando buen comportamiento, obediencia, respeto, acato de la norma, etc.

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.