Consejos para comprar las tronas para los bebés

Tronas para bebé, consejos antes de comprarla
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Las tronas son muy importantes en los primeros años de vida de los niños, sobre todo a la hora de enseñar modales para comer. Se pueden usar a partir de los seis meses: cuando el niño es capaz de mantenerse sentado por sí solito, y facilitan dar las papillas y los primeros alimentos sólidos al bebé. Te damos algunos consejos para comprar la mejor trona a tu bebé.

Existen diversos tipos de tronas, si bien en general se pueden dividir según los materiales: las hay de plástico, de madera y de una combinación de plástico y acero. Ten esto en cuenta  a la hora de comprar la trona para tu bebé, al igual que mira el precio y vigila bien que las partes acolchadas sean de algodón u otro tejido que favorezca la transpiración. 

Consideraciones antes de comprar una buena trona

-Seguridad: la trona debe estar homologada y seguir las indicaciones de seguridad. Así por ejemplo, el asiento de la trona debe tener correas de sujeción que garanticen su seguridad pero le permitan movimiento. Los pediatras recomiendan que sea amplio y cómodo para el niño, al igual que el respaldo. En cuanto a las ruedas, aunque su número suele variar ten muy en cuenta que tengan sistema de frenado o antivuelco para evitar peligros. Los cantos deben ser redondeados y no debe haber en los que el niño pueda pillarse los dedos o incluso su manita.

-Materiales: ya hemos explicado que existen tronas de diferentes materiales, y cada uno tiene sus pros y sus contras. Así por ejemplo, las tronas de metal son muy resistentes y ligeras (si el metal es aluminio), las de plástico son sólidas, higiénicas y también ligeras, mientras que las de madera son las más sólidas, aunque también las más pesadas.

-Peso: relacionado con esto está el peso. Que sea más ligera facilita transportar la trona de un sitio a otro. Esto se facilita con las ruedas, pero ten cuidado: los expertos recomiendan que las tronas no tengan más de dos ruedas.

-Bandeja extraíble: fíjate en cómo es la bandeja de la trona para tu hijo, y que sea extraíble. Esto resulta mucho más higiénica ya que es más fácil de limpiar. Además, aporta un plus de comodidad si queremos que el niño se siente con nosotros en la mesa en su propia trona. También las hay con tratamiento antibacterias, una opción muy interesante.

-Respaldo reclinable: existen algunas tronas que incorporan un respaldo reclinable. Esto es cómodo para niños que tardan mucho en comer (y, por lo tanto, pasan más tiempo en la trona) y para cuando son más pequeños, pues se pueden dormir ahí mismo después del almuerzo.

-Asiento: ya antes hemos adelantado cómo debe ser el asiento. Fíjate muy bien en esto porque será lo que determine en mayor manera que tu hijo esté cómodo en su trona y que, por lo tanto, quiera o no sentarse en ella. El asiento debe ser acogedor, amplio y cómodo: para ello se recomiendan los acolchados. Otro apunte: recuerda que los de plástico serán más fáciles de limpiar que los de tela.

-Adaptable o evolutiva: pese a que existen tronas de diferentes precios, lo mejor para rentabilizar la inversión y ahorrar es hacerse con una que se vaya adaptando al crecimiento del niño: así se podrá usar durante más años, primero como trona y después como asiento. Eso sí, estas sillas suelen llevar más complementos: asegúrate de que el precio los incluye o consulta los precios de los demás objetos para valorar si merece la pena el gasto.

-Plegable: si vas a hacerte con una trona plegable, ten en cuenta cómo es su sistema: debe ser práctico y sencillo. Al igual que para comprar los carritos de bebé se aconsejaba que probaras antes el sistema en la tienda, aquí igual: prueba varias veces para estar segura de que sabrás hacerlo y que es sencillo pero seguro. Asimismo, se recomienda que elijas aquellos que soporten bien la verticalidad para que no vuelquen fácilmente.

-Tamaño: por último, respeta las indicaciones del fabricante, especialmente en cuanto al peso de los niños. No es bueno que pongas a un bebé de menos de seis meses en una trona, pero tampoco es bueno que uses este mueble cuando el niño es demasiado mayor: su peso y movimientos pueden hacer que la trona se caiga y que tu hijo se haga daño. Ten esto también en cuenta si lo que buscas es una trona portátil o de viaje.

Ángela R. Bonachera

Te puede interesar:

Tipos de tronas con sus pros y contras

Tronas de viaje para tu bebé

Tronas baratas para tu bebé

Claves antes de comprar carritos de bebé

- Consejos para hacerte con la mejor cuna para tu bebé

No olvides esto antes de comprar un cambiador para bebé

- Los principales gastos del bebé y trucos para ahorrar

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.