La resiliencia, un antídoto contra las situaciones adversas

La resiliencia de los niños
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

La resiliencia nos permite enfrentarnos a la adversidad y salir reforzados de las situaciones adversas. Es por tanto la fuerza más poderosa que podemos tener las personas. Educar a los niños y niñas para desarrollar su resiliencia significa educarlos para un desarrollo psicológico sano, para su bienestar personal (aun con complicaciones) y para lograr el éxito en sus proyectos vitales.

La resliencia puede definirse como la capacidad de las personas para superar periodos de dolor emocional y situaciones adversas. Etimológicamente viene del latín de la palabra resilio que significa volver atrás de un salto, rebotar.

Desde la física se ha empleado el termino resiliencia para hacer referencia a la cualidad de los materiales que les permite resistir a la presión, fuerzas y choques, a su capacidad de doblarse antes de romper y recobrar la forma original. La resiliencia es la fuerza que nos permite sobreponernos de los contratiempos e incluso ser fortalecido por estos.

La resilencia, una fuerza mental muy poderosa

La resiliencia es una fuerza mental que se caracteriza por la actitud positiva, que nos permite afrontar las situaciones adversas, y salir de ellas; que nos permite salir reforzados de las circunstancias difíciles, aprender de las derrotas y desarrollarnos.

Las personas podemos desarrollar la resiliencia como capacidad que nos dote de fortaleza psíquica, de recursos emocionales para superar los retos del día a día y los acontecimientos traumáticos de su vida.

No podemos evitar las situaciones adversas, ni las circunstancias difíciles, pero si podemos creer en nuestras capacidades para sobreponernos de las mismas. Aceptar la situación y mantener el equilibrio emocional frente a las situaciones frustrantes y traumáticas nos va a ayudar a reconstruirnos y hacernos más fuertes, más sabios y más sanos emocionalmente.

Bases de la resiliencia

Las personas resilientes han desarrollado una serie de recursos o estrategias que ponen en marcha de manera inconsciente ante las situaciones difíciles. Veamos cuales son las características de estas personas resilientes:
-   Pensamiento realista que permite realizar interpretaciones acertadas, y  flexible que les permite ser creativos ante diferentes situaciones.
-   Aceptación de la realidad y adaptación a las circunstancias actuales desde el equilibrio emocional.
-   Reformulación de las circunstancias, transformación y afrontamiento.
-   Actitud positiva, sentido del humor y motivación.  Creen que la vida tiene sentido.
-   Capacidad de autorregulación emocional. Son capaces de mantener el equilibrio emocional y controlar sus estados emocionales antes de dejarse controlar por ellos.
-   Sana autoestima y confianza en uno mismo y en los propios recursos.
-   No tienen miedo a equivocarse, lo que les permite superarse constantemente.

Educar a los niños para que sean resilientes

La educación de los niños tiene como objetivo un sano desarrollo y crecimiento. Es imprescindible lograr el desarrollo de las capacidades emocionales que les hagan fuertes y les  doten de estrategias para enfrentarse a los retos y para superar las dificultades.

Educarles para ser resilientes es una necesidad, ya que con ello garantizamos una personalidad sana y madura y el desarrollo de recursos que les van a permitir gestionar con éxito su propia vida.
Podemos y debemos educar a los pequeños desde un primer momento para desarrollar su resiliencia. La resiliencia no es una capacidad innata, nadie nace con ella. Es una habilidad que engloba una serie de actitudes, conductas y pensamientos que van a configurar un patrón complejo de acción ante la adversidad. Es una capacidad que cualquier persona puede desarrollar.

Beneficios de educar a los niños para que sean resilientes

-   Favorecemos su desarrollo y aprendizaje.
-   Incrementamos la experiencia de emociones positivas.
-   Aumentamos su nivel de satisfacción con la vida.
-   Les hacemos capaces de enfrentarse a sus retos actuales y futuros.

Trucos para desarrollar la resiliencia en nuestros niños

-   Aporta a los niños una educación emocional. Enséñales a pensar y a sentir.  Ayúdales a  identificar y reconocer sus emociones, deja que las sientan y que aprendan a gestionarlas.
-   Permíteles enfrentarse a sus problemas y afrontar sus errores. Es importante que sean ellos mismos lo que desarrollen las estrategias necesarias para ello.
-   Enséñales a tomar decisiones y deja que poco a poco vayan haciéndolo.
-   Sirve de ejemplo y muéstrales siempre tu apoyo emocional.
-   Desarrolla su autoconcepto, ayúdales a encontrar, desarrollar y fomentar sus fortalezas.
-   Ayúdales a crear una sana autoestima.
-   Edúcales con sentido del humor, desde el optimismo y ayúdales  a ver el lado positivo.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga clínica sanitaria, especialista en Pedagogía y Psicología infantojuvenil. Directora de Educa y Aprende.
Autora de la colección Estimular los procesos de lectura y escritura

Te puede interesar:

- Cuatro formas de mejorar tu resiliencia, según la psicología

- Mindfulness, los beneficios de la atención plena

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.