Pasos para superar una ruptura: ¿por qué se acaba el amor?

 

Pasos para superar una ruptura: ¿por qué se acaba el amor?

Pasos para superar una ruptura
Foto: ISTOCK Ampliar foto
correo

El amor es una de las emociones más maravillosas que pueden sentir las personas. El amor nos hace experimentar una sensación de bienestar, que poco podemos comparar con otras sensaciones, pero también nos provoca malestar cuando se acaba el amor. El amor nos puede hacer muy felices, pero también muy infelices. Una ruptura sentimental es una de las situaciones más complicadas por las que pueden pasar las personas, y no siempre es difícil superarlas.

Qué ocurre cuando se acaba el amor

El amor es una de las emociones más maravillosas que tienen las personas, y las rupturas amorosas se convierten en una de las situaciones más duras y dolorosas de la vida de las personas. El dolor asociado a las rupturas amorosas está relacionado con un conjunto de pérdidas que experimenta la persona, asociadas a la pérdida del ser amado.

- La pérdida de la persona amada y su cercanía física. La pérdida de los gestos de cariño, de la compañía. Pero hay otra serie de pérdidas con un impacto emocional igual o mayor:

- La pérdida del apoyo que nos proporcionaba la persona amada, con el apoyo se pierde la seguridad y aparece cierta sensación de desamparo e inseguridad.

- La pérdida de nuestro rol como pareja. Dejamos de ser dos personas, de comportarnos como una pareja, hacer planes como pareja, etc. dejamos de ser nosotros para ser un yo. Puede aparecer una sensación de falta de pertenencia, y de soledad.

- La pérdida de los proyectos en común. Cuando empezamos una relación de pareja cada persona hace un proyecto mental, crea unos planes de futuro en relación a la otra persona. La ruptura supone una pérdida de esos proyectos, ilusiones y planes que teníamos en común. Cuando esto ocurre aparece una sensación de desubicación y desorganización.

- La pérdida del afecto. Perdemos a la persona pero también perdemos el afecto que esa persona "sentía hacía nosotros".

Además de todas estas pérdidas, ocurre un proceso contradictorio. Nos alejamos de esa persona, nos vemos obligados a rehacer nuestra vida, pero tenemos unas emociones, unos afectos hacía esa persona y esas emociones, ese amor, cariño y afecto no desaparece de la noche a la mañana. A veces, esas emociones toman la forma de rencor o de odio, pero necesitan su tiempo para reubicarse.

Por qué las rupturas son dolorosas

Las rupturas suponen por lo tanto un conjunto de pérdidas y un vacío en cuanto al sentimiento que tenemos hacía la persona pérdida. Todo eso hace necesario que se produzca un reajuste psíquico y emocional, el cual es necesario para superar la ruptura.

Este reajuste lleva su tiempo y se produce a lo largo de un proceso que recibe el nombre de proceso de duelo. El proceso de duelo es necesario para dar sentido a las perdidas y para reubicar sentimientos. Dependiendo de cada persona el proceso de duelo puede ser más o menos fuerte y más o menos largo, suele durar en torno a un año.

El duelo es algo natural y necesario para llegar a la superación. Las fases del duelo son negación y asilamiento, ira, depresión y aceptación. La elaboración de la perdida es un proceso de reajuste emocional y psicológico lento y doloroso. La persona querida representa seguridad, y su perdida supone una sensación de abandono, ingratitud e injusticia. Se pierde a la persona y con ella se pierden también los afectos, sueños, ilusiones y expectativas. La autoestima sufre un golpe, ya que ya no se nutre por ese amor y esa seguridad que nos aportaba el vínculo establecido.

5 pasos para superar una ruptura sentimental

Las rupturas amorosas y el duelo que conllevan se pueden superar. Se trata de un proceso de reajuste y reafirmación del propio yo. Después del proceso de duelo la persona sale fortalecida. Los pasos para este proceso que conlleva la resolución y superación del duelo son:

1. Reconocer la situación y aceptar las pérdidas. No pasa nada por sentir dolor, es algo normal y natural. Acepta la situación y el dolor.

2. Reacciona ante el dolor, aprende del dolor, y busca nuevas interpretaciones a tus pérdidas.

3. Adáptate y readáptate. Las personas tienen una gran capacidad de adaptación, de alguna manera nuestra mente poco a poco encuentra el camino.

4. Céntrate en ti mismo y reconoce tus emociones. Poco a poco modifica los pensamientos.

5. Dedícate a aquellas cosas que te generan bienestar, y prueba con cosas nuevas, de esta manera tendrás metas y poco a poco tu mente se centrará en ellas.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga clínica sanitaria. Especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil. Directora de Educa y Aprende. Autora de la colección Estimular los Procesos de lectura y escritura.

Te puede interesar:

- La inseguridad emocional: pasos para dejar de ser inseguro

- El proceso de duelo ante la pérdida de un ser querido

- Las discusiones de pareja: ¿afectan a los hijos?

- Diez consejos para fortalecer la relación en pareja

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies