Actualizado 05/02/2024 15:05

La pareja que funciona es porque se lo toma en serio

Tómate en serio la vida en parejaTómate en serio la vida en pareja - ISTOCK

Nadie dijo que el matrimonio fuese fácil, una vez iniciada esa senda, no abandonemos el camino para alcanzar esa plena felicidad. La relación de pareja es una gran aventura. Y como tal, puede pasar por momentos buenos y otros no tan buenos que pueden no ser fáciles de sobrellevar. Por eso es importante saber prepararse para que al final esa aventura resulte una experiencia maravillosa.

Lo que pasa es que no siempre estamos preparados, ni tenemos en la mochila todas las cosas que vamos a necesitar a lo largo del camino, o no hemos aprendido a usarlas de modo que, cuando llega el momento, no sabemos cómo seguir avanzando. Es cuando llegan las tormentas, los lugares inaccesibles o ríos desbordados que nos impiden seguir la senda prevista.

Y puede llegar entonces un punto en el que nos preguntemos si realmente esa era la aventura que queríamos vivir, y podríamos incluso mirara hacia atrás con melancolía o con dudas. Es en esos instantes difíciles cuando ya no vemos con claridad por qué empezamos el camino y tampoco divisamos la cumbre. La vemos lejos, demasiado lejos. Y entonces llega el "se nos ha acabado el amor" o el "ya no sé si nos queremos" que pone patas arriba una relación que empezó bien, que tenía todas las bases para que fuera bien... pero que parece que deja de funcionar.

Seguir el camino

En estas circunstancias nos gustaría tener a mano la opinión de los expertos. Aquellos que han visto muchas aventuras como la nuestra y son capaces ejercer de guía para conducirnos por el camino más seguro, incluso durante la noche, porque conocen el camino; conocen la salida a cada recoveco o la roca firme en la que hay que apoyarse para cruzar ese río turbulento.

Y nos gustaría recopilar toda esa información de los expertos para seguir avanzando en esta gran aventura. Eso es precisamente lo que ha intentado explicarnos Fernando Poveda, orientación familiar en IFFD y autor de La pareja que funciona: es posible auxiliarse en los conocimientos de los expertos en la vida de pareja y catalogarlos a modo de enseñanzas concretas, sencillas y aplicables a los casos reales del día a día. Lo ha resumido en una serie de claves para una relación estable y feliz que nos ayudan a conseguir que la pareja realmente funcione.

Tómate en serio la vida de pareja

La primera clave parece obvia, pero para el autor resulta fundamental. Es la base porque si se vive, todas las demás claves van saliendo solas. Si un matrimonio se toma en serio su vida de pareja tiende a dedicar esfuerzo en su día para mantenerse informado, para seguir aprendiendo, para conocer cada día mejor al otro, para conocer cada vez mejor cómo es una relación entre un hombre y una mujer, las etapas por las que pasa, los baches que suele encontrarse, para luego aplicarlas a su situación concreta basada en el conocimiento mutuo y en el conocimiento concreto de cada uno de los dos.

Poveda señala cómo en la vida muchas veces tomamos decisiones de en qué invertimos nuestro tiempo: en nuestros estudios, en la carrera profesional... Son inversiones de tiempo, de dinero, de esfuerzo y de energía que hacemos y que vemos que realmente valen la pena. Y luego llega el momento de hacer una inversión de tiempo, de esfuerzo y de energía en nuestra relación, en lo que realmente importa, y nos cuesta mucho más tomar la decisión y hacer esa inversión.

Tomarse en serio la vida de pareja es tener muy claro que lo que más compensa es hacer la mejor inversión de nuestra vida en lo que realmente importa: la vida de pareja. Un trabajo, una carrera profesional, un estado de forma, incluso una dieta, pueden ser importantes, muy importantes. Pero, ¿son lo que de verdad da la felicidad? ¿O lo que da esa felicidad es, en realidad, querer y sentirse querido, y transmitir así a nuestros hijos también esa estabilidad y esa felicidad familiar?

En su nuevo manual pretende mostrar de forma cercana en qué consiste ese tomárselo en serio: apuntarse a cursos, asistir a conferencias, leer libros, escuchar podcasts, seguir en redes sociales a perfiles que hablan de estos temas. Y, así, conocer por ejemplo en profundidad las diferencias entre el hombre y la mujer en general o llegar en un matrimonio hasta el conocimiento minucioso el uno del otro, para saber qué es lo que le gusta, cuáles son sus necesidades que el otro debe cubrir para hacerle feliz o cuál es su lenguaje principal de amor.

Porque esos detalles son los que realmente tienen que importarnos: en ello nos va la felicidad y la estabilidad de la pareja, porque no se puede tomar decisiones de lo que podamos haber oído o de lo que intuimos que hay que hacer. Igual que en esa gran aventura tenemos que saber tomar las decisiones correctas y utilizar las herramientas adecuadas, en la vida de pareja pasa lo mismo. Y para hacerlo hay que mantenerse al día, estar bien formado y tener un profundo conocimiento de cómo actuar en cada momento. Eso es tomárselo en serio.

El otro

Tras esta primera clave, el autor pone especial foco en que lo primero en la vida tiene que ser lo primero: el otro, la vida de pareja. Ni los hijos, ni el trabajo, ni padres o suegros, ni, por supuesto, aficiones ni amistades por muy profundas e importantes que sean pueden estar por encima de lo que tiene que ser lo primero para los dos: el otro, su felicidad. O, mejor, nuestra relación.

Cuida la comunicaciónLa tercera clave es para Poveda una de las claves más importantes. En realidad, no resulta nada nuevo, muchos expertos han subrayado la vital importancia de cuidar la comunicación para lograr esa sintonía necesaria para una vida de pareja plena y feliz. Sin embargo, en este caso se pone especial importancia en que esa comunicación no se puede quedar en mera teoría. El libro intenta aterrizar en los protagonistas puntos muy concretos para aplicarlo en el día a día de una pareja moderna.

Por ejemplo, habla de la importancia de usar lo que llama las "muletas de la comunicación", que sirven de ayuda para fomentar una comunicación efectiva en un matrimonio de hoy en día.

El autor traza un paralelismo de cómo en el mundo de la empresa se fijan también momentos preestablecidos para que la gestión sea efectiva, para que las tareas del día a día nos impidan poner el foco lo que realmente importa para conseguir resultados. E igual que en el mundo de la empresa se fijan reuniones periódicas, convenciones, cenas de trabajo y similares, en la vida en pareja estas "muletas" pueden ser, por ejemplo, planificarse para pasar solos - sin niños y preferiblemente sin móvil - una comida o cena a la semana, un día completo al mes y un fin de semana al año. Son momentos especiales para los dos: para relacionarse de forma calmada y fuera de las distracciones de la rutina y encontrar un momento especial para la pareja.

Atención a las palabras

Otro de los aspectos de la comunicación en los que el autor pone especial atención son las palabras: la necesidad de elegir las palabras adecuadas para cada momento, para cada persona y en cada situación. Y es que no es correcto pensar que simplemente hablando se resuelven los problemas de comunicación. Al revés, un problema mal enfocado o con las palabras no adecuadas puede fácilmente convertirse en una dolorosa conversación que deje heridas profundas en la vida de pareja.

Por eso aporta ejemplos muy concretos de cuáles son las palabras que ayudan y las que no, de la necesidad de cuidar el lenguaje asertivo y de cómo se aplica con palabras pensadas y muy bien elegidas para evitar que la conversación se convierta en un conjunto de reproches. Los reproches, apostilla, matan el amor o dejan profundas heridas en la convivencia y hay que evitarlos a toda costa. También recalca la necesidad de dar las gracias, de sonreír y de pedir perdón. Todas estas son palabras muy necesarias en nuestra comunicación habitual en la pareja. Sin ellas, perdemos la esencia de la comunicación.

Un mismo lenguaje

El último aspecto que se aborda sobre la comunicación es la necesidad de hablar los dos el mismo lenguaje. O, mejor, conocer cada uno el lenguaje del otro para expresarse mutuamente palabras de amor cada uno en el idioma que mejor entiende el otro, porque se corre el riesgo de que, incluso queriéndonos, no sepamos expresar al otro nuestro cariño en el lenguaje que el otro entienda. Parece algo sencillo, pero si no se conoce en profundidad es fácil equivocarse. Muchos matrimonios fracasan porque se quieren, pero no saben decírselo de forma que el otro lo entienda. Y a veces, las palabras no bastan.

Basándose en estudios de expertos como Gary Chapman podemos analizar los cinco lenguajes del amor y profundizar en ellos e identificar el leguaje predominante en uno mismo y en el otro para poder interpretar los mensajes mutuos de la forma correcta y favorecer así la comunicación.

Enamórate

Debemos poner en práctica ese tomárselo en serio que debería ser el principio y la base de todas las demás claves y que desemboca, como resultado, en la última de las claves: vuelve a Enamorarte. Poveda nos menciona una frase derrotista que se oye con frecuencia en nuestra sociedad: "¡somos incompatibles!" y asevera que tenemos la posibilidad real de elegir entre seguir siendo incompatible o elegir volver a ser irresistible. Todo depende de si sabe cómo tiene que hacer. Todo depende de nuestra elección, de si de verdad queremos querer. Está en nuestra mano.

Isabel Requena

Para más información:

Más que juntos (Palabra). Autoras Lucía Martínez Alcalde y María Álvarez de las Asturias 
La boda es el comienzo de la aventura de quererse cada día mejor. En el matrimonio, como en toda buena odisea, se sabe la meta, pero no se tiene todo calculado, ni planeado, ni programado. En el camino encontraréis risas, baches, fiestas, preguntas, manos que ayudan, muros, motivos para celebrar, invasiones y sorpresas.

Para leer el primer capítulo, pincha aquí

Bailar en la cocina (Palabra). Autor Pep Borrell Vilanova
Un libro que pretende contagiar de una manera sencilla, con pequeños detalles y anécdotas, el desarrollo de un matrimonio disfrutón.

Para leer el primer capítulo, pincha aquí

Te puede interesar:

10 consejos para vivir un buen noviazgo

- La importancia de la comunicación en la pareja

- Diez consejos para fortalecer la relación en pareja

- Cómo cultivar y mantener el amor en pareja

Contador

Leer más acerca de: