Qué tipo de personalidad tienen nuestros hijos
Suscríbete a nuestra revista

Qué tipo de personalidad tienen nuestros hijos

Las personalidades se dividen en cuatro tipos básicos
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Cada persona es como un copo de nieve, no existen dos exactamente iguales. Así lo refleja un estudio de la Universidad Carlos III de Madrid que ha encontrado cuatro tipos básicos de personalidad en los que se reparten al menos el 90% de la población.

Para llegar a esta conclusión la investigación ha empleado la teoría de juegos, una rama de las matemáticas que puede aplicarse en sociología y economía para examinar el comportamiento de las personas a la hora tomar las decisiones ante un dilema. De esta forma pudieron comprobar que había cuatro formas de encarar estos problemas.

Optimistas, confiados, pesimistas y envidiosos

Para clasificar a los participantes en función de cómo enfocaban estos dilemas se desarrolló un algoritmo en función de las decisiones tomadas y cómo estas se podían enmarcar dentro de cuatro personalidades básicas: optimistas, confiados, pesimistas y envidiosos. Únicamente un 10% de los voluntarios no pudieron ser enmarcados en ninguno de estos grupos.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Los envidiosos, el 30%, fueron aquellos a los que no les importaba cómo quedar después de este problema, siempre y cuando estuvieran en una posición mejor que el resto. Los optimistas en cambio, 20%, confían en el criterio de otras personas ya que así creen que el resultado será bueno para ambos.

Una posición parecida a la de los confiados, 20%, a quienes da igual perder y siempre buscan colaborar como mejor herramienta de encontrar la solución. Por último, los pesimistas, 20%, son los que prefieren decidir por ellos mismos pensando que la otra persona siempre va a ponerles la zancadilla para obtener mejores resultados. El 10% restante que no ha podido ser encuadrados en estos grupos porque sus formas de actuar se basaban en combinaciones de los anteriores modelos.

Uno de los autores del estudio, Anxo Sánchez, resume estos resultados del siguiente modo: "dos personas pueden cazar ciervos juntas, pero si están solas solo pueden cazar conejos. El envidioso elegiría cazar conejos, porque como mínimo estará igual al otro o mejor; el optimista escogería cazar ciervos porque es lo mejor para los dos; el pesimista, conejos porque así se asegura que tiene algo; y el confiado coopera y cazaría ciervos sin pensárselo dos veces".

Contradicción de teorías

Los autores de estudio afirman que este trabajo puede sentar las bases para un mejor entendimiento de la personalidad. "Los resultados obtenidos van en contra de ciertas teorías como la que apunta que los humanos actúan de manera puramente racional y por lo tanto deberán tenerse en cuenta a la hora de rediseñar políticas económicas, sociales y de cooperación", explica Yamir Moreno, coordinador del Grupo de Redes y Sistemas Complejos del Instituto de Biocomputación. Este experto añade que "este tipo de estudios son importantes porque mejoran las teorías existentes sobre comportamiento humano, pues las dotan de una base experimental".

Yamir Moreno también añade que es interesante ver cómo esto algoritmos anteriormente usados en campos como la biología, ahora ofrecen resultados tan interesantes en el estudio de la personalidad. "Lo realmente curioso es que la clasificación la hizo un algoritmo de ordenador que podría haber obtenido un amplio número de grupos y, sin embargo, ha arrojado una clasificación óptima en cuatro tipos de caracteres", explica el especialista. Conocer la personalidad de nuestros hijos nos ayudará a adaptar la forma de educarlos a aquellos aspectos en los que necesitan que se haga más énfasis.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La expresión de las emociones de 6 a 12 años

- Niños de 6 años: la edad de la transición

- El desarrollo intelectual y emocional de los niños de 6 años

- Test de personalidad: ¿tu hijo/a es un mandón?

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)

Videos Destacados

Los miedos de los niños por edades

La música y los niños: fuente de virtudes

Las inteligencias múltiples: talento y creatividad

Esta fábula infantil enseña a los más pequeños la importancia y el valor de la humildad
Con esta fábula, los niños aprenderán que lo importante es el esfuerzo y el resultado final, y no el tiempo dedicado a un trabajo.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies