Actualizado 04/04/2024 13:13

Claves para educar nuestro cerebro y cómo optimizarlo

Archivo - Ideas para optimizar tu cerebroIdeas para optimizar tu cerebro - ISTOCK 

El cerebro humano es una maravilla de la naturaleza, una red compleja de neuronas y conexiones que nos permite experimentar el mundo que nos rodea, procesar información, tomar decisiones y experimentar emociones.

Sin embargo, al igual que un músculo, el cerebro también necesita ser ejercitado y entrenado para alcanzar su máximo potencial. Educar nuestro cerebro y optimizarlo es esencial para vivir una vida plena y satisfactoria.

Estrategias para educar nuestro cerebro

1. Cultivar la curiosidad y el aprendizaje continuo

El cerebro ama el desafío y se beneficia del aprendizaje constante. Cultivar la curiosidad y buscar nuevas experiencias, ya sea a través de la lectura, la exploración de nuevos lugares, el aprendizaje de habilidades nuevas o la participación en actividades creativas, estimula el cerebro y promueve la neuroplasticidad, la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar a lo largo de la vida.

David Bueno, doctor en Biología y autor de Educa tu cerebro,  reconoce que uno de los principales consejos que puede dar para optimizar nuestro cerebro y disfrutar de una vida más plena es "que seamos conscientes de que siempre podemos ir un paso más allá de donde estamos, siempre podemos aprender un poquito más de algo, siempre podemos perfeccionar un poquito más cualquier habilidad o desarrollar un nuevo talento, aunque solo sea un poquito, algo que nos haga sentir satisfechos. Lo importante es tener objetivos y propósitos vitales, pero no con la intención de alcanzarlos sí o sí, porque si no los alcanzamos puede ser muy frustrante. Lo importante es tener estos objetivos y propósitos vitales disfrutando de cada pasito que vamos dando para acercarnos a estos objetivos".

2. Practicar la atención plena y la meditación

La atención plena y la meditación son prácticas que han demostrado tener beneficios significativos para el cerebro y la salud mental. Estas técnicas ayudan a reducir el estrés, mejorar la concentración y promover la claridad mental. Al entrenar nuestra mente para estar presentes en el momento actual, podemos optimizar el funcionamiento de nuestro cerebro y experimentar una mayor sensación de bienestar.

En este sentido, "las emociones son impulsivas, pero una vez se han desencadenado las podemos reconducir a través de esta racionalidad. Al final, una vida equilibrada es la que mantiene una proporción entre racionalidad y emociones a través precisamente de esta gestión o inteligencia emocional", afirma David Bueno.

3. Mantener un estilo de vida saludable

El cerebro funciona mejor cuando el cuerpo está saludable. Esto significa mantener una dieta equilibrada rica en nutrientes esenciales para el cerebro, como ácidos grasos omega-3, vitaminas y antioxidantes. Además, el ejercicio regular no solo beneficia al cuerpo, sino que también promueve el flujo sanguíneo al cerebro y estimula la producción de neurotrofinas, sustancias químicas que promueven el crecimiento y la supervivencia de las neuronas.

4. Dormir suficiente y tener un sueño de calidad

El sueño es crucial para el funcionamiento óptimo del cerebro. Durante el sueño, el cerebro procesa la información del día, consolida la memoria y realiza reparaciones físicas y mentales. La falta de sueño puede afectar negativamente la función cognitiva, el estado de ánimo y la salud en general. Priorizar un buen descanso es fundamental para educar y optimizar nuestro cerebro.

5. Desafiar y estimular el cerebro

Para mantener el cerebro ágil y en forma, es importante desafiarlo con actividades que lo estimulen cognitivamente. Resolver rompecabezas, jugar juegos de mesa, aprender un nuevo idioma o instrumento musical, y participar en debates intelectuales son algunas formas de ejercitar el cerebro y mantenerlo en forma.

Además, "se ha visto que una persona que se esfuerza y que percibe ese esfuerzo como útil y realizable, incrementa su sensación interna de bienestar. Todo esto, se resume en una sola idea o en dos palabras, se llama mentalidad de crecimiento. Es esta sensación de que podemos seguir aprendiendo, por lo que somos más optimistas en cuanto a nuestro futuro, nos es más fácil encontrar motivaciones porque sabemos que podemos seguir avanzando, y eso nos lleva a esforzarnos porque vemos futuro en ese esfuerzo que estamos haciendo. Y, en conjunto, todo esto mejora nuestra sensación de bienestar", asegura David Bueno

Educando nuestro cerebro y optimizándolo, podemos experimentar una vida más plena y satisfactoria. Al cultivar la curiosidad, practicar la atención plena, mantener un estilo de vida saludable, dormir lo suficiente y retarnos regularmente, podemos potenciar su funcionamiento y mejorar nuestra calidad de vida en general. Invertir en la salud y el bienestar de nuestro cerebro es una favorable para nuestra propia felicidad y realización personal.

Marisol Nuevo Espín
Asesoramiento: David Bueno, doctor en Biología y autor de Educa tu cerebro

Te puede interesar:

- ¿Qué se queda grabado en el cerebro? Los periodos sensitivos para educar

- El cariño en familia, base del buen desarrollo cerebral de cada niño

- 10 ejercicios de gimnasia cerebral para niños y adultos

Contador