El botiquín práctico de verano: qué no puede faltar

 

El botiquín práctico de verano: qué no puede faltar

Qué llevar en el botiquín del verano
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Para salir de vacaciones con los niños es necesario preparar un botiquín práctico de verano con todo lo necesario. Es recomendable consultar antes con vuestro médico de confianza sobre todo lo que debéis llevar, comentarle qué lugar habéis  escogido para la temporada estival y preguntarle cualquier duda que tengáis.

En el botiquín de verano sólo lo necesario

El botiquín de viaje no debe estar atiborrado de medicamentos, por lo que tan sólo conviene llevar los necesarios y aquellos imprescindibles para los enfermos crónicos.

1. Analgésicos. Es importante incluir los analgésicos que sepáis que os sientan bien. Para los niños hasta los 16 años, es necesario siempre el paracetamol.

2. Sales de hidratación. No hay que olvidar las sales de rehidratación porque en verano con el calor y los cambios de lugar, es muy probable que se sufran diarreas e infecciones y con las sales lo controlamos, además de llevar algún antidiarreico.

3. Antiinflamatorios. Tipo ibuprofeno, que resultan muy eficaces para los dolores menstruales o de cabeza.

4. Broncodilaatadores. Además, las personas con asma no pueden olvidar su broncodilatador, ya que estos pacientes pueden sufrir ataques de asma con cambios climáticos o diferentes tipos de plantas.

5. Antihistamínicos. Administrar antihistamínicos orales para las picaduras y una pomada de corticoides para remediar eccemas de la piel.

6. Cremas solares. Para la prevención y tratamiento de quemaduras solares leves, es necesario utilizar productos de protección solar (cremas, leches y lápices labiales) y productos para después de la exposición al sol (hidratante y protector del envejecimiento cutáneo).

De igual forma, resulta muy útil una goma para hacer torniquetes de presión (en el caso de sangrado muscular) y si hay algún alérgico a determinados insectos, llevar una jeringuilla con adrenalina.

Antes del viaje

Lo primero de todo, hay que estudiar el lugar de vacaciones (playa, montaña, zona tropical...) para tomar todas las medidas preventivas. En el caso de que sea un destino tropical, será necesario consultar al médico sobre qué vacunas son las indicadas, tanto para los adultos como para los niños.

Mareos y naúseas

También es importante tener en cuenta que si se va a realizar el viaje en coche, se ha de preveer la posibilidad de que alguno de la familia se maree, sobre todo si son niños pequeños y el recorrido va  a ser largo y con bastantes curvas.

Existen comprimidos, chicles, supositorios, tanto para adultos como para niños para evitar náuseas y mareos.  Del mismo modo, hay que preveer el hecho de que estos fármacos suelen provocar somnolencia, por lo que es recomendable evitar la conducción o la ingesta de las variantes de estos medicamentos que incluyen cafeína.

Nunca olvides en tu botiquín de verano... 

Hay que recordar siempre la medicación que se sigue a diario como las inyecciones de insulina, el inhalador para el asma, unas gafas de repuesto y los líquidos para limpiar las lentes de contacto. Si se precisa una medicación específica, no hay que olvidar llevar consigo el nombre genérico, ya que el nombre concreto de la marca que  se utiliza puede no existir en otros países.

Revisión y conservación de medicamentos

El botiquín doméstico se debe revisar periódicamente para evitar la automedicación con restos de tratamientos no finalizados. Además, hay que desprenderse de los medicamentos en mal estado o caducados.

En la farmacia habitual, se puede obtener todo tipo de información sobre las normas básicas de conservación, ubicación y revisión del botiquín así como del contenido más adecuado del mismo.

El botiquín siempre ha de estar en un lugar fresco y seco, preservado del calor, la luz y la humedad y obviamente, siempre hay que tenerlo fuera del alcance de los niños.

Por otra parte, los medicamentos han de conservarse en sus envases originales, lo que facilitará su identificación, la localización del prospecto así como la consulta de la fecha de caducidad. Es importantísimo llevar la tarjeta sanitaria individual y el documento de desplazados por si fuera necesario recibir asistencia médica en el lugar de vacaciones.

Todo lo que no puede faltar en tu botiquín de verano para primeros auxilios

Es importantísimo llevar la tarjeta sanitaria individual y el documento de desplazados por si fuera necesario recibir asistencia médica en el lugar de vacaciones. Revisa que el botiquín de primeros auxilios tenga los siguientes elementos:

1. Tiritas.
2. Gasas.
3. Un vendaje triangular.
4. Guantes esterilizados desechables.
5. Toallitas desinfectantes.
6. Crema para erupciones en la piel.
7. Crema antiséptica para pequeños cortes y quemaduras leves.
8. Paracetamol e ibuprofeno.
9. Inhalador para descongestionar la nariz.
10. Antihistamínico para la alergia.
11. Algodón hidrófilo.
12. Vendas de fijación elástica, tiritas, esparadrapo.
13. Tijeras de punta redonda y pinzas.
14. Agua oxigenada y alcohol 96º.
15. Antiséptico.
16. Termómetro clínico homologado.

Lucía Jiménez
Asesor: Dr. Ignacio Ferrando. Director de programas médicos de Sanitas.

Te puede interesar:

- 5 destinos de vacaciones para familias con niños

- 5 claves para organizar un viaje a la playa con niños

- Cómo evitar las picaduras de mosquitos

- Remedios contra los mareos de los niños en el coche

- Primeros auxilios en niños

 

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies