Los divorcios y las separaciones cayeron en 2016

Los divorcios y separaciones en España cayeron en 2016
Foto: ISTOCK Ampliar foto

El divorcio es uno de los asuntos más duros y tristes por los que en ocasiones tiene que pasar la familia. Romper una pareja que se ha profesado amor después de tanto tiempo no es algo sencillo y la unidad del hogar se ve afectada seriamente. Sin embargo, el año pasado la cantidad de matrimonios que se rompieron fue menor tal y como indican los datos que ha ofrecido el Consejo General del Poder Judicial.

Descenso de las demandas de divorcio

En España durante 2016 se presentaron un total de 114.019 demandas de divorcio, lo que supuso un descenso del 7,6% respecto a 2015. Las demandas de separación por su parte también bajaron hasta alcanzar las 5.840, un 11,5% menos que en la anterior recopilación de datos. De igual forma, las nulidades matrimoniales también cayeron desde las 216 hasta las 159.

De todas las demandas de divorcio, 67.189 fueron de mutuo acuerdo. Un número que significa una reducción del 8,5%. Un total de 46.830 se realizaron de forma contenciosa, dato que refleja la reducción del 6,3%. Por su parte, 3.912 demandas de separación fueron realizadas de manera consensuada, una reducción del 15,3.

Estos datos muestran la tendencia a la baja que han tenido los divorcios desde los últimos años. 2007 fue el año en el que más demandas de este tipo, con 130.880. Una década después se han registrado unos datos muy inferiores y que se aleja del repunte que tuvieron estos casos en 2014, cuando se alcanzaron los 126.446.

Matrimonio firme

Como se ha dicho, el divorcio es una de las situaciones más duras por las que puede atravesar un matrimonio. Por eso es bueno evitar que se produzca y saber cómo mantener fuerte el vínculo de amor que mantiene una pareja. Estos son algunos consejos para mejorar la convivencia:

- Empatía. Es imposible que prospere una pareja si uno solo piensa en sí mismo. Hay que entender que se convive con una persona y que sus problemas también son los tuyos. Hacer por entender cómo se siente el cónyuge es vital para conseguir el éxito en el día a día.

- Nunca es suficiente. En lo que a amor se refiere nunca se es demasiado. Si te apetece dar un abrazo a tu pareja, dáselo. Nunca está de más demostrar afecto o recordar lo mucho que se quiere a la otra persona. El amor hay que demostrarlo.

- Siempre a una. Como se ha dicho, los problemas de uno de los cónyuges, son los de la pareja. Hay que luchar codo con codo en tiempos de crisis y nunca recriminar que uno de los dos esté pasando una mala época. Trabajar juntos por encontrar solución es vital y cuando se encuentre esto, la relación se afianzará todavía más.

- Tiempo juntos. La relación está para disfrutarla. Y para ello nada más que pasar tiempo juntos. No hace falta ir a restaurantes caros. Simplemente elaborar un postre en compañía o tomarse un café en compañía de la pareja. Momentos que harán que el amor salga a relucir.

- Los detalles importan. En ocasiones los defectos salen a relucir más que las virtudes. Pero son estas últimas características las que tienen que importar. Da igual que en una ocasión haya hecho algo malo, nadie es perfecto. Seguro que también ha actuado bien mil veces más.

Damián Montero

Te puede interesar:

- El proceso de duelo ante la pérdida de un ser querido

- Las discusiones de pareja: ¿afectan a los hijos?

- Diez consejos para fortalecer la relación en pareja

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.