Casi la mitad de los padres modifica sus condiciones de trabajo por sus hijos

Madre trabaja y bebé
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

La llegada de los hijos cambia por completo la vida de los padres. No sólo tienen un ser a su cargo y su pensamiento va prácticamente sólo a ellos, sino que muchos padres (el 40% de ellos, según un estudio) modifica sus condiciones laborales o incluso abandona su trabajo tras la maternidad o la paternidad.

Así se desprende el I Estudio Caser sobre Salud Familiar: ¡madres y padres del siglo XXI', elaborado por la compañía aseguradora Cáser, que asegura que el 59,4% de los padres españoles sigue en su puesto de trabajo tras tener un hijo, mientras que el 2% dice que sus condiciones laborales han empeorado desde ese momento y el 14,8% que ha acabado dejando el trabajo.

En este punto, otra conclusión del estudio es clara: las mujeres son las que más se ven perjudicadas cuando tienen un hijo: el 34% dice que su empleo se ha perjudicado, y el 20,6% ha dejado su trabajo para cuidar a sus pequeños.

"Aunque la sociedad está cambiando, la maternidad y la paternidad continúa siendo un sacrificio o una renuncia importante en el terreno profesional", ha criticado el director de Salud de Caser, Miguel Azpeitia, quien ha explicado que los datos se han obtenido de entrevistar a 1.800 hombres y mujeres de toda España con hijos nacidos desde 2012 o que, en el momento de la investigación, estaban en proceso de gestación.

La maternidad y el desarrollo profesional de la mujer

El trabajo también ha contado con la colaboración de un grupo de madres blogueras, que han aportado su experiencia personal a los resultados y han avisado de que la maternidad sigue suponiendo "un importante hándicap" en el desarrollo profesional de la mujer.

Otro punto destacado de esta investigación es el que tiene que ver con la conciliación: el 53,4 por ciento de los encuestados asegura que no tiene problemas para conciliar, pero al mismo tiempo el 68,4% dice que dedica poco tiempo a la familia, y que esto sucede a consecuencia del trabajo.

En este aspecto, el grupo de madres ha explicado que la cuantificación de este problema depende de las ayudas que tienen los padres, pues aseguran que muchas veces se trata de una "conciliación de tres", es decir, entran en juego los abuelos y otros cuidadores secundarios de los hijos.

Y, hablando de cuidadores, según esta investigación, las madres siguen siendo las personas con las que los niños pasan más tiempo (67,5%), seguidas del padre (18,3%), los abuelos (6,7%) y lar guarderías o centros infantiles (5,6%). De estos cuidadores secundarios, el rol de los abuelos es el más valorado: obtienen una nota de 3,75 en una escala del 1 al 5.

Mejor guarderías que colegios

El estudio ha desvelado, asimismo, que los padres valoran mejor a las guarderías que a los colegios: las primeras tienen una puntuación de 4,53, mientras que las segundas alcanzan el 3,44 sobre 5. Para Azpeitia, el motivo de esto es la cercanía en el trato de los centros infantiles.

Ahora bien, sobre el uso de las guarderías se ha obtenido otro interesante resultado: a medida que se incrementa el número de hijos, disminuye el de guarderías, aunque aumenta la valoración. En concreto, mientras que las familias con un solo hijo lo llevan a la guardería en un 61,9%, el porcentaje bajas hasta el 50,4% en el caso de familias con dos hijos, y hasta el 39,3% en familias con tres hijos.

Por lo que respecta a los colegios, el trabajo pone de manifiesto que el 72,4% de los padres prefiere colegios públicos para escolarizar a sus hijos, algo que es aún más claro en el caso de las familias numerosas (87%). Asimismo, el 82% de los encuestados asegura que a la hora de buscar un centro educativo se debería contar con que sus principios educativos concuerden con los de la familia.

La principal preocupación, la salud

¿Qué es lo que más preocupa a los progenitores? Sobre esto también se ha preguntado en las entrevistas, concluyendo que la salud es la principal preocupación sobre sus hijos. En este punto, la mayoría (65%) acuden a la sanidad pública, con sólo un 13% de personas que eligen privada y un 23% que combina el uso de ambas.

"Pese a ellos, en los primeros años de vida del hijo, el 35% de los progenitores se decanta por la sanidad privada, lo que demuestra que su interés por la salud de sus hijos en ese periodo es muy superior que el que puede ser en otros momentos de la vida", opina el director de Salud en la aseguradora.

También se ha querido conocer cuánto se acude a los servicios de Pediatría y Ginecología, encontrando que las embarazadas acuden una media de 1,11 veces al mes al ginecólogo, de forma añadida a las revisiones programadas, mientras que la frecuencia al pediatra se sitúa en los 6,33 días al año para los nacidos después de 2012, además de las revisiones del programa del niño sano.

Un apartado especial de este trabajo se ha dedicado a la lactancia materna, y el reto que supone para las madres. Según estas encuestas, es la opción elegida por el 89,6% de las familias y, como media, se amamanta al bebé cerca de 10 meses (9,7). Eso sí, destaca que el 58,9% de las madres lo hace durante un año, y que el 18,4% continúa entre los 13 y los 24 meses.

Las ayudas públicas

Si criar a un hijo no es sencillo, tampoco es que sea barato. En este punto, el trabajo ha desvelado que el 58% de los padres entrevistados no conocen las ayudas públicas que las administraciones tienen pensadas para las familias.

Las ayudas más conocidas por los padres son: la deducción de 10 euros al mes a madres trabajadoras en el IRPF, las ayudas a familias numerosas o monoparentales, las becas educativas, las ayudas de conciliación y el pago único al nacimiento.

En este punto, la mayoría de los padres coinciden en pedir mayores ayudas que posibiliten la conciliación entre el trabajo y la familia (pese a que éste no era uno de los grandes problemas percibidos por los padres) y la ampliación de las bajas por maternidad y paternidad.

Finalmente, el estudio ha vuelto a poner de relevancia que Internet es la fuente de Información más utilizada por madres y padres, aunque a su vez es la percibida como menos segura y fiable. En este sentido, son los miembros de generaciones anteriores los que valoran mejor la información de Internet, aunque prefieren acudir a los centros médicos. El 60% de los encuestados querría que, si se crearan nuevas fuentes de información, estas vinieran de parte de la Administración Estatal.

Ángela R. Bonachera

Te puede interesar:

- Trabajo a tiempo parcial: más mujeres que hombres

- Consejos para conciliar familia y trabajo

- La lactancia materna merece la pena

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.