Decálogo frente a los secuestros virtuales

Consejos frente a los secuestros virtuales
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Hoy en día todos estamos conectados y es raro que si se quiere hablar con una persona, ésta tarde en contestarnos. Por ello, es inevitable preocuparse cuando alguien no responde a nuestros mensajes ¿Le habrá pasado algo, estará bien? Esta preocupación aumenta a medida que pasa el tiempo y seguimos sin saber nada... y hay quienes han visto en esto un terrible negocio.

El sistema que emplean es simple: aprovechan este sentimiento para hacer creer a las personas que alguien cercano a su círculo ha sido secuestrado. Al no poder contactar con la supuesta víctima, se piensa que efectivamente se ha producido este rapto y se paga el rescate exigido con tal de salvaguardar la integridad de esta persona. Por eso, la Guardia Civil ha elaborado un decálogo frente a los secuestros virtuales.

Cuidado con creerse estas llamadas

Estas llamadas son, por lo general, totalmente azarosas y, en la mayoría de los casos, terminan por resolverse en pocos segundos ya que la persona que recibe este aviso de secuestro contacta fácilmente con la supuesta víctima. Sin embargo, como hemos dicho, hay ocasiones en las que ya sea porque se está conduciendo o porque no se tiene a mano el móvil, no se produce esta respuesta.

Es, en este momento, cuando la angustia de los familiares aumenta y a medida que pasa el tiempo y no se ha obtenido respuesta para estas personas la notificación de secuestro se hace más real. No obstante, es preciso recordar siempre que lo primordial en estos casos es mantener la calma y pensar cuál es el modo correcto de proceder ante esta extraña noticia que llega desde un teléfono desconocido.

Secuestros virtuales

Lo fundamental en estos casos es tratar de contactar con la posible víctima de este secuestro y asegurarse de que está bien. En caso de no obtener respuesta lo aconsejable es contactar con las autoridades para explicarles que se ha recibido una llamada que advertía de un secuestro y que al tratar de contactar con esta persona no se ha tenido éxito. Aunque sea difícil, hay que mantener la calma y no pagar la suma de dinero que se haya exigido por la libertad del posible secuestrado.

Ojo con el prefijo de llamada

En la mayoría de estos casos, las llamadas advirtiendo de secuestro se producen desde el extranjero. Esto puede ser una pista de que estamos siendo víctima de un secuestro virtual ya que estas personas contactan con teléfonos españoles al azar esperando que alguien se crea la mentira. Si se ve que el prefijo no corresponde a nuestro país y el familiar o amigo supuestamente raptado no ha salido de nuestras fronteras obviamente este aviso es falso.

Ante la proliferación de estos secuestros virtuales durante el verano aprovechando las vacaciones, la Guardia Civil ha realizado un decálogo con el que dar unas pautas de seguridad a seguir en el caso de que se reciba una de estas llamadas:

1.  Especial atención con llamadas recibidas desde prefijos desconocidos o numeración oculta.

2.  Mantener la calma y la serenidad cuando estamos ante una llamada amenazante.

3.  Escuchar y dejar hablar a nuestro interlocutor y grabar la conversación para la posterior denuncia.

4.  No dar nunca datos personales, familiares, de ubicación o de contacto a los interlocutores y tratar de contrastar los datos que nos den los supuestos secuestradores.

5.  Dejar siempre una línea de telefonía libre para tratar de contactar con la supuesta víctima. En caso de no conseguir respuesta, avisar a las autoridades instantáneamente.

6.  Realizar preguntas personales sobre la víctima que permita, en base a la contestación, concluir que es un falso secuestro.

7.  No realizar nunca pagos monetarios o entregas de efectos de valor requeridos por el supuesto secuestrador.

8.  No dudar en cortar la comunicación. Normalmente los supuestos secuestradores desistirán y buscarán otra posible víctima.

9.  Escribir inmediatamente todo lo que se recuerde y denunciar siempre los hechos a la guardia civil.

10.  Controlar los datos publicados en las redes sociales y nunca contestar a encuestas en las que se pregunte por datos personales. Esto puede dar pistas a los criminales para hacernos creer que se trata de un secuestro real.

Damián Montero

Te puede interesar:

Te puede interesar:

- Las claves de seguridad en Internet de la Policía Nacional

- Smartphone, cuatro consejos para proteger tu privacidad

- Cómo proteger a los hijos de los peligros de Internet

- Ventajas y riesgos de las redes sociales

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.