Actualizado 10/06/2024 11:21

Bebidas energéticas y sedentarismo en la adolescencia: una combinación peligrosa según la AEP

Archivo - La AEP recomienda consumo 0 de bebidas energéticas a los menores de 18 añosLa AEP recomienda consumo 0 de bebidas energéticas a los menores de 18 años - ISTOCK 

Las bebidas energéticas, también conocidas como bebidas estimulantes, son productos diseñados para aumentar temporalmente la energía y la alerta mental mediante la combinación de ingredientes como la cafeína, el azúcar, el guaraná, la taurina y las vitaminas del grupo B.

Aunque se comercializan como una forma rápida y beneficiosa de combatir la fatiga y mejorar el rendimiento físico y mental, estas bebidas pueden tener efectos adversos, especialmente en los menores de 18 años, según acaba de alertar la AEP (Asociación Española de Pediatría) en su 70 Congreso que se ha celebrado en Córdoba (España).

Su consumo excesivo puede provocar problemas de salud como trastornos del sueño, alteraciones del ritmo cardíaco, hipertensión, y una mayor predisposición a la obesidad y la diabetes debido a su alto contenido de azúcar. En los adolescentes, cuyo desarrollo físico y mental aún está en desarrollo, los riesgos asociados al consumo de bebidas energéticas son particularmente preocupantes, lo que ha llevado a los expertos en salud a abogar por una regulación más estricta y una mayor concienciación sobre sus potenciales peligros.

Las bebidas energéticas son también estimulantes

En el marco del 70 Congreso de la Asociación Española de Pediatría (AEP), los expertos han resaltado la necesidad urgente de regular el consumo de bebidas energéticas entre los menores de edad y de recetar ejercicio físico durante las consultas pediátricas. Esta doble propuesta surge ante la creciente preocupación por los hábitos poco saludables que están afectando a la juventud actual, específicamente el consumo elevado de bebidas energéticas y el sedentarismo.

El 68 por ciento de los adolescentes consume bebidas estimulantes, a menudo mal denominadas "energéticas", según datos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Estos productos, cargados de cafeína y otros estimulantes, están cada vez más presentes en la dieta de los jóvenes. En España, la Encuesta sobre alcohol y drogas en enseñanzas secundarias (ESTUDES) de 2023 revela que el 37,7 por ciento de los adolescentes de 12-13 años y el 47,7 por ciento de 14-18 años consumen estas bebidas.

La doctora Rosaura Leis, coordinadora del Grupo de Nutrición y Lactancia Materna de la AEP, subraya que existen actividades protectoras que pueden reducir el consumo de estas bebidas, como la lectura y el desarrollo de hobbies. Durante el congreso, Leis explicó que "la lectura de libros o tener algún hobbie, como tocar un instrumento musical, se asocian con un menor consumo de bebidas estimulantes".

Consecuencias para la salud de los adolescentes

La AEP ya había recomendado en 2023 un consumo cero de estas bebidas en menores de 18 años. Las bebidas energéticas tienen efectos adversos significativos en la salud de los jóvenes: afectan negativamente a la microbiota intestinal, alteran el sueño, aumentan la excitabilidad y pueden causar problemas dentales, náuseas, vómitos y trastornos cardiovasculares como arritmias y hipertensión. Además, el alto contenido de azúcar en estas bebidas fomenta una preferencia por alimentos dulces, desplazando opciones más saludables.

"Tanto los niños como las familias tienen poca información sobre los riesgos de estas bebidas estimulantes", advierte Leis. "Muchas superan los 32 miligramos de cafeína por cada 100 mililitros, lo que equivale a 80 miligramos por lata, el equivalente a dos cafés, algo que nunca daríamos a un niño". Además, algunas marcas añaden guaraná y otras sustancias con cafeína, sin contabilizarlas en el contenido total, lo que aumenta aún más el riesgo.

Algunos países como Polonia, Lituania y Letonia ya han implementado regulaciones estrictas sobre la venta de bebidas energéticas a menores. En España, Galicia está avanzando en un anteproyecto de ley para prohibir su venta a menores. Esta iniciativa busca proteger a los jóvenes de los efectos nocivos de estas bebidas.

La Importancia del ejercicio físico

El sedentarismo es otra gran preocupación. La OMS clasifica el sedentarismo como la quinta causa de mortalidad mundial y ha establecido el objetivo de reducirlo un 15 por ciento para 2030. Sin embargo, en los adolescentes, este objetivo parece difícil de alcanzar, ya que deberían realizar al menos 60 minutos de ejercicio moderado o vigoroso al día, pero la media actual es inferior a los 20 minutos.

El doctor Ignacio Güemes, pediatra en el Hospital La Salud de Valencia, abordó esta problemática en la sesión titulada 'Adolescencia: actividad física y deporte en un marco de hábitos saludables'. "A menudo no se menciona la actividad física en consulta por falta de formación para hacer recomendaciones", explica Güemes. Una encuesta realizada por él muestra que el 50 por ciento de los pediatras siente que no tiene suficiente tiempo ni conocimiento para asesorar adecuadamente a sus pacientes sobre el ejercicio físico.

Prescribir ejercicio físico en la consulta

Güemes subraya la importancia de prescribir ejercicio físico desde la consulta pediátrica. "Debemos dar importancia a la actividad física en la consulta, hasta el punto de prescribirla como si fuera un medicamento", afirma. Esto es crucial no solo para los jóvenes sedentarios, sino también para aquellos que practican ejercicio de manera inadecuada y obsesiva, lo que puede llevar a problemas como vigorexia, anorexia o burnout.

Las propuestas presentadas en el 70 Congreso AEP subrayan la necesidad urgente de abordar dos hábitos perjudiciales en los adolescentes: el consumo de bebidas energéticas y el sedentarismo. Regular el consumo de estas bebidas y promover el ejercicio físico son pasos esenciales para mejorar la salud y el bienestar de los jóvenes. La comunidad pediátrica debe estar equipada y comprometida para enfrentarse a estos desafíos, garantizando un futuro más saludable para las próximas generaciones.

Marisol Nuevo Espín
Asesoramiento: doctora Rosaura Leis, coordinadora del Grupo de Nutrición y Lactancia Materna de la AEP.
Doctor Ignacio Güemes, pediatra en el Hospital La Salud de Valencia

Te puede interesar:

 - Azúcar, principal enemigo de la salud infantil

- Si eres adolescente, ¡no abandones el deporte!

- Seis cucharadas de azúcar al día, el límite para los niños

- Proponen reducir en un 40% el azúcar en los refrescos para frenar la obesidad

Contador