Madre lactante, lo que debes evitar durante este proceso

Cuál es la mejor dieta para dar el pecho.
ISTOCK

El embarazo conlleva cambios, uno de los más comunes es la alteración de la dieta de la mujer. Sin embargo, estas variaciones en el menú de las madres no terminan en el momento del alumbramiento. Las mujeres deben vigilar lo que ponen encima de la mesa una vez que el bebé está en casa.

Entre los motivos para poner cuidado en la dieta de la madre está la lactancia materna. A través del pecho de la madre, el bebé recibe el primer alimento de su vida y cuya calidad depende, en gran medida, del estilo de vida que presente la mujer. Para asegurar esta condición óptima desde la Asociación Americana de Pediatría se ofrecen los siguientes consejos.

Restricciones básicas

Desde este organismo se indican algunas restricciones. Un ejemplo es el de la cafeína, elemento que si bien no debe ser eliminado del día a día de la madre, su ingesta debe ser moderada. Por lo general, la leche materna contiene menos del 1 por ciento de lo que consume la mamá.

Sin embargo, si se aprecia que el bebé se vuelve más irritable o intranquilo tras el consumo de cafeína, habría que considerar la disminución de la ingesta de estas bebidas. Otro de los productos que hay que restringir durante el proceso de lactancia es el alcohol ya que este elemento sí que pasa al organismo de los más pequeños a través de la leche.

Además, el consumo de alcohol durante el proceso de lactancia puede restringir la producción de leche y hacer que el bebé no reciba las ingestas que necesita. En el caso de que la madre tenga por delante algún evento en donde piense tomar estas bebidas, es importante usar un sacaleches para que el niño reciba este alimento sin contaminar. De esta forma el organismo eliminará las sustancias etílicas antes de que el niño reciba el pecho.

Dieta variada

Desde Nestlé se indica que no existe ningún alimento exclusivo para el periodo de lactancia. La clave es mantener una dieta variada y que contenga nutrientes variados, así como en cantidades recomendadas:

- Verduras y frutas en cada comida, por las vitaminas, minerales y fibras, indispensables para tu dinamismo.

- Féculas, en forma de pasta, arroz, pan integral, legumbres o cereales, por la energía que aportan. Consumir en cada comida en pequeñas cantidades.

- Proteínas. 2 porciones/día de carne, pescado o huevos.

- Tres o cuatro porciones/día de queso, leche, yogur y queso blanco, ya que contienen calcio, que va bien para tus huesos y los de tu hijo.

- Materias grasas de origen variado, ya que algunas de ellas aportan Omega 3 y Omega 6, indispensables para el desarrollo neurológico del bebé, y también aportan otras vitaminas importantes como la A y la D.

- Frutos secos, como higos, almendras o nueces, por su aporte de magnesio.

- Beber como mínimo 1,5 litros de agua al día.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La lactancia materna vale la pena

- 3 claves de la lactancia materna

- Lactancia materna y vuelta al trabajo

- Mitos de la lactancia materna

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.