Mitos de la lactancia materna

Mitos de la lactancia materna
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

La lactancia materna tiene numerosos beneficios claros sobre la salud de madres y bebés, sin embargo es preciso demontar las falsas creencias o mitos de la lactancia materna para fomentar esta opción de alimentación entre las madres, ya que la leche materna es el mejor alimento que pueden recibir los bebés desde su nacimiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna a demanda durante al menos los primeros 6 meses de vida del bebé y su continuidad, junto con la alimentación complementaria hasta los 2 años de edad.

Sin embargo, es preciso informar a las madres para que conozcan estos importantes beneficios a lo largo de su embarazo. Algunas de las dudas o falsas creencias más extendidas relacionadas con la lactancia materna tienen que ver con la cantidad y la calidad de la leche materna. Para desmontar estos falsos mitos, la doctora Enriqueta Román, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda de Madrid, considera que "las madres necesitan formarse en los conocimientos básicos sobre lactancia para proporcionar a sus hijos las mejores condiciones de alimentación desde que nacen".

A lo largo de su embarazo y, durante los primeros meses de maternidad, la mujer va a contar con el asesoramiento especializado de pediatras, neonatólogos, enfermería y matronas para fomentar la lactancia y desmontar los mitos de la lactancia materna.

Los mitos de la lactancia materna

1. Decidir durante el embarazo. Es importante que durante la gestación se reúna la información necesaria sobre las distintas opciones y antes de que el bebé haya llegado decidir cómo será alimentado. Si no existe contraindicación facultativa, la lactancia materna es posible en todos los casos.

2. Los beneficios de la lactancia materna. No son exclusivamente para el bebé ya que las madres también pueden disminuir sus riesgos de depresión posparto e incluso de cáncer de mama. El bebé además se beneficia de una mejor salud gastrointestinal y respiratoria puesto que disminuye el riesgo de infecciones entre los que siguen este tipo de alimentación.

3. No hay mala leche. "No hay contraindicaciones en la lactancia materna", afirma Román, que señala que no hay mala ni buena leche, sino un alimento que está diseñado para nutrir al bebé en todas sus necesidades de alimentación.

4. Siempre hay suficiente leche. El que las madres no tengan leche es uno de los mitos sin justificación que desmontan los especialistas más a menudo. El mayor estímulo para la producción de leche lo ejerce el bebé al succionar.

5. A demanda. El bebé es el que debe modular las tomas según sus necesidades. No debe hacer reglas horarias sobre la cantidad de veces que se pone al niño al pecho así como tampoco se debe regular el tiempo que pasa mamando o en cada pecho.

6. Leche de otras madres. En la actualidad, se están desarrollando iniciativas como la creación de bancos de leche materna como el existente en el Hospital 12 de Octubre de Madrid. El objetivo principal es ofrecer la posibilidad de que los bebés prematuros puedan beneficiarse de las cualidades de la leche materna en su maduración cuando sus madres no puedan darles el pecho. Esta leche y su gestión cumplen unos rigurosos controles de calidad.

7. Abandono de la lactancia. Suele producirse cuando las madres vuelven a su trabajo, un momento crítico hacia los 3 o 4 meses de edad del bebé en el que se produce un desajuste en la lactancia cuando el bebé parece que no obtiene la cantidad necesaria de leche o tiene dificultad para engancharse al pecho.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- La lactancia aumenta la inteligencia del bebé

- La alimentación complementaria del bebé

- La lactancia materna vale la pena

- 3 claves de la lactancia materna

- Lactancia materna y vuelta al trabajo

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.