Chupete de bebé: normativa de seguridad y consejos de higiene

Bebé chupete con madre
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Cuando nuestro hijo va a nacer nos planteamos muchas dudas: desde el nombre hasta el tipo de nacimiento que tendrá y dónde daremos a luz, pero también cómo lo cuidaremos. Hay muchos productos de bebé que tienen tantos detractores como defensores, y uno de ellos son los chupetes. Más allá de pros y contras de los chupetes, te damos algunos consejos de seguridad e higiene.

Cada familia es la que decide si desea que su bebé utilice chupete o no, pues lo cierto es que aunque el uso de estas tetinas está relacionado con una menor tasa de amamantamiento, también es bueno contra la muerte súbita del bebé y otros problemas de salud del lactante.

Existen diferentes modelos de chupetes, que se diferencian principalmente según los materiales y las formas de las tetinas. Aun así, y pese a la gran variedad de marcas y estilos que encontrarás en el mercado, todos deben cumplir unas normas fijadas por AENOR en 2003.

Normas de seguridad de chupetes

- El chupete y la cadena que lo acompañen no deben tener puntas o bordes cortantes, presentar partes desmontables ni llevar pegatinas ni etiquetas

- La tetina tendrá una longitud máxima de 33 milímetros y no podrá contener ningún chupete en su interior

- El disco que sujeta la tetina tendrá dimensiones suficientes para evitar que pueda ser ingerido. Además, debe disponer de al menos dos orificios para facilitar el paso de aire aún en el caso de que, pese a todo, el niño se lo tragara.

- La cadena que acompaña al chupete debe tener una longitud máxima de 220 milímetros para evitar el estrangulamiento

Cuidados e higiene del chupete

Desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria dan dos claves a la hora de cuidar al chupete, independientemente de su material.

- Cambiarlo con cierta frecuencia, especialmente cuando el niño ya tiene dientes, pues podría atragantarse con los pequeños fragmentos que pueda arrancar

- Limpiarlos con frecuencia. Durante los primeros meses, lo ideal es esterilizar los chupetes una vez al día y también cuando se compra un chupete nuevo. Asimismo, habría que hacerlo si se cayera al suelo. En aquellos momentos donde no tenemos de la posibilidad de hervirlo o esterilizarlo, podemos lavarlo con agua caliente y jabón siempre teniendo en cuenta que hay que aclararlo correctamente para que no quede ningún resto.

- Es aconsejable no sumergir la tetina en sustancias dulces o en medicamentos, pues podría acabar provocando caries en los dientes del bebé

- No dejes el chupete expuesto a la luz del sol o a una fuente de calor ni en desinfectante durante más tiempo del recomendado, pues acabarán dañando la tetina

- Para guardar el chupete una vez va a estar un tiempo sin utilizarse, debes optar por guardarlo (con la tetina totalmente seca) en un recipiente limpio, seco y tapado que no esté en un lugar húmedo ni a una temperatura elevada.

Cómo saber si el chupete está deteriorado

El ojo y la mano son tus armas para inspeccionar el chupete y observar si está deteriorado y hay que cambiarlo. Se aconseja mirarlo bien antes de cada uso, especialmente cuando el niño tiene dientes: tira de la tetina en todas las direcciones y, al primer síntoma de deterioro o fragilidad, cambia el chupete por otro.

Ángela R. Bonachera

Te puede interesar:

- Tipos de chupetes según materiales y formas. Guía para no perderte

- Ventajas e inconvenientes de los chupetes

- El chupete contra la muerte súbita del bebé

- Cinco chupetes originales e ideales para tu bebé

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.