Vídeo: dos hermanos y un chupete

correo
Dos bebés y un chupete
Foto: BABY CLIPS DAILY Ampliar foto

La paternidad es un gran momento que nos deja infinidad de recuerdos grabados en la mente. Por eso, cuando vemos hechos que nosotros mismos vivimos junto a nuestros hijos es imposible no evocar aquellos momentos al tiempo que se esboza una sonrisa. Esta empatía entre padres hace que todos nosotros recordemos con cariño aquellas situaciones que nosotros mismos vivimos y ahora vemos reflejadas en otras familias.

En ocasiones los más pequeños tienen rifirrafes y más cuando se trata de reclamar la titularidad de un objeto preciado, más aun cuando es el único que tienen a la vista y no les es posible adquirir uno. Es el caso de estos hermanos que ante la falta de un segundo chupete tuvieron una divertida pugna en la que cada uno reclamaba para sí el tan preciado tesoro que se disputaban.

Dos hermanos y un chupete

En el vídeo podemos ver cómo mientras uno de los hermanos disfruta de un placentero momento junto a su chupete al tiempo su gemelo siente la necesidad de emularlo. Pero al no tener a la vista un objeto que calmase sus ansias, decide  arrebatárselo a su hermano. Esto ocasiona en este un llanto ante la ruptura de tan dulce instante al tiempo que su gemelo disfruta con su nuevo tesoro.

Sin pensárselo dos veces el pequeño reclama lo que en principio era suyo y arrebata de los mismos labios de su hermano el chupete que le había sido sustraído momentos antes cuando disfrutaba del mismo. Su gemelo entonces vuelve a reclamar para sí mismo el objeto tan preciado e iniciando un tierno rifirrafe en el que, si no fuera por los llantos de los pequeños, pareciera que se están turnando el chupete que tanto ansían ambos.

La importancia de compartir

Esto nos recuerda la importancia de inculcar a nuestros hijos la necesidad de ser generoso. Al igual que les enseñamos a realizar distintas tareas en el hogar, hay que educarles para compartir, ya que la generosidad es uno de los valores más importantes dentro de la familia. Si nuestro hijo aprende a no ser egoísta, en el futuro nos ahorraremos más de una rabieta.

Por ello es muy importante que cuando los niños adquieran conciencia de lo que es suyo y de lo que es de lo demás, enseñarles a que compartir puede ser un buen camino. De este modo podremos inculcarles que si prestan lo que les pertenece a otras personas, aparte de hacer feliz a los que le rodean, ellos mismos pueden beneficiarse al recibir un trato igual por parte de su semejante.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Chupete, ventajas e inconvenientes

- Tipos de chupetes: guía para no perderte

- Cinco chupetes personalizados y baratos para tu bebé

- Consejos para quitar el chupete

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.