Actualizado 10/04/2022 19:02

Motivación y esfuerzo, dos ingredientes fundamentales para el colegio

Estos son los mejores consejos para despertar la motivación escolar en tus hijos y mantenerla.
Estos son los mejores consejos para despertar la motivación escolar en tus hijos y mantenerla. - ISTOCK

¿Hay alguna receta para alcanzar el éxito académico? Esta claro que existe talento que permite dominar algunas destrezas, el trabajo duro es un requisito imprescindible. Todas las personas se enfrentan a grandes retos, como por ejemplo conseguir una buena nota, o realizar un trabajo escolar. Hay estudiantes que comienzan con muchas ganas y grandes intenciones, pero todo se va quedando en el camino.

¿Cómo mantener estas ganas iniciales y seguir avanzando hasta los objetivos marcados? Los padres pueden ayudar a sus hijos en este camino dándole las claves necesarias para no solo encontrar la motivación, sino para que no desaparezca y, de esta forma, no decir adiós a una meta tan importante como tener éxito en la escuela e ir conquistando cada curso académico.

¿Cómo mantener la motivación?

Mantener la motivación y seguir avanzando es posible. Los padres pueden enseñar a sus hijos brindándoles estos consejos:

- Primero, fijarse objetivo. Tal y como explican desde la Fundación Nemours el primer paso debe ser que los hijos anoten en una lista la meta que se quiere conseguir, como por ejemplo mejorar la nota en una asignatura concreta.

- Ser específico. Es más fácil conseguir un objetivo concreto que uno vago. En el caso del colegio, no solo hay que marcarse mejorar en una asignatura, se puede poner como meta prepararse el próximo examen y los temas que lo componen.

- Ser realista. Cuando un niño se marca un objetivo poco razonable, es posible que se deje a medias por no poder cumplirlo. Los padres pueden sugerir, que no imponer, ciertas metas al alcance de sus hijos. Por ejemplo, si se viene de varios suspensos, se puede empezar por recuperar las mismas en lugar de aspirar al sobresaliente en todas las materias.

- Tener una lista de objetivos. Siempre es mejor tener los objetivos cerca, en una lista, para consultarlos y ver cuántos se han cumplido (y mantener la motivación), y así poder realizar los correspondientes cambios en las metas.

- Dividir en objetivos más pequeños. Un objetivo final es un largo camino con diversas estaciones en las que parar. Si la meta es un sobresaliente, se puede dividir en otros puntos como hacer un buen trabajo en cierta materia, mejorar la nota poco a poco, practicar cumpliendo con los deberes.

- Revisar los objetivos. Los padres deben ayudar a sus hijos a repasar sobre todos los objetivos que hayan conquistado para que se den cuenta de que son capaces de conquistar lo que se vayan a proponer.

- Servir de apoyo cuando las fuerzas fallen. Ante cualquier resbalón los padres deben hacer que sus hijos no tiren la toalla. Si por ejemplo no se obtuviera la nota deseada, hay que animar a los estudiantes a seguir trabajando y hacerles ver que el final no ha llegado todavía.

Damián Montero

Te puede interesar:

Profesores: cómo tratar a cada alumno según su temperamento

Guía de motivación para niños con altas capacidades

- Niños con mucho carácter: 6 consejos para el autocontrol

- Cómo educar en clase según el carácter de los niños