Actualizado 24/03/2022 09:45

10 datos que no sabías sobre tu flora vaginal

Cuida tu flora vaginal
Cuida tu flora vaginal - ISTOCK

Puede que no sepas que también se emplea este término, vaginoma, para referirse a la conocida como flora vaginal y que no es otra cosa que el conjunto de microbios que pueblan la vagina. Hablamos de bacterias, los microorganismos más numerosos e importantes, de hongos y virus.

Lo que (quizás) no sabías de tu flora vaginal

1. Lo primero que tienes que saber es que es que esta colonia microscópica no supone ningún peligro para tu salud cuando sus miembros conviven en equilibrio, con una prevalencia de las los lactobacilos spp, bacterias que protegen la salud vaginal.

2. Cuando estas bacterias buenas se ven sobrepasadas por otras dañinas (los anaerobios) puede aparecer un flujo anormal, picor en la zona íntima y ardor al orinar.

3. El microbioma, como también se le llama, no es, por otro lado, un conjunto estable, sino que se modifica, explica la doctora Perla Aldama, con los hábitos alimenticios, higiénicos y sexuales.

4. Entre todos ellos, los más importantes son la rutina de limpieza de la zona íntima y el uso del preservativo para eliminar enfermedades de transmisión sexual. Por supuesto, acudir a las revisiones ginecológicas prescriptivas.

5. Es importante detectar cualquier alteración en el microbioma porque disminuye la probabilidad de embarazo, sobre todo a nivel de endometrio ya que altera la implantación del embrión.

6. Los problemas de infección en el microbioma vaginal pueden, además, cronificarse, y suponer un obstáculo para las mujeres que quieren lograr el embarazo. Estamos hablando de cualquier tipo de infección vaginal que en ocasiones puede ascender hacia la cavidad uterina en caso de no tratarse o, así como sus respectivos tratamientos, pueden afectar la flora normal, o predisponer la colonización por otras bacterias.

7. Otro motivo más para vigilar la salud vaginal: está demostrado que la alteración del microbioma puede disminuir las tasas de embarazo por Fecundación In Vitro al disminuir la implantación del embrión. Se estudia ahora, sin haberse llegado aun a conclusiones satisfactorias, si la modificación del microbioma podría aumentar el éxito reproductivo.

8. La revisión ginecológica es la mejor manera de confirmar cualquier sospecha de alteración de la flora vaginal. También hay mujeres que no presentan síntomas, por lo que no se debe faltar a ninguna cita periódica.

9. Además de las alteraciones del vaginoma derivadas de las relaciones sexuales, también son factores comunes las duchas vaginales y la toma de antibióticos.

10. A sumar al tratamiento que el ginecólogo considere oportuno, existen, al igual que sucede con la flora vaginal, unos refuerzos naturales: los prebióticos, elementos de la dieta no digeribles que promueven el desarrollo de las bacterias buenas. Entre los probióticos, por último, nos encontramos con elyogur y otros fermentados, con el kéfir, la sopa de miso y los encurtidos.

Perla Aldama. Ginecóloga de Clínicas EVA

Te puede interesar: 

- Cinco trucos para sentirte guapa después del parto

La gimnasia hipopresiva, lo último para una tripa plana tras el parto

- 10 cambios que experimentará tu cuerpo después del embarazo

- 6 consejos para un cabello bonito