La importancia de un parto seguro y controlado

El parto debe ser seguro y controlado para evitar problemas neurológicos
El parto debe ser seguro y controlado para evitar problemas neurológicosISTOCK

¿Estás ilusionada con el nacimiento de tu futuro bebé? Pues prepara el parto como la primera demostración de amor sin límites por tu hijo. Hazlo de la mejor manera que puedes. Poniéndolo a él en el centro y no pensando en ti, sino en lo que necesita tu hijo para nacer sano y seguro

El parto tiene sus riesgos. Quizás, no te resulte agradable planteártelo, pero el riesgo existe y debes ser consciente para evitarlo.

El parto es un punto de inflexión 

A la hora de parir un hijo, una madre se enfrenta a muchas emociones y sentimientos. Las hormonas están a flor de piel y todo se hace muy nuevo. Muchas veces hay preocupación, otras veces nerviosismo y en ocasiones, miedo.

Estas reacciones son completamente naturales y no hay forma de evitarlas. Hay que enfrentarse a ellas con amor y entereza. En cambio, sí hay maneras de minimizar los posibles riesgos que pueden aparecer en cualquier tipo de parto por muy normal que haya transcurrido todo el embarazo.

El parto natural, el parto en casa, parir en la bañera y un sin fin más de variantes del parto, por un motivo u otro, se han convertido en tendencia. Pero, no es oro todo lo que reluce y hay que tener cuidado con el marketing del parto.

El nacimiento de un niño es una situación muy importante en la vida de una madre pero, sobre todo, en la del propio niño. Están en juego dos vidas. Cualquier percance o imprevisto puede ser de riesgo vital y no contar con los medios necesarios puede hacer que la felicidad termine en catástrofe. Para evitarlo, es fundamental tener un parto vigilado, un parto controlado.

La definición de parto y las fases del parto

El parto es el proceso por el que la mujer expulsa el feto y la placenta al final de la gestación. Las etapas del parto son tres: dilatación, expulsión y alumbramiento

- Dilatación. Es el periodo que va desde el inicio de las primeras contracciones hasta que se alcanzan los 10 cm de apertura del cuello del útero.

- Expulsivo. Es la fase que transcurre entre el momento en que se alcanza la dilatación completa y el momento en que se produce la expulsión del feto.

- Alumbramiento. Corresponde al periodo que transcurre entre el nacimiento y la expulsión de la placenta

En cada una de estas fases, deben cumplirse una serie de criterios para que todo evolucione de forma correcta. Para ello, profesionales sanitarios experimentados deben estar presentes en el parto. Igualmente, debe contarse con el material necesario para atender tanto su evolución normal como cualquier complicación o imprevisto que pueda surgir.

Parir con todas las garantías 

La Organización Mundial de la Salud establece que la atención especializada antes, durante y después del parto puede salvar la vida a las embarazadas y a los recién nacidos.

Para dar a luz de forma segura hacen falta profesionales de verdad y un entorno seguro para tener a tu hijo en las mejores condiciones y parir con el mínimo riesgo posible.

Dentro de los profesionales encargados de atender el parto tenemos a los siguientes:

- Matrona. Si el parto evoluciona con total normalidad, la matrona (o matrón) es el profesional encargado de atenderlo. Cuenta con la formación y la experiencia necesaria. Si en algún momento hay el más mínimo signo de riesgo, llamará al ginecólogo y al pediatra.

- Obstetra. Un obstetra es un ginecólogo que se dedica principalmente a seguir el embarazo y atender a los partos. La Ginecología es una especialidad muy amplia y en muchos sitios hay distribución del trabajo por especialidades.

- Neonatólogo o Pediatra. El Neonatólogo es un pediatra especializado en la atención a los recién nacidos. Es el más experto en atender al niño después de nacer y se encarga de su cuidado en la UCI neonatal. Hay una serie de controles iniciales que requiere todo recién nacido y el pediatra debe realizarlos. Si algún tipo de problema se ocupará de atender al niño, reanimarlo y lo que sea necesario.

- Anestesista. El papel del anestesista es múltiple en el momento del parto. Si hay que poner una epidural, será el encargado de hacerlo y controlar la anestesia. Si hay alguna complicación y hace falta ir a quirófano, anestesia a la madre. En situaciones graves, es el más experto en reanimación.

Un entorno seguro para el parto

Cuando hablamos de entorno seguro para parir y tener un hijo, hay una serie de requisitos mínimos a tener en cuenta además de contar con el personal necesario:

- Monitorización. Durante todo el trabajo de parto, es imprescindible poder contar con un control de latidos fetales para comprobar que el corazón del niño siempre va a un ritmo adecuado.

- Material de reanimación para la madre y para el niño. Los imprevistos ocurren y no hay manera de evitarlos. Está en nuestra mano evitar los riesgos prevenibles, pero no siempre es suficiente. Necesitas estar en lugar con los medios necesarios para atender estos imprevistos a la hora de dar a luz a tu hijo.

El parto es un punto de inflexión en tu camino a la maternidad. Prepara el parto como la primera demostración de amor sin límites por tu hijo. No pongas en riesgo tu vida y la de tu hijo y ten un parto controlado. Los profesionales necesarios están disponibles, son tu Equipo A. Pare en un centro con todos los medios necesarios.

Manuel Antonio Fernández. Neuropediatra responsable de la clínica INANP (Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica) y fundador de elneuropediatra.es. Galardonado como Mejor Pediatra de España 2018 en los Doctoralia Awards.

Te puede interesar:

- Consejos para un buen parto

La preparación al parto, ¿es necesaria?

- Parto, dónde dar a luz: hospital público o clínica privada

Contador

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.