Los medicamentos previos al embarazo pueden afectar a la gestación

Los riesgos de los medicamentos previos al embarazo.
ISTOCK

Somos lo que comemos, un dicho que no hay que limitar a los alimentos sólidos. Todo elemento que termina siendo digerido por el organismo afecta de una manera u otra, ya sea un café para espabilarnos por la mañana o un medicamento con efectos secundarios. Los prospectos de estos fármacos advierten de las consecuencias de tomarlos, en ocasiones éstas no pasan un breve malestar estomacal.

Pero en otras situaciones los efectos secundarios son lo bastante graves como para tenerlos en cuenta. Varios fármacos no se aconsejan durante el embarazo, pero también existen aquellos que pueden alterar el buen curso de la gestación incluso cuando se han ingerido antes de que se produzca. Una advertencia que realizan desde la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria, SEFAP.

Leer los prospectos

Los datos ofrecidos por SEFAP indican que si bien de media las malformaciones en niños se cifran en torno al 3% de los embarazos, la presencia de algunos fármacos durante la etapa previa a la gestación puede hacer que este número se dispare hasta el 5%. ¿Cuál es la solución? De nuevo los efectos secundarios marcados en el prospecto pueden dar la clave.

No solo porque estos efectos alertan de la posible alteración del feo durante el embarazo, sino porque un uso inadecuado también puede terminar derivando en una mala noticia para la gestante. Por ejemplo, al automedicación puede incrementar la presencia de un determinado componente en el torrente sanguíneo de la madre, alterando su organismo y a la larga al bebé que lleva en su vientre.

En este sentido se realiza un doble llamamiento. En primer lugar a la madre, que tenga en cuenta las características de un tratamiento y sus efectos para respetar un tiempo. Lo mejor en estos casos es preguntar al médico que está tendiendo la receta y es a este quien se realiza el segundo aviso, el de tener en cuenta los planes a corto plazo de la mujer y prescribir fármacos, siempre previo aviso de las consecuencias.

Recomendaciones generales

SEFAP no es la única entidad en advertir al respecto. Desde el Gobierno de la Generalitat de Cataluña se recomienda a las embarazadas Potencialmente es el más beneficioso. Los médicos deben ofrecer a todas las mujeres como parte de la atención médica de rutina información sobre el tratamiento que van a recetarle.

El objetivo es que las mujeres tomen la dosis eficaz más baja de los fármacos menos tóxicos durante el período más corto para mantener su condición patológica bajo control y conseguir el mejor resultado posible del embarazo. Las posibilidades son: la retirada del tratamiento y en otras ocasiones la sustitución por medicamentos alternativos.

La ventaja del asesoramiento preconcepcional es que la medicación se puede interrumpir de forma controlada y la efectividad del nuevo tratamiento se puede evaluar antes del embarazo. Es importante que la mujer no tome el medicamento potencialmente más teratógeno durante el primer periodo de la organogénesis cuando el feto es más vulnerable y la mujer puede no saber que está embarazada. Un inconveniente es que en mujeres con patología previa, el momento del embarazo no es planificado en un 40% los casos.

Damián Montero

Te puede interesar:

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.