Actualizado 11/07/2024 10:45

Cuando la "humanidad" cura: la mejor manera de estudiar carreras biosanitarias

Archivo - En profesiones como la Enfermería y la Fisioterapia se cuida a las personas -istock
Archivo - En profesiones como la Enfermería y la Fisioterapia se cuida a las personas -istock - HALFPOINT - Archivo

Si a los avances tecnológicos se le suma el mejor trato con el paciente, las terapias son más eficaces. Este es el planteamiento con el que la Universidad Villanueva arranca sus grados en Enfermería y en Fisioterapia en su nuevo campus de Pozuelo, en Madrid.

"En profesiones como la Enfermería y la Fisioterapia, cuidamos personas. No hacemos tornillos, no manejamos productos". Así lo explica Sergio González , director de los títulos, porque sabe que cuidar cura y que cualquier decisión terapéutica, basada en los criterios científicos más adecuados, mejora sustancialmente si se le añade algo tan infrecuente hoy como es el trato humano. Este es el punto de partida que ha servido de guía para montar los planes de estudio de los grados en Enfermería y en Fisioterapia de la Universidad Villanueva, que, además, estrena campus biosanitario en Pozuelo, Madrid.

Cuando nuestros hijos llegan a la formación universitaria, su objetivo, además de prepararse académicamente en las áreas temáticas que son necesarias, es convertirse en buenos profesionales. Y un buen profesional de la enfermería o de la fisioterapia, es el que cuida del paciente más allá de la parte técnica. "El paciente busca algo más –explica Sergio González–. Valora, por supuesto, las habilidades científico técnicas pero también el trato más amable, más cercano" de los profesionales sanitarios. Cuando se establecieron los planes de estudio se tuvo en cuenta este elemento para poder formar a los profesionales en las aulas para esa teoría del cuidado porque hay estudios científicos que demuestran que la humanización del cuidado "redunda en un mayor beneficio sanitario. Acompañar es parte del proceso y ayuda a una recuperación más eficaz".

Ese cuidado es una parte del aprendizaje que se completa con la formación académica y con la práctica sanitaria. Y para eso también estarán preparados porque la Universidad Villanueva dispone de un Centro de Simulación que permite a los estudiantes realizar todos los procedimientos y técnicas propios de la disciplina de la enfermería en entornos clínicos simulados y controlados, con equipamientos de última generación que son los que se van a encontrar cuando lleguen a quirófanos y consultas. Aprenden a cuidar y a curar al mismo tiempo. Este proyecto del área biosanitaria es una continuación natural del Programa Impronta de la Universidad Villanueva, que consiste en aportar una serie de asignaturas transversales, del llamado "core curriculum", asignaturas con carácter humanístico que aportan unos valores aplicables a cualquier disciplina del saber. Como apunta González, eso ayuda al futuro profesional a tratar "no sólo la fisiopatología, sino aspectos psicológicos y sociales" que son fundamentales en el proceso de atención al paciente.

Por eso, Villanueva se ha centrado en "volver a los orígenes de la enseñanza de la Enfermería y de la Fisioterapia. El cuidado es básico, es fundamental estar al lado del paciente y acompañarlo en ese proceso". González usa un ejemplo básico: una técnica de enfermería, repetida suficientes veces, la puede hacer cualquiera, hasta un simio bien entrenado. "Pero nunca va a tener las habilidades de relación con el paciente, esa capacidad para entender cómo está sólo con entrar en la habitación, ver la luz, el ambiente".

Hablar con las personas, descubrir lo que nos dice su rostro, escucharlos. Esa es la "humanidad" que cura. González apuesta por "volver a la enfermería tradicional, la que está a pie de cama, que, por supuesto, se aprovecha de los avances científicos, pero que al mismo tiempo logra que el paciente esté delante de todo el proceso. Así se logra el mejor desenlace terapéutico" porque la "humanidad" cura.

Contador

Leer más acerca de: