El estilismo a partir de los 40 años

Trucos de estilo a partir de los 40 años
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Los 40 años es una buena edad para pararse y hacer un repaso a nuestra vida estilística, y no porque, de repente, todo haya cambiado de la noche a la mañana solo por el hecho de haber llegado a tan fatídica cifra. Probablemente, la metamorfosis se haya empezado a producir años antes y necesitamos un cambio de look.

Partimos de la idea de que tras unos cuantos embarazos, algo de ansiedad, achaques variopintos, la gravedad que todo lo atrae hacia sí o el simple paso del tiempo, los cuerpos ya no son lo que eran. Los 40 pueden ser un bonito punto de inflexión en nuestra vida para hacerse a la idea de que ya nada volverá a ser igual.

Aprender a vestir de acuerdo a la edad

Algunas tendencias de moda son muy apropiadas para estas edades. Pero, ¿seguimos pensando en que lo holgado o largo es de "madre"?... Pero, ¡¡si eres madre!!...  ¿Quizá seguimos empeñadas en el "atractivo" fácil de enseñar?... Sea lo que sea, no acabamos de dar con la piedra filosofal en un panorama estilístico dominado por la juventud.

Consejos de estilismo para las cuarentonas

1.   Biquinis. Después de los microbiquinis que hemos llegado a lucir, el bañador entero se ha erigido como la única propuesta que viste, admite más diseño y, por lo tanto, mayor capacidad de distinguirnos de las demás. Es más, a pesar de que las playas nos hayan deleitado un año más con las ya clásicas bragas flojas que dejan asomar los glúteos, la tendencia de más rabiosa actualidad han sido los trajes de baño de pierna baja y aire retro, mucho más apropiados que los nada-estéticos bañadores de pierna alta que su único mérito es que alargan la pierna en detrimento de los glúteos.

2.   Las apreturas superiores. Las camisetas ceñidas tantos años presentes en nuestro armario puede que hayan sido de lo más socorrido, pero están desde el año pasado completamente out. El peligro de estas camisetas es que redondean perfectamente la forma del pecho, y también dan testimonio tanto de los flotadores de la espalda como de la temible chicha sub-omoplática.
Consejos de estilismo: siguen haciendo furor las blusas tipo top, flojas y de cuello a la caja o más bien alto. El punto también deja de ser ceñido para usar jerseys más amplios. Los vestidos oversize, tipo túnica, también pueden ser buenos aliados.

3.   Las no-mangas.  No hace falta tener los brazos rollizos, con 40 años hay que taparlos, aunque sea ligeramente. Las mangas caídas y de barco han podido facilitarnos esta tarea sin ir acaloradas o excesivamente tapadas.
Consejos de estilismo: aunque en los meses fríos no solemos tener ese problema, benefíciate del glamour que puede darte una manga amplia, japonesa o murciélago en lugar de una manga ceñida de punto.

4.   Las minifaldas. La minifalda supone el suicidio estilístico de muchísimas señoras. 
Consejos de estilismo: las faldas a la rodilla, tanto tubo como con vuelo, lucen y hacen más estilosa. La falda larga hippy, perfectamente compatible con la edad (pero ojo, no con tripa) también es una opción.

5.   Los pantalones ceñidos son del todo inadecuados por definición.
Consejos de estilismo: el legging y sucedáneos siguen acechando, pero conviven en perfecta armonía con pantalones amplios, con algo de pinza, más ceñidos en el tobillo, sin duda más adecuados.

Marina Echánove. Estilista y escritora
Autora del libro Tu estilo. Las claves de la elegancia, la feminidad y la distinción.

También te puede interesar:

Cómo vestir en casa

Los colores de tu ropa, ¿qué dicen de ti?

Cómo vestir en el trabajo

Pros y contras de ser madre a los 40 años

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.