Actualizado 19/10/2020 12:42 CET

Razones por las que son imprescindibles las revisiones ginecológicas

El rincón del ginecólogo: las revisiones ginecológicas
El rincón del ginecólogo: las revisiones ginecológicas - ISTOCK - Archivo

Las revisiones ginecológicas periódicas para detectar de forma precoz cualquier anomalía, como por ejemplo el cáncer de mama o lesiones premalignas del cuello de la matriz que puedan derivar en un cáncer de cuello de útero, deben considerarse imprescindibles en materia de salud.

Acudir al ginecólogo con una periodicidad anual asegura la detección precoz de cualquier tipo de cáncer ginecológico y aumenta las posibilidades de curación.

Entre las pruebas que se realizan en las revisiones ginecológicas destaca la citología, que consiste en tomar una muestra de tejido de cuello uterino para detectar infecciones vaginales o lesiones que puedan ser premalignas y la ecografía transvaginal con la que se examinan la vagina, el útero, los ovarios, las trompas de falopio, la vejiga... y que sirve para detectar quistes ováricos o miomas. A partir de los 40 o 45 años resulta imprescindible también realizar una ecografía mamaria, que se puede completar con una mamografía cada dos años hasta los 50, momento en que la mamografía puede ser anual.

El rincón del ginecólogo

El cáncer de mama

El cáncer de mama es el tumor ginecológico más frecuente y el segundo proceso oncológico en la mujer después del cáncer de pulmón. En las revisiones ginecológicas, la mamografía anual a partir los cuarenta años se considera de gran eficacia para prevenir la enfermedad. Cada vez es más infrecuente encontrarnos grandes tumores, y por el contrario diagnosticamos en muchos casos lesiones premalignas que se iban a convertir en cáncer con el paso del tiempo.

Las pacientes que presentan factores de riesgo como son  tener un familiar de primer grado con cáncer de mama o haber sido sometidas a una cirugía en la que se encontró una lesión premaligna deben ser sometidas a mamografía desde antes de los cuarenta años. Por tanto, la mamografía previene el cáncer de mama gracias a un diagnóstico precoz y debe ser parte de la revisión ginecológica rutinaria.

El cáncer de cuello de útero

El cáncer del cérvix uterino es una patología menos frecuente en nuestro país gracias al programa sistemático de detección precoz que se realiza con la citología cervical y la colposcopia (visualización del cérvix uterino mediante una lupa de aumento).

Hoy sabemos que el cáncer de cérvix es básicamente una enfermedad vírica producida por el virus HPV (virus de papiloma humano) y que se trasmite fundamentalmente por las relaciones sexuales. Por tanto, esta enfermedad está relacionada con la promiscuidad sexual, aunque excepcionalmente el virus se puede adquirir fuera de las relaciones sexuales.

El cáncer de útero no tiene ninguna prueba específica para su diagnóstico precoz. Sin embargo, este tumor produce sintomatología (sangrado vaginal anormal) en un elevadísimo número de casos, lo que hace que la paciente acuda con prontitud al ginecólogo. De hecho la supervivencia de este tumor en nuestro país es muy alta.

El cáncer de ovario

Finalmente tenemos que afirmar con tristeza que no podemos realizar un diagnóstico precoz del cáncer de ovario. Se trata del tumor que produce la mayor mortalidad. Cuando lo diagnosticamos, habitualmente se encuentra en un estado avanzado. Las pacientes con familiares en primer grado con esta enfermedad pueden ser sometidas a estudios específicos entre los que se encuentra la ecografía transvaginal y a la determinación del análisis del CA-125, aunque todavía nadie ha probado su eficacia en prevención.

Resumiendo, parece lógico concluir que las revisiones ginecológicas son eficaces para prevenir algunas neoplasias. La revisión se debe realizar con una periodicidad anual y debe incluir además del examen físico ginecológico, una mamografía a partir de los cuarenta años, una citología cervico vaginal si se mantienen relaciones sexuales y un ecografía ginecológica siempre que exista cualquier síntoma sospechoso. El presente y el futuro de la lucha contra el cáncer pasan por la prevención y el diagnóstico precoz.

Doctor Luis Chiva. Especialista en Ginecología y Obstetricia

Te puede interesar:

- 5 pruebas ginecológicas imprescindibles

- Cáncer de mama: la detección temprana consigue una cura en el 95% de los casos

- Resonancia magnética de mama

- Las diez caras del cáncer de mama