Resonancia magnética de mama para el diagnóstico precoz

Resonancia magnética  de mama
THINKSTOCK

A día de hoy existen grandes avances tanto en el tratamiento como en el diagnóstico precoz del cáncer de mama. Las pruebas médicas cada vez ofrecen mejores resultados que aportan información útil y detallada del estado del tumor, de forma que los especialistas puedan decidir cuál es el mejor tratamiento para cada paciente. Este es el caso de la Resonancia Magnética (RM). Técnica menos conocida que la mamografía y la ecografía aunque cada vez más empleada hoy día debido a su enorme sensibilidad y utilidad en muchos casos.

¿Qué es la resonancia magnética de mama?

La resonancia magnética de mama es una técnica que emplea imanes y ondas de radiofrecuencia para la adquisición de imágenes de gran calidad y detalle, evitando así el uso de radiaciones ionizantes.

A diferencia de la mamografía y la ecografía, la resonancia magnética de mama posee una alta sensibilidad y permite la visualización de imágenes en 3 dimensiones logrando una gran resolución espacial que, en muchos casos, no se consigue con el resto de técnicas convencionales.

¿Cuándo debe realizarse una resonancia magnética de mama?

1. Como prueba de cribado en pacientes de alto riesgo: pacientes con un riesgo de padecer cáncer de mama mayor del 20%. En estos casos se realizará Mamografía y RM mamaria a partir de los 35 años y Ecografía y RM mamaria por debajo de los 35 años. Estos pacientes son:

-  Mutación genética BRCA-1 o BRCA-2.

-  Parientes de primer grado de pacientes con la mutación BRCA-1 ó 2.

-  Pacientes que han recibido RT en el tórax antes de los 30 años.

-  Otras anomalías genéticas: Sme. Li-Fraumeny, Sme. Peutz-Jeghers, Sme. Cowden.

2. Como prueba diagnóstica: con la finalidad de alcanzar un diagnóstico más preciso en algunas situaciones:

-  En pacientes con carcinoma oculto de mama, es decir con metástasis o afectación axilar de origen desconocido cuando la mamografía y la ecografía son normales. En estos casos se ha demostrado que la RM mamaria es capaz de detectar lesiones mamarias que la mamografía y la ecografía no ven, cuando el origen de las metástasis se encuentra en la mama.

-  En pacientes en seguimiento con antecedente de cáncer de mama: para diferenciar cicatriz de recidiva cuando existen dudas con las pruebas convencionales.

-  En pacientes con carcinoma ya diagnosticado como estudio preoperatorio: para valorar tanto el tamaño como la extensión del tumor. Determina la extensión de la enfermedad en esa mama y excluye enfermedad en la contralateral. Proporcionala mayor sensibilidad en la detección de tumores invasivos.

-  Para resolver dudas no aclaradas con las pruebas convencionales o en casos de discordancias clínico-radiológicas.

-  En pacientes con implantes o prótesis mamarias con sospecha de rotura no confirmada con pruebas convencionales.

3. Con fines terapéuticos: para modificar o decidir posibles tratamientos que la paciente esté recibiendo:

-  En pacientes con cáncer confirmado en tratamiento con Quimioterapia Neoadyuvante (antes del tratamiento quirúrgico): para valorar la respuesta al tratamiento quimioterápico previa a la cirugía. Cuando dicha respuesta es favorable nos pemite por un lado disminuir la cantidad de tejido que han de extirpar en la cirugía y por otro obtener información sobre el pronóstico de la enfermedad.

-  En pacientes con cirugía por cáncer de mama con márgenes afectos: para excluir enfermedad residual.

Dra. Silvia Pérez Rodrigo y Dr. José Luis Pérez Aranda. Unidad Radiológica de Patología Mamaria del Hospital La Milagrosa, de Madrid.

Te puede interesar:

- Las diez caras del cáncer de mama

- El aceite de oliva virgen extra contra el cáncer de mama

- Contra el cáncer de mama reduce el colesterol

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.