La importancia del olfato en la generación de recuerdos en la infancia

La importancia del olfato en la generación de recuerdos en la infancia
ISTOCK

Nuestro pasado se conforma a partir de recuerdos, pequeños fragmentos de distintos tiempos que marcan nuestras vidas. Principalmente, estos ecos se inscriben en nuestra memoria a través del oído y de la vista, sin embargo el tacto también tiene mucho que decir en este sentido. Por supuesto, el olfato representa otro de los sentidos que imprimen recuerdos.

De hecho, los expertos señalan al olfato como uno de los sentidos que no deben olvidarse en la estimulación de los más pequeños durante sus primeros años de vida. Por ello se ofrecen varios consejos con los que los padres podrán trabajar en este objetivo mientras educan a sus hijos.

Estimulación temprana

Tal y como indican los expertos de la Federación Andaluza de Andalucía los bebés nacen con un gran potencial y está en manos de sus padres el aprovechar esta oportunidad en el desarrollo del bebé. De ellos depende, en gran momento que se alcance el mejor de los resultados partiendo de esta base. Para ello, nada mejor que recurrir a la estimulación temprana

Se define como estimulación temprana al conjunto de medios, técnicas, y actividades con base científica y aplicada en forma sistemática y secuencial. Se emplea en niños desde su nacimiento hasta los 6 años, con el objetivo de desarrollar al máximo sus capacidades cognitivas, físicas, emocionales y sociales, evitar estados no deseados en el desarrollo y ayudar a los padres con eficacia y autonomía en el cuidado y desarrollo del infante.

Es muy importante respetar este desarrollo individual sin hacer comparaciones o presionar al niño. El objetivo de la estimulación no es acelerar el desarrollo, forzando al menor a lograr metas que no está preparado para cumplir, sino el reconocer y motivar el potencial de cada niño en particular y presentarle retos y actividades adecuadas que fortalezcan su autestima, iniciativa y aprendizaje.

Olfato y memoria

El olfato juega un papel importante en nuestra memoria. A menudo la evocación de recuerdos se reduce a las imágenes, pero tal y como indica el estudio de la Universidad de Toronto, nuestra mente es capaz de rememorar olores de nuestra infancia. "Nuestro descubrimiento demuestra, por vez primera, cómo los olores experimentados a lo largo de nuestras vidas se recrean en la memoria. Es decir, puedes rememorar el olor a pastel de manzana de tu abuela cuando entras en su cocina", explica Afif Aqrabawi, principal autor de este trabajo.

Tras analizar varias muestras animales, los investigadores comprobaron que existe una ruta neuronal en el hipocampo cerebral que, si se trabaja, podría servir para desarrollar la memoria. Los especímenes analizaron demostraron siempre una preferencia por los olores nuevos que por los familiares, una parecida a la de leer un libro y que deriva en la activación de zonas que archivan datos en nuestra mente.

Aplicando este descubrimiento a los niños, se pueden generar grandes recuerdos a través del olfato. Por ejemplo, el olor de un día de diversión en el campo, rodeado de flores servirá para calmarlos en los momentos de tristeza. Otra de las utilidades en este sentido es la de enfrentar a los pequeños a nuevas fragancias con el fin de estimular su mente interiorizando nuevas fragancias.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Los periodos sensitivos de los niños para el aprendizaje de valores

- Los beneficios de la educación temprana en el desarrollo infantil

- 12 ejercicios por edades para fomentar la estimulación temprana

- Estimulación para bebés de 0 a 12 meses

- Cómo estimular el lenguaje del bebé

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.