Pareja: cómo superar la dependencia emocional

Ideas para superar la dependencia emocional de tu pareja
ISTOCK

El ser humano es social por naturaleza, necesita relacionarse y establecer vínculos afectivos con los demás para desarrollarse y para su bienestar. Sin embargo, en determinadas ocasiones la relación con el otro se convierte en una dependencia emocional, que da lugar a interacciones asimétricas y vínculos insanos.

La dependencia emocional es una especie de enganche hacía la otra persona, una necesidad afectiva exagerada que da lugar a relaciones interpersonales muy estrechas en un intento de llenar y cubrir esa necesidad. Cuando se necesita sentir que los demás están felices con uno mismo para ser feliz, cuando se teme ofender a los demás y perder su afecto, y es muy difícil decir que no al otro, estamos ante una dependencia emocional. En la pareja, superar la dependencia emocional es posible, todos podemos cambiar y establecer relaciones de pareja y vínculos más sanos y satisfactorios.

La dependencia emocional y sus características

La dependencia emocional es más común de lo que podemos pensar. Se trata de un patrón de apego determinado que se caracteriza por:

-   Un enganche excesivo hacía la otra persona.

-   Necesidad de agradar a los demás y sentirse aceptado y querido para sentirse bien con uno mismo.

-   La felicidad y el bienestar dependen de la otra persona y de su cariño.

Causas de la dependencia emocional

Causas de la dependencia emocional

El patrón de apego es un conjunto de conductas, emociones y creencias que desarrollamos en nuestras relaciones con los demás. Nuestra manera de entender la relación, nuestro modo de sentirnos en una relación y las conductas que llevamos a cabo determinan nuestro patrón de apego.

Pero, ¿cómo desarrollamos diferentes patrones de apego? Algunas personas desarrollan patrones de apego, basados en relaciones de apego sanas y seguras, pero otras en cambio desarrolla estilos de apego, ansiosos e inseguros que son los responsables de la dependencia emocional. Los patrones de apego se desarrollan en la primera infancia, en el seno de las primeras interacciones.

-   Cuando la persona se percibe y siente querida, tiene seguridad del cariño de sus personas cercanas y no necesitara demostrárselo constantemente.

-   En cambio cuando la persona no percibe seguridad en el cariño de sus figuras de apego, desarrolla ansiedad e inseguridad. Tendrá necesidad de afecto constante y tenderá a cubrir esa necesidad buscando y desarrollando un apego excesivo.

Cómo podemos saber si tenemos dependencia emocional

La dependencia emocional, como toda dependencia está unida a un proceso de adicción. La dependencia emocional consiste en una necesidad extrema, ya no a la otra persona, sino a su afecto. Percibir el afecto de la otra persona genera bienestar y aporta seguridad y por lo tanto se tiende a buscar dicha sensación. Algunos rasgos de las personas con dependencia emocional son los siguientes:

-   Baja autoestima.
-   Necesidad de afecto.
-   Intentos exagerados de agradar al otro. Anteponen los deseos del otro a los suyos
propios.
Sentimiento de culpabilidad sino se contenta al otro.
-   La dependencia es un patrón, por lo tanto lo más probable, es que durante la vida haya desarrollado más de una dependencia hacía familiares, amigos, parejas, etc.
-   Se enganchan a relaciones asimétricas, normalmente la persona dependiente acepta humillaciones y desprecios y chantajes emocionales y es incapaz de finalizar la relación.
-   Piensan que no pueden vivir sin el otro.
-   Tienen miedo a molestar a la otra persona y perder su afecto.
-   Suelen presentar problemas de ansiedad o depresión ante las rupturas o con la simple idea de la ruptura.
-   Tienen un papel sumiso, tienen grandes dificultades para decir que no.
-   No pueden estar solos, tienden a unir unas relaciones con otras.

Consecuencias de la dependencia emocional

La dependencia emocional da lugar a relaciones insanas, y asimétricas, en las que a menudo uno se aprovecha y domina al otro. Este tipo de relación es insana y, contrariamente a lo que la persona dependiente cree, genera malestar. Es muy importante desarrollar la propia individualidad y poder compartirla con la pareja, aprender a ser uno, para poder ser dos y ser en pareja. Salir de la dependencia emocional es posible y necesario.

Claves para superar la dependencia emocional

1.   Reconocer y aceptar el problema. Es el paso más difícil, pero también el más importante. Darse cuenta de que el problema es de uno mismo es la clave para el cambio.

2.   Empieza a pensar en ti mismo. En las cosas que te agradan y te desagradan a ti y en la cantidad de cosas que haces por agradar al otro. Para ello puedes hacer un listado y proponerte hacer alguna de las cosas de la lista cada día.

3.   Refuerza tu autoestima. Quiérete a ti mismo y no fuerces a los demás a hacerlo. El afecto es una emoción que se crea, pero no se puede imponer. Una sana autoestima es la base de las relaciones sanas y equilibradas. Recuerda que no necesitas que nadie te quiera, y que no siempre te van a querer como tú quieres.

4.   Aprende a estar solo, no temas estar solo. Busca momentos o actividades de desarrollo personal que tengas que hacer solo.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga clínica sanitaria. Especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil. Directora de Educa y Aprende. Autora de la colección Estimular los Procesos de lectura y escritura.

Te puede interesar:

- Las relaciones de pareja a distancia

- Diez consejos para fortalecer la relación de pareja

- Cómo cultivar y mantener el amor en pareja

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.