Cómo curar los resfriados del bebé

Los resfriados del bebé
IMG IMAGE

Los resfriados del bebé están causados por virus que circulan por el aire y se contagian fácilmente. Con dos años probablemente nuestro bebé haya sufrido entre 8 y 10 resfriados, sobre todo, si acude a la guardería. Aunque no lo parezca, el bebé es mucho más fuerte de lo que pensamos y estos catarros le servirán para inmunizarse contra virus y bacterias.

Entre los cuatro meses y los dos años, los niños tienen una gran facilidad para padecer resfriados, pero hacia los 2 ó 3 años, esta afición al estornudo remitirá sin ayuda. Sin embargo, para que todo quede en el olvido, y sepamos cómo curar los resfriados del bebé debemos guardar ciertas precauciones en estos primeros catarros.

La causa de los resfriados del bebé suele ser un virus fácilmente contagioso. Como tal, no tiene mayor importancia, pero en los bebés puede debilitar los sistemas de defensa y favorecer la entrada de bacterias que provoquen otras complicaciones como bronquitis, infecciones de oído...

Los resfriados del bebé, cuando no puede respirar

Lo más corriente será que los resfriados del bebé duren entre 3 y 10 días y que le afecten a la nariz. Más que molestia, esto irritará al bebé, pues sentirá que al cerrar la boca no puede respirar, por lo que su primera reacción será de enfado. Pasada esta fase, puede que tosa un poco e, incluso, que tenga fiebre. En principio, estos procesos no revisten importancia, pero si la fiebre o la congestión duran más de tres días, o le molesta el oído, debemos consultar al pediatra.

Utilizar un humidificador en el cuarto y limpiar su nariz con agua marina o suero fisiológico ayudarán a tu bebé a sentirse despejado. Las gotas descongestivas sólo deben usarse bajo prescripción médica. Para ello, tendremos que inclinar su cabeza hacia atrás y mantenerle un minuto así tras ponerle las gotas.

Cómo bajar la fiebre durante los resfriados del bebé

Es habitual que el proceso catarral vaya acompañado de fiebre, un síntoma que suele alertar mucho a los padres, pero que es natural y ayuda a combatir la enfermedad. El uso de antitérmicos debe estar prescrito por su pediatra y mientras, bastará que recurramos a métodos tradicionales, como el baño templado y darle líquido a menudo para controlar la fiebre.

Tampoco es síntoma de alarma que pasada la fiebre, siga sin ganas de comer, pues la infección puede afectarle ahora al estómago. En pocos días volverá a reclamar su alimento pero mientras, tendremos que contentarnos con darle alimentos ligeros y mucho líquido.

Medidas de prevención contra los resfriados del bebé

1.   Para evitar que el niño se acatarre evita que esté en contacto con personas enfermas y exponerle a cambios bruscos de temperatura, ya que los virus penetran en el organismo aprovechando el enfriamiento de las mucosas.

2.   Para dormir, evita taparle excesivamente, pero procurando que sus pies no se queden fríos. En invierno puedes ponerle un mono-pijama.

3.   Cbntrola la temperatura en los ambientes cerrados para que no sea muy alta y, sobre todo, vigila que exista la humedad adecuada. La temperatura del hogar debe rondar los 20-22 grados centígrados, y también debemos evitar las corrientes.

4.   Un bebé acatarrado debe seguir su vida normal, sus paseos, baño, etc., salvo que tenga fiebre o infección. Los virus hay que airearlos, y al bebé le vendrá bien cambiar de entorno.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- Reducir el uso de antibióticos aumenta las defensas

- 4 formas de evitar la resistencia a los antibióticos

- Cuidados ante un resfriado

- Siete errores en torno a la gripe y el resfriado

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.