Videojuegos: claves para no dañar la visión de los niños

Videojuegos: claves para no dañar la visión
Foto: IMG IMAGE Ampliar foto
correo

La miopía es el defecto refractivo más común que se desencadena debido al abuso de los videojuegos por parte de los niños, un mercado en auge que causa el 30 por ciento de los problemas visuales de los niños.

El uso de consolas, tablets y ordenadores durante la infancia puede dañar la visión de los ojos en desarrollo de los niños. El tiempo de exposición a los videojuegos es el principal problema ya que se desconocen las consecuencias que su uso abusivo puede provocar en la salud ocular.

Elvira Jiménez, óptico-optometrista de Alain Afflelou, señala que "pueden llegar a provocar una variación significativa de la agudeza visual pudiendo desencadenar miopías en la edad adulta, hiperemia conjuntival o problemas de sequedad ocular".

El abuso de tiempo, lo más peligroso

El soporte que utilizan los niños para jugar a los videojuegos como la televisión, los móviles, el ordenador o las tablets, influye relativamente en la alteración del rendimiento visual de los niños, siendo el tiempo que pasan frente a estos dispositivos junto con la iluminación, los reflejos y las posturas inapropiadas los factores que realmente determinan el riesgo de padecer problemas en la vista a esta nueva generación 2.0 conectada permanentemente a las pantallas.

Debido a que los jugadores de videojuegos requieren de una serie de condiciones físicas como una buena agudeza visual (buena visión de lejos), la visión binocular para ver una sola imagen y en profundidad, una buena motilidad ocular para seguir el movimiento de los objetos, una excelente acomodación para enfocar a diferentes distancias, un amplio campo visual y buena coordinación ojo-mano, es imprescindible seguir una serie de consejos para evitar que fallen alguna de estas habilidades. Cuando se produce algún fallo, lo normal es empezar a tener problemas visuales como visión borrosa y/o doble, cefaleas, dolor ocular, enrojecimiento e irritación y ojo seco o lagrimeo.

Claves para cuidar la salud visual de los niños

Además de realizar revisiones periódicas a los niños para detectar y tratar estas alteraciones a tiempo, es importante seguir estos consejos:
-   Evita que los niños jueguen a videojuegos más de 30-40 minutos diarios. Combina su uso con actividades al aire libre para evitar problemas oculares.
-   Conviene que descansen la vista cada 20 minutos, buscando un punto lejano para no seguir enfocado en una visión de cerca.
-   Enseña a los niños a parpadear durante el juego, así se aumenta la lubricación ocular mediante el lagrimeo. Si nota arenilla o el ojo seco es recomendable el uso de lágrima artificial.
-   Recomiéndales el uso de filtros antirreflejantes para aumentar el confort y disminuir la fatiga visual. Existen filtros especialmente creados para el uso de pantallas digitales, (tablets, videojuegos, ordenadores...), que absorben las longitudes de onda "tóxicas o dañinas" incrementando el contraste y facilitando la visión.
-   Es aconsejable una distancia mínima de 45-60 centímetros respecto a la pantalla de la consola, la tablet o el móvil.
-   Realiza revisiones ópticas periódicas a tus hijos.
-   Visita siempre a tu óptico-optometrista cuando sientan molestias como cefaleas, dolor ocular u ojo seco.
-   Compra videojuegos que estimulen la coordinación ojo-mano para mejorar los reflejos e intentar evitar aquellos donde la pantalla parpadee demasiado.

No obstante, los videojuegos también tienen consecuencias positivas como la mejora de la capacidad de concentración de los niños que contribuye a mejorar la coordinación o el aumento de reflejos y la memoria visual; tanto es así, que existen videojuegos específicos para el tratamiento del ojo vago.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- 10 consejos para prevenir problemas oculares

- 7 cuidados oculares imprescindibles en verano

- Presbicia o vista cansada

- Visión infantil, las revisiones oculares

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.