Los beneficios del buen sueño para el desarrollo del lenguaje

Durante el sueño el bebé aprende
ISTOCK

La noche trae el mejor de los premios para muchos: el descanso. Después de muchas horas de trabajo y energías agotadas, toca dormir para recargar pilas para comenzar de nuevo al día siguiente. Una actividad que se vuelve especialmente importante para los más pequeños de la casa, quienes si no cumplen con estas exigencias pueden afrontar un mal desarrollo tanto a nivel académico como en otras áreas.

Por si hubiera pocos motivos para que los padres hagan cumplir un horario de sueño en sus hijos, ahora un estudio realizado por el Max Planck Institute for Human Cognitive and Brain Sciences de Leipzig, Alemania, destaca otro beneficio del descanso. Aquellos niños que cumplen con las recomendaciones de los especialistas presentan mejores datos en el desarrollo del lenguaje.

Mejora en la recepción

Los investigadores partieron de la base que apunta a que durante el sueño el cerebro sigue trabajando y es posible aprender aun cuando se está en la cama. ¿Podría aplicarse esto a los bebés que están aprendiendo los códigos lingüísticos? Para contestar a esta pregunta los responsables de este trabajo congregaron a varios niños de entre seis y ocho meses a quienes introdujeron elementos fantásticos que recibieron nombres como 'Bofel' o 'Zuser'.

Estos términos a priori no tenían sentido ninguno, únicamente variaba entre ambos el nombre que se les daba a estos elementos que no existían. La misión era comprobar si eran capaces de comprender la relación entre esta palabra y el objeto al que se adjuntaba. Aquellos bebés que durmieron una pequeña siesta después del aprendizaje, fueron capaz de distinguir el nombre correcto y el erróneo de los objetos a los que se enfrentaba.

Es decir, el cerebro de estos niños interiorizó los conocimientos previos mientras dormían esta pequeña siesta. Los investigadores también encontraron una diferencia entre el tiempo de descanso y el nivel de aprendizaje en los bebés. Aquellos que se mantuvieron media hora, mostraron reacciones cerebrales que típicas en los bebés de tres meses y que responden al vínculo entre un estímulo visual y uno acústico.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Aprendizaje de significados

Los investigadores destacaron los casos de aquellos bebés que los bebés que durmieron en siestas de 50 minutos ya que ellos mostraron una reacción cerebral que hasta el momento sólo había sido descrita en niños de mayor edad y adultos. Concretamente sucedió el denominado 'componente N400', lo que indica que los significados de los términos 'Bofel' o 'Zuser' fueron procesados en el cerebro.

"Nuestros resultados demuestran que los niños son capaces de reconocer el significado real de las palabras en su memoria a largo plazo antes de lo que creíamos, a pesar de que las áreas del cerebro implicadas no están lo suficiente maduras, pueden usarse para distinguir unas palabras de otras", un aprendizaje que sucede gracias al descanso de los más pequeños.

La memoria que se asocia al aprendizaje del significado de las palabras sucede a durante las mismas etapas durante el sueño. Las llamadas protopalabras, que son aquellas que combinan simultáneamente estímulos visuales y acústicos, se convierten en palabras reales que están conectadas con el contenido.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Prepara a tu bebé para aprender a hablar

- El niño tarda en hablar bien, qué puedo hacer

- La falta de horas de sueño provoca depresión y ansiedad

- Problemas de insomnio en los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies