Bilingüismo en los bebés, cuanto antes mejor

 

Bilingüismo en los bebés, cuanto antes mejor

El bilingüismo en los bebés
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Nunca es demasiado pronto o demasiado tarde para aprender un nuevo idioma. Sin embargo, los más pequeños tienen una mayor facilidad para escuchar, familiarizarse con la nueva lengua y, finalmente, convertirse en bilingües. Por eso, que los padres introduzcan una nueva lengua en casa desde que los niños son bebés darán el primer paso para lograr el bilingüismo.

Actualmente, el bilingüismo es una realidad en muchas familias. Hoy en día, es normal ver cómo en muchos hogares, padres y madres, bien por sus orígenes o por el mero interés de que sus hijos aprendan nuevos idiomas, hablan a sus hijos en una lengua diferente a su lengua materna. Además del estímulo que se consigue hablando a los bebés en otro idioma, la facilidad con que los más pequeños lo aprenden, está relacionada directamente con la edad a la que empiezan a hacerlo. Diversos estudios han señalado que, en los primeros años de la infancia, se desarrollan determinadas zonas del cerebro fundamentales en el aprendizaje lingüístico.

La importancia de la edad para aprender idiomas

Los niños, desde el momento en el que nacen hasta que cumplen los siete años, tienen una gran facilidad para aprender una segunda lengua. Sin embargo, pasada esa edad, aprender otro idioma será cada vez más difícil, y su capacidad de asimilación irá disminuyendo poco a poco y mucho más rápidamente una vez llegada la pubertad.

Las bases de una lengua materna se crean antes del primer año de vida. Así, a partir de los seis meses, los bebés comenzarán a asimilar los sonidos que oyen a su alrededor, escuchando con atención a los adultos y registrando los sonidos que éstos pronuncian. Durante los dos meses siguientes, su cerebro los grabará y con ello creará las bases para su desarrollo social, emocional y cognitivo.

Sin embargo, a partir de los 8 meses, el bebé, de una manera inconsciente, descartará todos aquellos sonidos que no pertenezcan a su lengua materna, es decir, todos aquellos sonidos que no esté acostumbrado a oír. Este registro de sonidos le va a permitir, a partir de entonces, distinguir entre los sonidos de su lengua materna (o de las lenguas que considera familiares) de aquellas que, desde este momento, considerará lenguas extranjeras.

Aunque el bebé no hable, aprende

Las personas bilingües, aunque en  su día a día hablen una sola lengua, tienen activadas las dos lenguas en su cerebro. Siempre tendrán que realizar una serie de procesos que mantendrá ambas lenguas activas: escoger una de las dos lenguas para hablar o escribir y descartar la otra, evitar que el segundo idioma interfiera cuando se está hablando en la lengua materna, etc. Esto implica que las personas bilingües ejerciten en su cerebro las dos lenguas aunque no usen la segunda lengua constantemente.

Del mismo modo, los bebés que crecen en un hogar bilingüe, aunque aún no hablen, pueden diferenciar distintas lenguas que antes no habían escuchado e incluso distinguirlas al ver cómo se hablan sin sonido, como si estuvieran leyendo los labios. Esto significa que los bebés no necesitan hablar una lengua para distinguirla y para comenzar a entenderla, sino solo escucharla de forma cotidiana. Por eso, que los padres comiencen a hablar a sus hijos desde que son bebés en otra lengua que no sea su lengua materna, se convierte en la mejor forma de facilitarles su aprendizaje.

Patricia Núñez de Arenas

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies