Trabajar la paciencia en familia

La paciencia es fácil de perder pero dificil de conseguir
ISTOCK

La paciencia es una virtud difícil de conseguir pero fácil de perder. Las situaciones estresantes pueden llegar a superar a cualquier, incluso a los adultos. Un ejemplo claro es pedir a un niño de forma constante que se porte bien y ver cómo reitera una vez este comportamiento. O ver cómo siempre hay que pedir constantemente que arregle su cuarto día tras día.

Sin embargo, perder los estribos frente a los hijos no es algo recomendable. Quizás a corto y medio plazo no se vean los resultados, pero en el largo sí que sería posible encontrar una solución a estas situaciones. Para poder afrontar estas pequeñas "batallas" nada mejor que la paciencia, una virtud que merece la pena aprender en el caso de los padres para afrontar el reto que supone la educación de un niño.

Paciencia y pasividad no es lo mismo

Desde el centro de Psicología López de Fez se destaca que el primer paso para trabajar la paciencia es saber que no existen los resultados inmediatos. Todo conlleva un proceso de maduración hasta conseguir lo que se quiere. Quizás decir a un niño que no se comporte de tal manera no de resultado en ese momento, pero mantenerse firmes en esta conducta hará que en el futuro el pequeño comprenda que esta actitud no es la adecuada.

Tampoco hay que confundir la paciencia con pasividad. Si algo no da resultado no quiere decir que no haya que seguir trabajando para conseguir el objetivo. En todo caso se podrá debatir sobre lo que podría haber fallado y si hay algo que mejorar de cara al futuro. Una nueva estrategia quizás sea todo lo que haga falta, pero nunca bajar los brazos ante la falta de resultados.

La resignación también es un camino a seguir. Algunos padres simplemente piensan "mi hijo es así", en lugar de buscar otra solución a la situación que se resiste a cambiar. Poco a poco todo mejorará, aunque en ocasiones es cierto que no se aprecie a simple vista. Además, los hijos también se llevarán una importante lección sobre lo que significa persistir hasta conseguirlo que uno se propone.

Trabajar para ser pacientes

Parece fácil, pero dominar la paciencia es un asunto bastante complicado de conseguir. Estos son algunos consejos para ello:

- Autocontrol. Para no perder los estribos lo mejor es controlarse, para ello se puede recurrir a ejercicios de respiración y otras técnicas para rebajar el estrés.

- Buscar apoyo. La paciencia tiene un alto precio que se paga en tiempo, en ocasiones puede parecer que faltan fuerzas. Pero nada mejor que buscar apoyo por parte de la pareja.

- Controlar todo antes de que desboque. Aquellas situaciones que provoquen la falta de paciencia pueden prevenirse si se detectan los patrones previos a la aparición de la misma.

- Recordar el objetivo. Antes de renunciar, nade mejor que recordar el objetivo a largo plazo: conseguir una buena educación para los más pequeños.

Damián Montero

Te puede interesar:

- 5 consejos para no perder la paciencia con los hijos

- Errores y consejos para educar al hijo pequeño

- Cómo ser más pacientes para educar mejor a los hijos

- 10 consejos para evitar las rabietas de tus hijos

7 consejos para controlar el mal genio de los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.