El desarrollo de la personalidad de los niños
Suscríbete a nuestra revista

El desarrollo de la personalidad de los niños

La personalidad de los niños y su desarrollo
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto
correo

La personalidad es una entidad única y específica de cada persona que nos define y nos caracteriza. La personalidad de los niños tiene unas bases genéticas, una predisposición temperamental, pero éstas se van moldeando a medida que las diferentes experiencias, interpretaciones y emociones asociadas permiten la construcción de la propia identidad y el desarrollo de la personalidad.

Por estos motivos, es fundamental prestar atención al proceso que propicia el desarrollo de la personalidad de los niños y fomentar la construcción de una personalidad madura.

Permitir el desarrollo de una personalidad madura contribuye a su bienestar y a su felicidad. Una persona con personalidad madura, tendrá una sana autoestima, será capaz de tomar sus propias decisiones y no se dejará influenciar por los demás. El desarrollo de la personalidad tiene como puntos clave la infancia y la adolescencia. Son dos etapas cruciales donde se asientan las bases de la misma.

El desarrollo de la personalidad de los niños

Previa YoutubeCargando el vídeo....

La personalidad se va configurando desde el nacimiento, enmarcada en un proceso continuo y permanente de búsqueda y definición de la propia identidad que tiene como resultado la definición de un yo único. La personalidad es nuestra forma más íntima de ser, sentir y pensar, engloba estas tres facetas.

El desarrollo de la personalidad de los niños comienza a forjarse en torno a los dos años, cuando el niño toma conciencia de sí mismo como entidad diferente a todas las demás realidades que le rodean. Para el desarrollo de esta identidad, el niño engloba diferentes informaciones:

1.  La imagen de él mismo que tienen los demás. Los otros le sirven de espejo al niño. Empieza a definirse basándose en las definiciones de los demás.
2.   Las ideas que tiene el niño sobre sí mismo.
3.   Las interpretaciones de las opiniones de los demás y de las propias y la mezcla de ambas.
4.   Las diferentes experiencias que le aportan información sobre su persona. (Si la gente me trata bien es que soy digno de cariño, si no lo hacen es que no lo soy. Si acierto una pregunta es que soy listo, si no lo hago soy torpe, etc.).
5.   Los sentimientos que acompañan a todas estas opiniones propias y ajenas.

Autoconcepto, autoestima y personalidad de los niños

De esta manera el niño poco a poco va forjando una identidad, va creando un autoconcepto y una valoración del mismo, autoestima, sobre los que se apoya la personalidad.
Es fundamental procurar el desarrollo de un adecuado autoconcepto y una sana autoestima para asegurar el desarrollo de una personalidad madura.

Estos son procesos personales, que requieren su tiempo para su desarrollo, nuestro papel consiste en vigilar de cerca, con paciencia y procurarles experiencias y opiniones positivas sobre sí mismos.

Cómo podemos fomentar el desarrollo de su personalidad

1.   Apórtale una opinión positiva sobre sí mismo, que propicie interpretaciones y emociones positivas sobre las que sustentar su autoconcepto.

2.   Ayuda a tu hijo a definirse. Para ello, muéstrale una imagen real, pero no la critiques, juzgues o etiquetes.

3.   Proporciona un ambiente donde el niño se perciba querido y se sienta cómodo para expresar su yo.

4.   Favorece un autoconcepto adecuado y el desarrollo de una sana autoestima. Valórale y enséñale a valorarse a sí mismo.

5.   Fomenta el desarrollo de sus habilidades sociales. Ya que su desempeño social, el papel que juegan en un grupo y la manera de desenvolverse socialmente serán puntos clave a la hora de definirse.

6.   Deja que haga cosas por sí mismo, que experimente y que sea. El desarrollo de la autonomía es otro aspecto crucial para el desarrollo de la identidad.

7.   Pregúntale siempre que es lo que quiere, que es lo que le gusta, y procura no decidir por ellos.

8.   No coartes su identidad, déjales ser. Evita etiquetas y clasificaciones.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga clínica sanitaria. Especialista en Pedagogía y Psicología infantojuvenil. Directora de Educa y Aprende.
Autora de la colección Estimular los Procesos de lectura y escritura

También te interesa:

La personalidad del hijo pequeño

Personalidad, cómo eres según tu mes de nacimiento

Test de personalidad: ¿eres una persona ambiciosa?

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)

Videos Destacados

La balanza de los deberes: cómo conciliar con los deberes en casa

Cómo lograr que los niños piensen en los demás

Alternativas a los deberes: los deberes innovadores

Esta fábula infantil enseña a los más pequeños la importancia y el valor de la humildad
Con esta fábula, los niños aprenderán que lo importante es el esfuerzo y el resultado final, y no el tiempo dedicado a un trabajo.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies