Depresión y adicción al móvil, dos problemas que aparecen juntos

Cada vez más personas se convierten en adictos tecnológicos
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Se han convertido en casi una extensión del cuerpo de muchas personas. Los smartphones llegaron a nuestras vidas como un instrumento para solucionar problemas como la distancia o permitir consultar información en tiempo real. Pero han terminado por causar una dependencia excesiva en las personas que a día de hoy no sabrían vivir sin uno de estos aparatos.

El problema lejos de mejorar, ha ido a más. Cada vez más personas han generado una dependencia a los móviles. Un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, UCM, advierte de que en la actualidad uno de cada 20 españoles ya tiene una adicción a los smartphones. Y lo que es peor, estos problemas suelen guardar relación con otros trastornos más graves como la depresión.

Uso excesivo

Este estudio no solo advierte del gran número de personas dependientes de sus smartphones, sino del elevado grupo que usa más de la cuenta estos dispositivos. Casi un 16% de los españoles emplea más de lo necesario sus teléfonos móviles y tienen un alto riesgo de convertirse en adictos a los mismos en un futuro.

Uno de los problemas que está causando esta adicción a los móviles es la alteración del día a día de las personas. Tener esta dependencia supone dejar de prestar atención a otros asuntos importantes en la vida de los individuos: trabajo, estudios, relaciones familiares. Los responsables de este estudio incluso advierten de que la salud física y emocional de las personas se ve modificada por esta situación.

Relación con la depresión

Los autores de esta investigación en la que se encuestaron a 1.126 individuos de entre 16 y 65 años de toda España dio también otra pista importante: las personas que se enganchan a los móviles tienen otros problemas que los predisponen a esta dependencia. Las personas que tienen dificultad para refrenar sus impulsos y que no tienen autocontrol son más proclives a verse envueltos en estas situaciones.

Además, las personas con depresión u otros problemas parecidos también tienen más papeletas para verse afectados por la adicción a los smartphones. Los pacientes de estos trastornos tienden a encerrarse en sus mundos y los móviles les permite hacerlo, lo cual no hace otra cosa aislarse todavía más de aquello que lo rodea.

"Históricamente se ha observado que las variables psicológicas de ansiedad e impulsividad anteceden o son predictoras de las adicciones con sustancias; es decir, son factores de predisposición. Esto implicaría que el uso problemático del móvil podría ser considerado una adicción", explica José de Sola, investigador del departamento de Psicobiología de la UCM y uno de los autores del estudio.

Ante esta situación es mejor tomar medidas con las que prevenir la adicción a los móviles. Estas son algunas actitudes con las que conseguirlo:

- El móvil fuera de la mesa. A la hora de comer, todas las personas de la casa deben dejar sus smartphones ajenos a las comidas y concentrarse en las relaciones familiares.

- El móvil no va al cuarto. A la hora de dormir es mejor dejarse el móvil en otra zona como el salón para evitar navegar por internet o hablar con otras personas en la cama. Si se emplea este terminal como despertador, es mejor bloquear la conexión a la red de estos dispositivos justo en el momento que se marcha al cuarto.

- Establecer horarios. Una tendencia muy habitual es mirar a cada rato las notificaciones, lo cual hace que se alteren los ritmos de vida. Lo mejor es terminar lo que se esté haciendo y dejar un par de minutos antes de revisar las notificaciones, contestar lo importante y volver a los quehaceres.

- Otras formas de ocio. A menudo el uso del smartphone es puramente lúdico y se emplea para aplicaciones de juegos y otro tipo. Si se busca disfrutar de estas actividades, siempre es mejor encontrar una alternativa real. Es irónico que se juegue con una persona desconocida a las cartas con el móvil y no se pida hacer esta actividad al resto de los familiares o amigos.

- Atención a lo importante. No es raro ver a personas prestar más atención a sacar una foto de un evento como un viaje o un concierto que disfrutar del mismo. Hay que saber centrarse en disfrutar de esta ocasión, seguro que de esta forma lo recordarás con más felicidad que con muchas fotos en tu smartphone.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Enganchados a la tecnología

- Cómo proteger a los hijos de los peligros de internet

- Casi un millón de jóvenes en riesgo de adicción a internet

- Niños y nuevas tecnologías: cómo aprovechar su potencial de aprendizaje

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.