La actitud de los profesores, determinante en los roles de género

La actitud de los profesores en clase y los roles de género de los niños
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Los roles de género son el conjunto de normas sociales y comportamientos que se perciben como apropiadas para hombres o mujeres. Su aparición depende de diversos factores, entre los que destaca la actitud de los profesores en las clases hacia sus alumnos, que puede resultar determinante en los niños y adolescentes según ha relevado una reciente investigación.

El estudio, titulado "La fractura de género en los estudios de ciencias, tecnología, informática y lengua: expectativas y motivaciones del alumnado y el profesorado de secundaria" y realizado en la Universidad Oberta de Catalunya (UOC) ha relevado que las distintas expectativas de los profesores a sus estudiantes según sean chicos o chicas contribuyen a reforzar la imagen que estos tienen de sí mismos y de sus "roles de género".

"En el caso de los chicos, a la hora de explicar por qué no son académicamente tan buenos como las chicas, se utilizan argumentos como por ejemplo que son despistados o que son un desastre. En cambio, con las chicas se busca que sean trabajadoras, diligentes, centradas y que, en general, no se desvíen de las expectativas depositadas en ellas", ha explicado la directora del estudio, Milagro Sáinz.

La importancia de las expectativas de los profesores en clase

La investigación, que se ha hecho a través de entrevistas a profesores y estudiantes, pone de manifiesto que los educadores tienden a tener diferentes expectativas hacia unos alumnos y otros, sus habilidades y sus resultados académicos, por lo que este "discurso de profesores" acaba "justificando" tendencias como aquella que dice que los chicos tienen menos interés por los estudios, según ha explicado Sáinz.

Los autores del estudio señalan que la mayoría de docentes atribuyen los buenos resultados académicos de sus alumnos varones a "brillantez e inteligencia", mientras que en el caso de sus alumnas tienden a explicarlos, en primer lugar, por el "esfuerzo" y en segundo término por la inteligencia.

Esto hace que los propios estudiantes transmitan esos "roles de género". Según la investigación, las chicas "se inclinan por humanidades y ciencias de la salud" y son mejores en asignaturas como lengua, biología y geología, mientras que los chicos son más de estudios tecnológicos y creen que son mejores que las chicas en matemáticas, física, química e informática.

Esto choca, sin embargo, con otro de los asuntos reseñados por esta investigación: los profesores "casi no perciben diferencias de género en las competencias en matemáticas y disciplinas científicas mostradas en el informe PISA".

Aun así, los profesores sí identifican diferencias en otros asuntos, como el del abandono escolar, más común entre los chicos. Según explica la investigación, la mayoría de los docentes aseguran que es mayor entre alumnos porque "a estas edades las chicas son más maduras y están más adaptadas al entorno y a los valores educativos".

Ángela R. Bonachera

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.