Diez errores comunes de los padres

Foto:
Foto: HACER FAMILIA Ampliar foto

La educación de los hijos está llena de inseguridad y no pocas angustias en los padres. ¿Lo estaré haciendo bien?, ¿estoy utilizando el método adecuado?, ¿seré demasiado blando? Psicólogos y pedagogos explican que quizá restaría presión a los progenitores modificar sus expectativas: en lugar de aspirar a hacerlo todo bien, plantearse no hacerlo mal y, sobre todo, evitar los errores más dañinos a la hora de educar.

Nadie nace sabiéndolo todo, ni siquiera los padres, por eso serán muchos los intentos fallidos para hacer de los hijos unas personas ricas en valores.

Diez fallos más comunes en la educación de los hijos

1. Uso inadecuado de la autoridad

Se habla tanto de la falta de autoridad como en ser demasiado permisivos. El ambiente educativo no tiene que estar basado en el autoritarismo, en donde los hijos puede encontrarse temerosos y solapados ante la figura paterna; ni tampoco dotarles de un exceso de libertades que les haga desobedientes

2. Incongruencia en el decir y en el actuar

Amenazar ante una acción y luego no cumplirla es uno de los errores más comunes que cometen los padres. Esto nos hace perder la autoridad y que los niños se aprovechen para quebrantar las normas fácilmente.

3. Disparidad en la autoridad

Nos referimos a las situaciones en donde la madre emite un mensaje y el padre otro, desautorizándose entre ellosLa falta de unidad de criterio entre los padres es uno de los grandes lastres para educar. La falta de unión de criterios educativos terminará entorpeciendo la misión instructiva del niño.

4. Falta libertad

No debemos dejar hacer a nuestros hijos lo que ellos quieran. Podemos permitir y promover en los hijos la toma de decisiones en base a distintas posibilidades, en donde ellos puedan elegir entre las distintas opciones y puedan aprender lo que es beneficioso de lo que no.

5. Malos castigos

Poner castigos desproporcionados o sin lógica es contraproducente. Lo mejor es ser moderado en el castigo y sobre todo, llevarlo a la práctica. Por ejemplo, en lugar de dejar castigado a un adolescente a no salir durante un mes, exígele que estudie cinco horas diarias.

6. Manipulación afectiva

Se da cuando se pone de manifiesto un interés por parte del padre para conseguir algo de su hijo. Puede darse en cualquier edad y los padres recurren a diversas razones y medios: como los regalos, el dinero, alegar falta de compañía... Todo para captar la atención de sus hijos.

La falta de tiempo con los hijos también hace que nos sintamos culpables, y solemos recurrir a la compra de videojuegos o juguetes compensando la falta de afecto. 

7. Comunicación escasa

Tratar con los hijos temas difíciles, sexuales, drogas, amistades poco convenientes, a veces nos aterra. Pero es importante comunicarnos en casa y administrarles nosotros mismos la información que desean saber y comprender antes de que la busquen por otros medios que no sean los adecuados.

8. Las nuevas tecnologías

Los hogares existe una carencia abismal de límites y normas para el uso de las tecnologías. Tenemos que tener en cuenta es que en Internet se puede encontrar de todo. Hay que tener conciencia sobre los límites que debemos poner a los niños con el uso de las nuevas tecnológias y cumplirlos. 

9. Comparación entre hermanos

Cada hijo es diferente, sin embargo, a la hora de educar no siempre los tratamos teniendo en cuenta estas diferencias. Cada hijo requiere una educación distinta, un trato individualizado y que le dediquen un tiempo a solas para conocerle mejor y saber cómo hay que tratarle. 

10. Sobreprotección

Con la sobreprotección impedimos la autonomía de nuestros hijos y los hacemos más dependientes de nosotros. Los padres queremos evitar que nuestro hijo sufra, pero tenemos que tener en cuenta que en los peores momentos aprendemos a sortear los inconvenientes.

Noelia de Santiago Monteserín

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.