El gasto en Educación de las familias crece un 37 por ciento

El gasto de las familias aumenta en Educación
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

España está en una fase de recuperación económica desde que comenzó el año 2014, tras la crisis prolongada que vivió el país desde el segundo semestre de 2008. Las perspectivas de crecimiento para el año en curso son favorables. Los pronósticos más recientes apuntan hacia una tasa de crecimiento del 2,9% para el año actual. En 2014 y el comienzo de 2015, España y todas las CCAA experimentaron tasas de crecimiento del PIB positivas.

Los recortes en Educación han propiciado un incremento del gasto

El gasto de las familias ha variado durante los años de crisis y el desembolso en Educación ha sido el más significativo. Así se desprende de un estudio realizado por la escuela de dirección de empresas IESE en su Barómetro de Consumo Barclaycard para mostrar la estructura de gasto de las familias españolas desde 2007.

Concretamente, el gasto de las familias en Educación se ha elevado en un 37 por ciento debido, principalemente, a los recortes en Educación que se traducen en una reducción significativa del dinero destinado a becas, a la retirada de las ayudas para libros y material escolar, al aumento de los precios de las clases extraescolares como las de idiomas y a un aumento de las tasas universitarias, lo que ha obligado a las familias a invertir más dinero en la educación de sus hijos.

También han crecido en segundo lugar, en un 21,3 por ciento de 2007 a 2014, los gastos familiares en agua, luz y teléfono, es decir, los suministros básicos. El tercer lugar está ocupado por la sanidad, apartado que subió un 13 por ciento en estos años, pero sobre todo el año pasado.

Variación del consumo de las familias durante la crisis

Gastos de las familias

En la otra cara de la moneda, las caídas más relevantes en el consumo han sido la ropa y el calzado con una disminución del 29 por ciento, el mobiliario y el equipamiento del hogar que ha experimentado un descenso del 37 por ciento y la joyería, cuyo gasto disminuyó en un 58 por ciento.

Sin embargo, en los últimos meses y gracias al efecto de la recuperación económica, los gastos en ropa han subido un 2,9 por ciento y el dinero destinado a las vacaciones, que había visto una dramática caída del 17,3 por ciento desde 2007, se ha incrementado en un 5,7 por ciento durante el año pasado. En cambio, la joyería y el mobiliario, por su coste elevado, continúan con la tendencia a la baja.

Otro gasto fundamental para las familias como es la alimentación también muestra un ligero descenso del 2,8 por ciento. No obstante, las perspectivas en cuento a la recuperación del consumo son optimistas según se desprende de la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE. 

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- Aumenta el presupuesto de becas Erasmus del curso 2015/2016

- El gasto familiar sube por primera vez en 7 años

- 5 destinos de vacaciones para familias con niños

- Los principales gastos del bebé y trucos para ahorrar

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.