Los videojuegos provocan pérdida de materia gris según un estudio

Un estudio relaciona la pérdida de materia gris con el uso de videojuegos
ISTOCK

Formas de ocio hay muchas, y las nuevas tecnologías nos ha abierto el catálogo de formas de diversión. En las últimas décadas las videoconsolas se han convertido un electrodoméstico muy presente en los hogares, causando un gran debate en torno a los efectos que provocan en los más pequeños. Varios efectos negativos se relacionan con los videojuegos: aumento del sedentarismo, pérdida de capacidad visual, aislamiento social, adicción, etc.

Ahora, un nuevo estudio realizado por la Universidad de Stetson en DeLand, Florida, ha encontrado un nuevo efecto de los videojuegos en los más pequeños: la pérdida de materia gris. Algunos títulos, especialmente los de acción, hacen que el cerebro de estos usuarios quede afectado y que aumenten las posibilidades de desarrollar enfermedades mentales en el futuro.

Títulos de acción

Este estudio se centró específicamente en los títulos denominados como 'shooter'. Es decir, videojuegos que exponen una cámara en primera persona y que sumerge al jugador en una aventura donde debe disparar a varios enemigos. Otras investigaciones del pasado determinaron que estos artículos aumentaban la agudeza visual de sus usuarios y su capacidad de reacción.

Los investigadores de la Universidad de Stetson se preguntaron si habría alguna contrapartida de estos beneficios. ¿Cuál podría ser el coste? Para encontrar la solución los investigadores congregaron a 100 personas que fueran usuarios habituales de videojuegos. En todas ellas se realizaron pruebas IRM para evaluar el impacto en el hipocampo, la parte del cerebro que ayuda con la memoria espacial y episódica.

Los resultados mostraron que la materia gris presente en el hipocampo se redujo en los que navegaron los mismos juegos. Estos usuarios demostraron una capacidad de razonamiento y prácticamente se movían por intuición dentro de este videojuego. "Sabemos que los que tienen menos materia gris en el hipocampo tienen un mayor riesgo de desarrollar afecciones como la esquizofrenia el trastorno por estrés postraumático, la depresión y la enfermedad de Alzheimer", explicó una de las autoras del estudio, la doctora Veronique Bohbot.

Videojuegos y alternativas

Los autores del estudio destacan que estos resultados no quieren decir que los pequeños no puedan usar videojuegos. Pero sí que deberían reducir su consumo a un mínimo y buscar alternativas para a esta forma de diversión que ocupen más horas que el uso de videoconsolas.

Estas son algunas alternativas para que los más pequeños de la casa se diviertan sin pegar su vista en una pantalla:

- Paseo en familia. Barato, sencillo y además supone una salida del sedentarismo. Dejar el sofá para salir a pasear es una buena alternativa a los videojuegos que además puede hacerse en familia.

- Cursos y deportes. Existen multitud de deportes y cursos académicos que incrementarán el curriculum de los niños. Sólo hay que encontrar aquella que lo apasione y apuntarlo.

- Una escapada. Llega el fin de semana, ¿por qué no evadirse de las pantallas? Una pequeña escapada a un pueblo cercano o al campo hará de estos días unas jornadas de diversión y disfrute en familia.

- Manualidades. Las manualidades son un pasatiempo excelente para las tardes de los más pequeños. Además, gracias a ellas también se potenciará la motricidad fina de los niños y aumentará su creatividad.

- Salir a jugar. En lugar de jugar a través de la videoconsola, por qué no hacer que el niño quede con sus amigos y disfrute en persona de estas actividades de ocio.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Niños y nuevas tecnologías: cómo aprovechar su potencial de aprendizaje

- Videojuegos, cómo educar jugando

- Memoria: 8 ejercicios para estimular la capacidad de recordar

- Videojuegos: claves para no dañar la visión de los niños

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.