Actualizado 21/04/2021 11:16 CET

La edad mínima para tener un perfil en redes sociales

Descubre la edad mínima para tener un perfil en redes sociales
Descubre la edad mínima para tener un perfil en redes sociales - ISTOCK

La utilización de las plataformas de redes sociales por parte de niños y adolescentes es un hecho ampliamente extendido por todo el mundo. Los menores tienen en estos canales una vía de comunicación con otros compañeros, una ventana de acceso a la actualidad y el contenido de su interés y una herramienta para la autoexpresión.

La edad mínima para tener un perfil en redes sociales varía según los países. En el caso de España, la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal establece la edad mínima en los 14 años. Sin embargo, con consentimiento paterno expreso, los adolescentes pueden tener una cuenta propia desde los 13. Esto conlleva que no se puedan tratar los datos personales hasta esa edad.

¿Cuáles son las redes sociales más populares entre los jóvenes?

1. Instagram

Según las condiciones de uso, deben tener al menos 13 años, pero no tienen un proceso de verificación de edad, por lo que es muy fácil que niños menores de 13 años abran una cuenta.

Instagram es una de las tres redes sociales más utilizadas por los adolescentes de todo el mundo, con un tiempo medio de consumo diario cercano a 1 hora en España. Se trata de un canal de suma importancia en la generación de referentes para los menores, ampliamente usado para compartir los momentos del día a día a través de las 'stories'.

Si bien no abundan los contenidos no recomendables para niños en Instagram, las posibles repercusiones que un mal uso de Instagram puede ocasionar en la salud emocional ha llevado a la propia red social a lanzar un manual para padres. Accesible desde parents.instagram.com, incluye información para que los progenitores puedan promover una utilización responsable de la herramienta a través de la gestión del tiempo, los comentarios y la privacidad. La guía, además, incluye información para prevenir el bullying, un glosario y promociona cuentas de influencers que suponen modelos de vida con valores saludables para los más pequeños.

2. Tik Tok

TikTok requiere que los usuarios tengan al menos 13 años de edad para usar la aplicación, pero hay una forma para que niños y preadolescentes que usen esta apliación: contar con el consentimiento de un adulto.

Anteriormente llamada Musical.ly, Tik Tok es una app donde los usuarios, llamados 'musers', comparten vídeos cortos basados principalmente en playbacks y bailes de distintas canciones. Esta red social cuenta con más de 500 millones de usuarios, donde la mayoría son adolescentes y niños, y ha llegado a ser la tercera aplicación más descargada del mundo.

El sencillo funcionamiento y el tipo de contenido popular impulsan, sin duda, la creatividad de los pequeños en lo que, en un principio, es un ejercicio sano. Sin embargo, en ocasiones, la competitividad por conseguir likes fomenta la ansiedad e insatisfacción. La influencia de estos contenidos entre los menores ha llevado a la red social a eliminar hashtags con connotaciones negativas vinculados a la anorexia, el exhibicionismo o el suicidio.

3. Snapchat

Según los términos del servicio, los usuarios deben tener 13 años como mínimo. Debes ingresar tu fecha de nacimiento para abrir una cuenta, pero no se verifica la edad, por lo que es fácil que los niños menores de 13 años se registren.

Snapchat ha sido la primera red social de los adolescentes por excelencia. Si bien en España ha sufrido un descenso del uso, en la mayoría de países sigue siendo la plataforma más utilizada por los menores.

Su popularidad comenzó gestarse, primero, por la inexistencia de padres en la aplicación, lo que condujo a millones de adolescentes a encontrar en él un clima más distendido de autoexpresión. En segundo lugar, el formato stories, después copiado por Instagram, promovió su diferenciación y éxito.

Las stories son publicaciones que se borran a las 24 horas de su lanzamiento para fomentar la privacidad de los usuarios. Se trata primordialmente de vídeos en los que se aplican filtros de animales y otros efectos.

4. Youtube

De forma general, Google aplica la normativa europea y española de privacidad estableciendo los 14 años como edad mínima para poder disponer de una cuenta propia en España y, por tanto, de un perfil con el que el menor puede iniciar sesión en YouTube.

Youtube concentra una de las mayores tasas de uso, de entre el resto de redes sociales, por parte de los más pequeños. Utilizada más desde la perspectiva del consumo que desde la publicación de contenido, el acceso masivo de niños y adolescentes a esta herramienta ha llevado al lanzamiento de una app específica para niños, Youtube Kids. En ella, los vídeos accesibles son educativos y de entretenimiento donde no existe contenido sensible ni se permiten búsquedas relacionadas con temáticas no apropiadas. Bien es cierto que han existido algunos ejemplos concretos de fallos del algoritmo que han propiciado la existencia de algunos vídeos no recomendables.

5. Facebook y Twitter ya son 'viejunos'

Facebook requiere que los usuarios tengan una edad mínima de 14 años para crear una cuenta y la edad mínima para utilizar los servicios de Twitter es de 13 años, aunque en España debería ser más elevada, concretamente de 14 años, para que no sea necesario el consentimiento de un representante legal.

El descenso de la popularidad de estas dos redes sociales entre los jóvenes ya es un hecho palpable. En ellas, los niños no hallan un lenguaje propio, un refugio de sus mayores ni un contenido eminentemente visual, por lo que, en términos generales, están en desuso. Sin embargo, cuando hablamos de contenidos relacionados con la realidad televisiva o la viralidad de los memes, muchos de los contenidos de Facebook y Twitter son consumidos, también, por los niños.

Mariché Navío Navarro

Te puede interesar:

Protege tu intimidad en la red: cómo enseñar a los niños qué es lo público y lo privado

Seguidores y fans: el fenómeno 'sígueme'

Ventajas y riesgos de las redes sociales

- El control de los padres en las redes sociales

- Amigos virtuales: las nuevas relaciones personales