Exámenes finales: cómo tener fuerzas para el último esfuerzo

Cómo ayudar a que tus hijos terminen con éxito este curso
ISTOCK - Archivo

El curso escolar y el año universitario están alcanzando su fin. Sin embargo, antes de echar el cierre y abrir las puertas a un verano de descanso y ocio, toca enfrentarse a los exámenes finales. Pruebas con las que se concluyen meses y meses de conocimientos y a los que se llega con cierto nivel de cansancio después de tanto tiempo esforzándose por saca adelante pruebas, trabajos y otros muchos requerimientos académicos.

Pero no es el momento de bajar los brazos, todo lo contrario. Hay que mostrar la mejor cara y enfrentarse a estos exámenes con el mejor de los ánimos para superarlos y, sin olvidarse de ciertas actividades de repaso, disfrutar al máximo del verano. Para ese fin desde la Universidad Católica de Murcia, UCAM. se brindan varios consejos para encontrar esas fuerzas que todos los estudiantes tienen pero que se vuelven tan difíciles de encontrar en estos momentos.

Cinco consejos para el último esfuerzo

Desde la Facultad de Piscología de la UCAM se aconseja a los estudiantes tener en cuenta estos consejos de cara a los exámenes finales:

- Realiza ejercicio físico: da igual qué tipo de ejercicio físico pero el cuerpo del estudiante debe activarse durante algunos momentos del día, o al menos tres veces por semana. En muchas ocasiones los exámenes pueden causar un alto nivel de nervios en los estudiantes, impidiendo su descanso.

El cansancio provocado por el ejercicio asegura que se enfrente a lo noche con un estado propicio para alcanzar el sueño reparador que se precisa para enfrentarse a los exámenes. Una buena fórmula de evadirse de las preocupaciones de estos exámenes finales que, en muchos casos, deciden el curso.

- Toma el aire: dar un paseo puede ser la clave para encontrar la calma que se precisa de cara a los exámenes. Son muchas las horas que se pasan en la biblioteca o en el cuarto estudiando, también hay que evadirse de estas cuatro paredes para relajarse.

Como se ha dicho, un paseo, quedar con los amigos para ir al cine, salir a hacer la compra. Cualquier cosa vale para distraer la mente después de todo un día dedicado al estudio, la mente también precisa descansar y recargar pilas.

- Escucha música: ya lo dice el dicho, la música amansa a las fieras. En estos casos la verdadera fiera es la mente del estudiante y una buena manera de apaciguarla es la melodía. Se recomiendan tonos suaves y tranquilos para favorecer la entrada en un estado de relajación con el que encontrar la calma.

- Haz ejercicios de relajación: estiramientos musculares, respiraciones, etc. Aprender a realizar estos ejercicios para calmarse no solo tendrá buenos resultados durante el estudio. Estas prácticas se pueden aplicar antes de enfrentarse a los exámenes y, de esta forma, reducir los nervios que se presenta.

- Duerme: ante la falta de sueño acumulado se aconseja una siesta corta y para dar un descanso a tus neuronas. La recomendación de los expertos es que este momento no sea superior a los 25 minutos, ya que si no, se puede entrar en una fase profunda de sueño y ser más difícil despertar de nuevo para continuar con el estudio.

Damián Montero

Te puede interesar:

Cómo superar el estrés ante los exámenes

- Cómo superar la ansiedad en los exámenes

- Exámenes: consejos para la noche anterior

- Para aprobar hay que dormir

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.