Actualizado 20/10/2021 12:10 CET

'Yo a tu edad'... la relación entre abuelos y nietos adolescentes

Archivo - La relación entre dos generaciones que se adoran
La relación entre dos generaciones que se adoran - ISTOCK 

El adolescente necesita abuelos entrañables. Nuestro afecto le anima y le da seguridad, y para nosotros será un consuelo que nos hace felices. Para manifestar nuestro cariño y mejorar siempre la comunicación con un nieto, en especial si es adolescente, es necesario mostrar interés por sus actividades escolares y deportivas, felicitarle, si es el caso, y animarle si no salió tan bien como esperaba. La seguridad del adolescente mejorará si le elogiamos y le comprendemos todo lo que nos sea posible.

Para conocer cómo el nieto adolescente va conformando su personalidad, conviene tener en cuenta un lema: "Escuchar, escuchar, escuchar... y alguna vez hablar". Los abuelos podemos cultivar nuestra paciencia aceptando escucharles... cuando ellos quieren hablar y estar siempre muy disponibles para ellos.

Sin embargo, hay que reconocer que en ocasiones es difícil entablar conversación con un adolescente. Ante la pregunta: "¿qué hiciste hoy?", la respuesta es muy probable que sea: "nada", pues es celoso de su intimidad y piensa que no seremos capaces de entenderle. A pesar de todo, puede iniciarse una conversación con anécdotas de su infancia o de la vida de sus padres a su edad.

Escuchar es lo más importante para hablar con tus nietos

Hablarle de lo que hemos vivido lo interpretará como una muestra de confianza en su inicial madurez humana. También así podrá valorar los esfuerzos de sus padres para educarle y sacar adelante a la familia. De este modo conocerá y valorará las tradiciones familiares. Por nuestra parte, evitaremos hacernos pesados contando "batallitas nuestras": "yo a tu edad*", o hacerle demasiadas preguntas.

Asimismo, en determinados momentos tendrá ganas de hablar y hemos de ser pacientes para escuchar sin interrumpirle y solo aconsejarle si lo pide. Dialogando con el adolescente le demostramos que le queremos y nos enriquecemos mutuamente, pues nos dará a conocer enfoques de la realidad actual sobre los que, si es conveniente, podremos darle un criterio de valoración moral.

Es conocido que los jóvenes, hijos de su tiempo, manejan mejor que nosotros las nuevas tecnologías. Podemos aprovechar sus habilidades para que nos ayuden a usar mejor el ordenador, el móvil y cualquier otro artilugio electrónico.

Será un puente de unión con nosotros, al tiempo que hará que el adolescente se sienta útil.

Valorando estas habilidades le damos seguridad y mejora su autoestima. Además, será el momento de hacerle comprender que debe controlar el tiempo que dedica a estos medios e informarle de los riesgos que conlleva navegar por Internet, sin criterios ni control del tiempo de conexión.

La coherencia con lo que somos y pensamos: un positivo

Debemos mostrarle que los abuelos somos coherentes con lo que pensamos, decimos y hacemos. Así centraremos su idealismo y podremos comentar con este nieto adolescente, no solo la conveniencia de la ayuda a temas humanitarios lejanos, que puede materializar con la entrega de una cantidad, aunque sea pequeña, de sus ahorros, o con su colaboración en una ONG, sino también, y prioritariamente, con su necesaria colaboración con el "próximo", -sus padres y hermanos- que son para él su prójimo cercano.

La desobediencia en los adolescentes es algo normal: consecuencia del deseo de afirmación de su yo.

Es negativo para resolver estas situaciones el enfrentamiento directo, que suele ir unido a la amenaza de un castigo. Los abuelos, ante la posible falta de respeto de un nieto adolescente, hemos de buscar el momento mejor para escucharle y que nos exponga la causa de su rebelión. Hay que estar siempre abiertos al diálogo y tratarle con paciencia. Conviene llevarle al terreno de que la obediencia se basa en el amor a los demás y en el deseo de complacerles.

La obediencia mide la capacidad de aceptación a los consejos de los padres de un hijo, que refuerza así su libertad. Enseñarle a vivir su naciente libertad con responsabilidad. Pero, para ello, hay que darle la opción de que pregunte razones, reflexione y tome sus propias decisiones. Es necesario lograr que diga la verdad y que obedezca convencido y así evitar que llegue a actuar por miedo.

José Manuel Cervera

Te puede interesar: 

- El refuerzo positivo y los elogios

- La escucha activa: ¿qué significa el gesto de ponerse a la altura de los niños?

- Trucos para fomentar la comunicación en familia

- Cómo hago para que mis hijos confíen en mi y me cuenten