Actualizado 09/10/2021 11:06 CET

¿Por qué es tan importante la imagen para los adolescentes?

La autoestima y el aspecto físico es fundamental para que los adolescentes se sientan bien.
La autoestima y el aspecto físico es fundamental para que los adolescentes se sientan bien. - ISTOCK

La adolescencia es una etapa de cambios. El que hace nada era niño empieza a transformarse, y no solo a nivel físico. Si antes sus preferencias eran otras como el juego, ahora sus metas son diferentes: encajar socialmente, o tener un aspecto similar al de los cánones del momento, pasan a estar en su lista de objetivos inmediatos. La imagen que proyectan al mundo se vuelve muy importante en estas edades.

¿A qué se debe este cambio de paradigma? Tal y como indican desde la Asociación Española de Pediatría, AEP, la imagen mental que tenemos de nosotros mismos está influida por las relaciones con otras personas y sus opiniones, así como por las experiencias vitales propias. También hay que tener en cuenta que esta percepción propia tiene un papel muy importante en el desarrollo de la autoestima, convirtiéndose en un pilar fundamental en la familia.

Autoimagen y familia

La adolescente es una etapa de muchos cambios que pueden causar una gran inseguridad al adolescente ya que este siente que "no se conoce". Todo es nuevo para él en esta etapa en la que comienzan a prestar atención a su imagen corporal y valoran mucho la opinión que los demás tienen de ellos ya que no tienen muy claro cómo se ven a si mismos. Por ello tratan de averiguar la respuesta en las visiones de sus semejantes.

Si las opiniones del resto son positivas, verán reforzado su valor como persona y su autoestima se desarrollará positivamente. La familia no debe pasar por alto estas nuevas preocupaciones para garantizar que el adolescente consiga confianza en si mismo. Los padres deben comprender que la preocupación por su imagen corporal es algo transitorio y que, a medida que crezca, irá disminuyendo. Pero esto no quiere decir que no vayan a surgir conflictos durante esta etapa.

Un ejemplo claro es cuando la preocupación por su aspecto le lleva a descuidar otros terrenos, como los estudios. Por ello los padres deben establecer límites que tengan en cuenta la etapa en la que se encuentran estos jóvenes y que, al mismo tiempo, les permita seguir evolucionando sin estancarse o abandonen actividades muy importantes. También será muy importante estar atentos a que no caigan en conductas nocivas para la salud con el fin de "verse bien".

Autoestima y adolescentes

Las personas con una buena autoestima rinden mejor en sus labores y tienen menos dificultad para hacer amigos ya que consiguen sacar lo mejor de ellos mismos, al aceptarse tal y como son. Es un proceso largo que comienza a desarrollarse en la adolescencia y concluye en la etapa adulta. AEP recuerda que no todos alcanzan este objetivo. Por ello es muy importante, desde la infancia, enviar los estímulos adecuados.

En la sociedad actual los niños ya empiezan a recibir estímulos que interiorizan y que les dicen que deben tener un buen aspecto, adaptándose a los cánones actuales, para ser aceptados. La comparación de su imagen con la del resto es un signo de cómo persiguen un ideal y de cómo esta perseverancia puede causarle un gran sufrimiento psicológico que incluso puede hacerlos enfermar. En estas edades se tiene la impresión de que asemejarse a esas visiones idílicas es la clave de la felicidad.

Por este motivo, la familia debería interesarse por estos temas antes de la adolescencia. Es importante hablar de sus virtudes físicas de una forma constructiva para que llegada esta etapa de transición se esté preparado para la enorme presión social a la que va a ser sometido. Sería un buen momento para reforzar los hábitos de vida saludables, la dieta equilibrada y la práctica de ejercicio moderado de forma cotidiana.

Es inevitable que el adolescente se preocupe en exceso por su aspecto físico, así que esto puede usarse como un aliciente adicional para guiarle hacia una vida más sana. Si los jóvenes se sienten bien con su cuerpo, afrontaran estos años con más recursos para defenderse y lograr una mejor estima personal.

Damián Montero

Te puede interesar:

Trucos para hablar con tus hijos adolescentes

Relaciones entre padres y adolescentes

Educando a un adolescente: va a lo suyo

Claves para entender a tu hijo adolescente

Contador