Actualizado 01/06/2015 14:55 CET

Los primeros dientes del bebé

Los primeros dientes de tu bebé
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Si últimamente tu bebé tiene una cierta tendencia a mantener la boca abierta, babea en exceso, intenta chupar todo lo que encuentra y tiene el dedo constantemente en la boca, probablemente le están saliendo los dientes. Los lloriqueos provocados por el dolor de encías no son más que el anuncio de la próxima aparición de sus primeros dientes. En cualquier caso, es posible aliviar sus molestias en esta etapa.

Entre los cuatro y cinco meses, los niños suelen comenzar a manifestar los primeros síntomas que indican que están al llegar sus primeros dientes. Estos dientes de leche no son como los de los adultos: mientras que los de mamá y papá son lisos, los primeros dientes del bebé tienen una forma aserrada que le permiten cortar los alimentos hasta que le salgan sus pequeñas y eficaces muelas.

¡Diente a la vista! Los primeros dientes del bebé

En la mayoría de los casos, los primeros dientes que aparecerán serán los dos centrales de abajo, después llegarán, pasado un tiempo, los dos centrales de arriba seguidos de los laterales inferiores o superiores. Hasta los dos años no tendrá la dentadura completa.

Notaremos que a nuestro pequeño le están saliendo sus primeros dientes porque tendrá las encías ligeramente inflamadas, incluso un poco más coloradas de lo normal, aunque también pueden estar duras y blanquecinas. Sus babas aumentarán ya que, al recibir una alimentación más variada, sus glándulas salivares funcionarán más que antes. Pero comerá menos: cualquier roce, incluso el de una suave papilla, le molestará. Y llorará más de lo habitual, puede que por el dolor de encías o también es muy probable que por las molestas escoceduras del culete que suelen producirse en esta etapa. Y es que, una mayor salivación suele provocar que se incremente la acidez de las heces (lo notaremos por el olor a ácido) y por consiguiente que la piel del culito se irrite con su contacto.

Comidas divertidas para la salida de los dientes del bebé

En cuanto a las comidas, tendremos que tener más paciencia de lo normal en estos días. El niño no tendrá muchas ganas de comer, por lo que intentaremos no atosigarle demasiado. Al fin y al cabo, lo peor pasará en unos días y poco a poco, el solo irá recuperando su apetito.

En cualquier caso, debemos evitar darle alimentos excesivamente ácidos o muy calientes con el fin de que su boca, en estos momentos especialmente sensible, no le duela. Por eso, podemos aprovechar estos días, a modo de compensación, para ofrecerle sus comidas preferidas o, incluso, sacar del armario toda nuestra artillería. Si hasta ahora intentamos que sus comidas fuesen divertidas, ahora más que nunca tendremos que entretenerle si queremos que el niño olvide por unos instantes esas molestias que tanto le angustian.

Cómo calmar las molestias de los primeros dientes del bebé

Respecto a sus constantes pucheros, no debemos darles demasiada importancia. Estos días el bebé se encuentra especialmente molesto, en parte porque tiene la sensación de que sus encías tienen vida propia y también porque, al sentirse dolorido, es incapaz de conciliar el sueño. Al dormir menos, es más que probable que se sienta muy cansado y que su agotamiento lo demuestre con llantos.

Para evitar su insomnio debemos procurar tranquilizarle mediante agradables caricias y mimos especiales. También podemos ayudarle  a conciliar el sueño ofreciéndole su chupete favorito un poco más fresquito de lo normal. Si lo metemos unos minutos en el frigorífico, es seguro que nuestro pequeño nos lo agradecerá. En un ratito no sentirá molestia alguna.

Soluciones eficaces para las molestias de la dentición del bebé

Entre todas las soluciones que podemos encontrar en el mercado para aliviar el dolor de encías de nuestro bebé, destacan los mordedores y los geles de dentición. Estos productos son fáciles de encontrar en cualquier farmacia, por lo que a su eficacia se une su asequibilidad. Pero, quizá la mejor solución se encuentre precisamente en nuestras manos. El dedo de mamá o de papá puede ser una salvación para el pequeño. Sobre todo si realizamos con él un suave masaje en las encías después de haberlo metido en agua fría. Si algo puede ayudar en estos casos es el frío, por su capacidad de adormecer zonas muy localizadas.

A partir de los seis meses, hay otra solución sencilla a la hora de comer, y es darle yogures, ya que son más fríos que las papillas. Pero si queremos darle papilla, un buen truco para que se la coma consiste en poner un poquito de yogur en la punta de la cuchara en cada cucharada de papilla

Consejos para la salida de los primeros dientes del bebé

- Es normal que el bebé presente una fiebre de 37'5º, incluso de unas décimas más si le está saliendo más de un diente. Además, en esta etapa, los bebés son más propensos a catarros, otitis, laringitis, etc., ya que están más bajos de defensas.

- En el mercado podemos encontrar mordedores y geles que aliviarán las molestias del bebé en esta primera etapa de la dentición. También podemos acudir a la homeopatía (con productos como Chamodent, que ayuda a las encías) y medicamentos como Apiretal o Dalsy para que duerman por la noche.

- Si introducimos la tetina del biberón en el frigorífico antes de utilizarla, nuestro bebé podrá tomar alimentos que no necesiten estar calientes como el zumo de frutas, por ejemplo, a la vez que calmamos su dolor gracias al poder analgésico del frío.

- Puede que nuestro hijo se pase el día mordiendo cosas con el fin de aliviar su malestar. Precisamente por ello, debemos prestarle especial atención en estos momentos. Podría chupar algo que encontró en el suelo o ponerse en peligro tragándose cualquier objeto pequeño. También hay que cuidar la higiene, porque pueden aparecer hongos en la boca.

- Durante este periodo babeará más y se le irritará la comisura de la boca debido a la saliva. No es que no sepa controlarse, sino que como se siente incómodo es incapaz de cerrar la boca.

- Para evitar que el bebé tenga caries el día de mañana o que sus dientes se oscurezcan, procuraremos no ofrecerle chupetes con azúcar o miel para mantener sus dientes sanos. Si además suele quedarse dormido con el biberón en el boca, convendrá retirárselo, pues algunos líquidos podrían dañar el esmalte de su primera dentición provocando la caries del biberón.

- Si queremos aliviar las molestias del bebé ahora que llegan sus primeros dientes, es posible intentar algo totalmente nuevo. Podemos masajearle sus doloridas encías con trozos grandes de fruta congelada. Sosteniéndolas siempre entre nuestros dedos, evitaremos que el pequeño pueda tragárselas y que se atragante en estos días en los que necesita, más que nunca, chupetear.

Teresa Pereda

Te puede interesar:

- Orden de salida de los dientes de leche

- Trucos para cuidar los dientes del bebé

- Claves en la dieta para evitar problemas dentales

- Dientes sanos, consejos de higiene para niños