El verano del bebé: al aire libre

Consejos para el primer verano del bebé
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

El verano es una estación delicada para un bebé, sobre todo, si se trata de su primer verano y aún no ha cumplido el primer año. Los bebés son más sensibles a los cambios de temperatura, al exceso de calor, a las corrientes de aire... pero todo tiene solución. Toma nota de estas "reglas veraniegas" para que tu bebé pase un verano fresco y feliz disfrutando de los beneficios que ofrece la estación estival. 

Aquí encontrarás respuesta a las preguntas más habituales que se hacen las madres y los padres sobre el cuidado del bebé en los meses más tórridos del año.

El bebé al aire libre: respuestas a todas tus dudas

¿Puedo llevar al bebé a la playa?
No es aconsejable que llevemos al bebé a la playa hasta que no cumpla los seis meses. Si tiene más de 6 meses, puede acompañarnos a la playa antes de las 11:00 h de la mañana y después de las 18:00 h de la tarde, es decir, en las horas de menos sol, y siempre bajo la sombrilla.

¿Es bueno o malo bañar al bebé en el agua del mar o en la piscina?
El cloro de las piscinas y la sal del mar pueden irritar su fina piel, por eso, es fundamental aclararle siempre con agua dulce después del baño. También es muy importante secarle bien, sin descuidar los pliegues. Antes del baño, asegúrate de que el agua está templada. Introdúcele lentamente, mojando primero las manos, los pies y la nuca. Después, cámbiale rápidamente de bañador.

¿Puedo mojarle la cabeza o corren peligro sus oídos?
Es preferible no mojar sus oídos, especialmente si hay antecedentes de otitis. Si vas a hacerlo, no introduzcas jamás su cabecita bruscamente en el agua y seca cuidadosamente sus orejas después de cada baño.

¿Cómo saber si el bebé tiene calor o frío?
Los niños tienen el mismo calor o frío que los adultos, excepto los bebés recién nacidos o de pocas semanas, cuyo sistema de termorregulación está inmaduro y no regulan bien su temperatura corporal. Los recién nacidos pierden calor, sobre todo, por la cabeza. Para saber si tiene calor, pasa un dedo por su nuca para ver si está sudando. Arropar demasiado a los niños en verano es contraproducente porque el sudor puede producirle irritaciones en la piel. Usa una esponja húmeda para refrescar a los bebés y evita siempre las corrientes de aire.

¿Debo aplicar leche hidratante al bebé?
Sí, en verano la piel del bebé necesita hidratación extra. Después de haber estado en la piscina o en la playa, es decir, después del baño, es recomendable aplicar crema hidratante sobre la piel porque el agua reseca la epidermis. Elige una hidratante con textura fluída, que se absorbe mejor. Las cremas especiales para bebés dejan una agradable sensación de frescor.

¿Cómo debo proteger al bebé de los mosquitos?
Las mallas o mosquiteras para envolver la cuna o el cochecito son las mejores opciones para proteger al bebé de los mosquitos. Las picaduras de los insectos, salvo que el niño sea alérgico, no suelen ser peligrosas, pero sí molestas. Proliferan en regiones de clima húmedo y cálido, o en viviendas que están cerca de un río o lago... Las lociones y aerosoles para ahuyentar a los insectos nunca se deben aplicar en las manos o pies del bebé por el peligro de que las chupe. Elige productos específicos para bebés y si es posible, es preferible cubrirle con ropa de manga larga. En casa, usa insecticidas eléctricos que protegen eficazmente contra insectos y no tienen olor

¿Puedo enseñarle a nadar tan pronto?
No, pero puedes enseñarle a familiarizarse con el agua porque ayudará al bebé a desarrollar su psicomotricidad mientras juega. Nadar implica, como andar, un proceso de aprendizaje que requiere una maduración neurológica que aún no tiene.

¿A partir de qué edad puede viajar el bebé?
El recién nacido puede viajar a partir de los primeros quince o veinte días, teniendo en cuenta que aun no soporta bien los trayectos largos. Aunque el trayecto sea corto, realiza paradas frecuentes para moverle, darle de comer y beber.

¿La mochila de paseo se puede usar cuando hace calor?
El contacto con el cuerpo del adulto y la tela que envuelve completamente al bebé puede incrementar la sensación de calor durante el paseo colocado en una mochila portabebés. Por tanto, es preferible colocar al bebé en su cochecito o sentado en la hamaca o sillita, donde se encontrará más libre y fresco. 

Marina Berrio

Te puede interesar:

- Cómo vestir al bebé en verano

De paseo con mi bebé: cómo y cuándo

- Prepara a tu bebé para el verano

- Claves para proteger a los bebés de los golpes de calor

- La alimentación del bebé en verano

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.